Imprimir

Dos abuelos, un jubilado, una ama de casa y dos estudiantes en un piso 80 m2

ALERTA | 24 de marzo de 2020

El estado de alarma ha cambiado el día a día de los españoles, pero el momento más difícil llega cuando una familia de cuatro personas, que viven en un piso de 80 metros cuadrados, decide llevarse a casa a dos personas mayores, en riesgo por coronavirus, porque ahí empieza el verdadero confinamiento. EFE/Celia Agüero Pereda
El estado de alarma ha cambiado el día a día de los españoles, pero el momento más difícil llega cuando una familia de cuatro personas, que viven en un piso de 80 metros cuadrados, decide llevarse a casa a dos personas mayores, en riesgo por coronavirus, porque ahí empieza el verdadero confinamiento. EFE/Celia Agüero Pereda
 El estado de alarma ha cambiado el día a día de los españoles, pero el momento más difícil llega cuando una familia de cuatro personas, que viven en un piso de 80 metros cuadrados, decide llevarse a casa a dos personas mayores, en riesgo por coronavirus, porque ahí empieza el verdadero confinamiento.

Este es el caso de una familia cántabra que nada más decretarse el estado de alarma decidió llevarse a vivir a su casa a los dos abuelos, de 86 y 88 años, porque ellos están solos en otra localidad bajo el cuidado diario de la hija y madre de esa familia.

Esta decisión, que reconocen que es difícil, altera el día de la familia en la que cada miembro tiene establecida su rutina. La madre y su hermana que cuidan de sus padres todos los días, desplazándose casi unos 60 kilómetros, un jubilado (el padre) que se encarga de hacer los recados del hogar, y dos estudiantes en el último año de carrera, una de ellas, además, trabajadora autónoma.

No dejarles solos ha sido desde el principio uno de los objetivos de esta familia, que ha hecho todo lo posible para que sus seres queridos más mayores no afronten esta situación en soledad, ya que han considerado que, si su hija viaja todos los días hasta la casa de sus padres, lo más probable será el contagio.

Aunque bien es cierto que otra de las opciones que barajaba la familia, era el traslado de su hija hasta la residencia de sus padres para convivir allí con ellos durante este largo proceso de cuarentena, aunque eso suponía dejar de ver un tiempo indeterminado a su marido y sus hijas.

Reorganización de habitaciones, armarios, escritorios o incluso preparar turnos para el baño, son algunas de las tareas que ha tenido que llevar a cabo esta familia que, tras llevarse a vivir a su casa a los dos abuelos, ha extremado las medidas de seguridad como no dar besos ni abrazos, así como mantener las distancias para evitar cualquier posible contagio.

También han aumentado las medidas de higiene y desinfección, como limpiar con lejía el baño cada vez que se usa, y en el caso de las personas que salen para hacer la compra de la semana o por motivos laborales, llevan guantes y mascarillas y al llegar a casa, se quitan los zapatos y la ropa para lavarlos y se desinfectan las manos.

A todas estas medidas, se suma que las dos personas mayores necesitan y requieren de cuidados diarios y, ahora más que nunca, su familia tiene un mayor control sobre su estado de ánimo y su bienestar para que, en la medida de lo posible, este largo periodo de cuarentena se les haga más ameno y llevadero.

Mañanas de música y pintura o tardes de películas y juegos en familia, son las diferentes maneras que esta familia utiliza para que las dos personas mayores pasen este largo periodo de manera entretenida y así estén ocupados y no tengan mucho tiempo para ver la televisión, para que no les afecten las noticias que puedan ver sobre el coronavirus.

Aunque, esta situación está afectando de una manera más directa a las estudiantes, que tienen que compartir un cuarto para poder hacer sus tareas universitarias y también donde una de ellas tiene que teletrabajar.

El estado de alarma se alargará hasta el 11 de abril, por el momento, pero el día a día tiene que continuar en una familia que solo busca lo mejor para aquellos que siempre les cuidaron y ahora necesitan de sus cuidados.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sociedad/abuelos-jubilado-ama-casa-estudiantes-piso-80-m2/20200324100905075110.html


© 2021 ALERTA El Diario de Cantabria

La presente página web, con dirección URL www.eldiarioalerta.com (“Sitio Web”), es operada por la sociedad Cantabrico de prensa, S.A (“Sociedad”), con C.I.F. núm. A28927606, inscrita en el Registro Mercantil de Santander,  con el Depósito Legal: SA-3-1959 y cuyo domicilio se encuentra en la c/ 1º de Mayo, s/n Barrio San Marín, Peñacastillo, 39011 Santander, Cantabria. Puede obtener más información remitiendo un correo a la siguiente dirección de correo electrónico de contacto administració[email protected] [email protected]

Copyright © CANPRE S.A El Sito Web incluye contenidos de Sociedad, del medio EL DIARIO ALERTA (“Medio”) y, en su caso, de terceros y/ o de otras empresas del grupo de la empresa del cual forma parte la Sociedad.

Las relaciones establecidas entre la Sociedad y los Usuarios como consecuencia de la utilización a los servicios que se prestan a través del Sitio Web, se regirán por lo dispuesto en la normativa española vigente en relación con la legislación aplicable y la jurisdicción competente. No obstante, para los supuestos en los que la normativa vigente prevea que las partes pueden someterse a fuero determinado, la Sociedad y los Usuarios, con renuncia expresa a cualquier otro fuero que pudiera corresponderles, se somete a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de la ciudad de Santander.