27.05.2022 |
El tiempo

Un domingo de despedidas

El partido contra el Valladolid B será, probablemente, el último en Los Campos de Sport de jugadores que han dejado huella como Álvaro Bustos, Patrick Soko o lucas Díaz

Pablo Torre e Isma López podrían jugar el domingo su último partido en Los Campos de Sport. / RRC
Pablo Torre e Isma López podrían jugar el domingo su último partido en Los Campos de Sport. / RRC
Un domingo de despedidas

El partido del próximo domingo a las seis será el último de la temporada en Los Campos de Sport. De este modo, la afición dirá adiós a una temporada que claramente ha ido de menos a más en todos los sentidos hasta culminar con esa explosión de júbilo vivida el pasado día uno, cuando se consumó el ascenso por la puerta grande. De los jugadores que han protagonizado esta gran campaña, hay una docena de ellos que mantienen contrato en vigor y que confían en continuar aunque saben que no todos lo harán, y otros muchos que terminan su matrimonio con el Racing el próximo día treinta de junio y que son conscientes de que no van a seguir vistiendo la camiseta verdiblanca. A buen seguro que, para ellos especialmente, el envite ante el Valladolid Promesas tendrá un significado especial.

Apelación tampoco da la razón al Dépor

La posible alineación indebida del Bilbao Athletic durante su partido contra el Deportivo se está desarrollando por unos cauces inesperados. Desde fuera, parecía que el club gallego tenía todas las de ganar, pero ya ha habido dos tribunales que no le han dado la razón, que son el de Competición y el de Apelación, que falló ayer mismo. De este modo, el club gallego anunció que ahora recurriría al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD). Ya fuera por una u otra dirección, parecía previsible que el caso llegaría lejos y que se iba a alargar en el tiempo, por lo que se agradece aún más que el Racing haya conseguido el ascenso con tanta antelación y manteniéndose al margen de toda esta polémica. Y es que, teniendo en cuenta los plazos que suele manejar el TAD, se antoja complicado que vaya a haber una resolución antes de que termine la fase regular de la competición. De este modo, en el caso de que el Racing de Ferrol acabe dando alcance al equipo coruñés, la Federación se puede ver sumida en un serio problema. A quien le viene bien el punto conseguido en el campo (el partido acabó en tablas) es al Bilbao Athletic, que se está jugando la permanencia. El equipo rojiblanco alineó aquel día a Artola y a Diarrá tras haber visto la quinta amarilla en su anterior partido. Lo que pasa es que en medio estuvo la jornada ‘fantasma’ contra el Extremadura, en la que, según el club bilbaíno, ya se habría cumplido la sanción. El Deportivo, obviamente, no lo ve así.

Los jugadores que no tienen relación suscrita con el Racing más allá del próximo treinta de junio son Jack Harper, Manu Justo y Javi Vázquez, que son futbolistas que han vestido de verdiblanco como cedidos y que, en principio, deben volver a sus equipos de origen, además de Lucas Díaz, Álvaro Bustos y Patrick Soko. En principio, ninguno de los tres formará parte de la plantilla que salga a competir la próxima campaña en la categoría de plata. Al club le habría interesado que continuara el camerunés pero no ha aceptado la oferta de renovación que ha tenido encima de la mesa durante meses para fichar por el Huesca, donde cobrará más y, en principio, formará parte de un proyecto con mayores ambiciones deportivas.

Los tres son jugadores que se irán después de haber dejado cierta huella en el equipo. Quien más tiempo ha pasado en el club ha sido el portero, que llegó de la mano de Chuti Molina con la idea de reforzar al filial. El pasado curso ya saltó al primer equipo avalado también por Javi Rozada, con quien había coincidido en el filial de Oviedo. Y, aunque comenzó jugando Iván Crespo, fue el guardameta gallego nacido en Ginebra quien acabó jugando como titular desde enero. Y en el recuerdo quedaron algunas grandes actuaciones en la segunda fase que libraron al equipo de un ridículo tremendo. En la presente campaña fue titular las seis primeras jornadas pero cuando, coincidiendo con la primera eliminatoria copera, Fernández Romo dio la alternativa a Miquel Parera, éste ya no se bajó del once inicial.

A pesar de su suplencia, el portero ni mucho menos se ha borrado y se le ha visto implicado como el que más y manteniendo una buena relación con el guardameta titular. Celebró al máximo un ascenso que siente propio y, tras tres temporadas en Santander, será difícil que reciba una oferta de renovación. Más de lo mismo sucede con Álvaro Bustos, que probablemente fue el mejor y, sobre todo, más regular del equipo la pasada campaña. Sin embargo, en la actual no ha mantenido dicho nivel. Nunca ha conseguido tener continuidad en el once ni hacerse fuerte en el mismo cuando ha tenido la oportunidad. Comenzó bien y firmando, de nuevo, un buen número de asistencias, pero acabó siendo el tercero en la fila en la banda izquierda, tras Arturo y Marco Camus, que sí continuarán en el Racing, al menos en principio, la próxima temporada. El asturiano será, por lo tanto, de los que pueda vivir sus últimos minutos como jugador del Racing en Los Campos de Sport el próximo domingo.

Lo mismo sucederá con Soko, que, como Bustos, llegó la campaña pasada aunque más tarde por sus problemas burocráticos para viajar de México a Cantabria con el permiso de trabajo y demás papeles en regla. El africano se destacó desde enero del 2021 como un jugador prácticamente imparable en el fútbol de bronce, algo que ha tenido continuidad en el presente campeonato. Desde diciembre tiene una oferta en firme que el jugador no va a aceptar porque ya se ha comprometido con el Huesca. A pesar de ser uno de los jugadores más coreados el día del ascenso, ha preferido cambiar de colores y el del domingo será también su despedida como jugador local en Los Campos de Sport. Será quien pueda tener un adiós de los más polémicos.

Quien mantenía contrato en vigor pero ya sabe que el próximo curso no jugará en el Racing es Pablo Torre, para quien también será un partido muy especial el del próximo domingo. Ha sido una figura fundamental para el equipo que ha logrado el ascenso y la afición ha sentido el orgullo propio de quien ha visto crecer a un futbolista de los suyos que ahora se va tras dejar mucho dinero en las arcas del club que incluso puede ser más en los próximos años. A todo el mundo le habría gustado seguir contando con él y que al menos hubiera intentado llegar a Primera con su equipo, pero el fútbol de hoy en día no se estilan ese tipo de aventuras.

A buen seguro que entre los jugadores que mantienen contrato en vigor también los habrá que, finalmente, no estén tampoco en la plantilla que juegue en Segunda División el próximo curso. Siempre hay alguna baja para dejar hueco a alguna incorporación y, por encima de todo, es fácil mirar a Isma López, que tiene contrato hasta el 2024 y que, tras no contar nada en Primera RFEF, se antoja complicado que sí vaya a entrar en los planes del entrenador para jugar en Segunda División. Tocará llegar a un acuerdo y a buen seguro que tendrá la oportunidad de despedirse en el césped de la que ha sido su afición durante temporada y media.

Un domingo de despedidas
Comentarios