28.05.2022 |
El tiempo

Mantilla: «No se puede repetir»

Mantilla garantiza que el Racing volverá a dar una buena imagen el domingo tras lo sucedido en Tudela | Está seguro de que el equipo ofrecerá un buen nivel en Segunda División

Álvaro Mantilla, durante el primer entrenamiento de la semana en La Albericia. / real racing club
Álvaro Mantilla, durante el primer entrenamiento de la semana en La Albericia. / real racing club
Mantilla: «No se puede repetir»

Lo que se vio el pasado fin de semana en Tudela no se va a volver a repetir. Lo vino a asegurar Fernández Romo en la rueda de prensa posterior a los hechos y lo garantizó ayer mismo Álvaro Mantilla. Fue la primera vez que los futbolistas asomaron por la superficie después del despropósito firmado en tierras navarras tras una semana de fiestas y compromisos, ya que disfrutaron de tres días de descanso que habrán servido para pasar página y afrontar lo poco que queda hasta poder tumbarse de verdad a la bartola con la seriedad que demanda la camiseta. Y le tocó al canterano salir a hablar y a transmitir sus impresiones. Sin duda que él fue uno de los que más disfrutó de ese primero de mayo para el recuerdo de todo racinguista, pero también recordó que ahora toca volverse a vestir el buzo de trabajo.

«No se puede repetir», dijo, de manera categórica, el central camargués. «Hemos aprendido del error y todos sabemos que no podemos hacer un partido como el que hicimos el otro día, así que ya sólo pensamos en ganar el domingo», resumió Mantilla, que fue titular en el Ciudad de Tudela aunque no pudo continuar tras el descanso. Al igual que Manu Justo, sufrió un golpe de calor que derivó en vómitos y un malestar que aconsejaban parar. El defensor verdiblanco lo achaca a la «falta de costumbre a tanto sol y a tanto calor». Lo cierto es que esa sensación generalizada de resaca que transmitió el equipo a buen seguro que habría quedado más disimulada jugando el viernes por la noche, sin ese bochorno convirtiendo el terreno de juego en un desierto.

Nada se puede hacer ya para enmendar la plana. Al Racing le habría gustado llegar hasta el final invicto y superar incluso esa barrera de 86 puntos, algo que tenía en su mano. A saber cuándo volverá a tener un equipo la posibilidad de llegar tan lejos. Ahora el techo está en los 85 y, al menos, el conjunto cántabro quiere llegar hasta él. Por su parte, Mantilla asegura que tanto él como Manu Justo ya están «recuperados» y destacó que, al menos, pudieron completar la primera parte para «ayudar al equipo». Lo malo es que para entonces el partido ya se había complicado tremendamente.

No es fácil explicar lo que sucedió sobre el terreno de juego tudelano. «Fue una falta de todo», acierta a decir el canterano. Reconoce que no fueron «ni intensos ni contundentes» y que, para colmo, tampoco estuvieron «acertados con el balón». «Fue un día para no repetir», apuntó. Y tiene claro que no va a suceder.

Lo pasó les cogió por sorpresa porque, según relata Mantilla, no lo vieron venir. No es como cuando una trainera está calentando, que ya puede intuir si va a tener un buen día o un mal día simplemente por las sensaciones percibidas a bordo del bote. En un equipo de fútbol parece que eso no sucede. De hecho, el central verdiblanco recuerda que «el calentamiento en el campo fue bueno» y que, una vez en el vestuario, cuando ya estaban ultimando los detalles para saltar a escena, «la gente estaba intensa y motivada». Sin embargo, una vez que el árbitro decretó el inicio de las hostilidades, sólo hubo un equipo sobre el verde.

«Fue entrar al partido y en seguida vimos que estábamos muy, muy mal mientras que ellos estaban muy bien», recuerda. Por eso se vinieron «abajo» y no fueron capaces de «levantar cabeza a raíz de esos primeros minutos». Fue todo un golpe que se podía esperar pero que no va a volver a suceder. Menos aún este domingo, ya que el Racing, dentro de esa colección de mini objetivos que necesita para poder acabar bien la fase regular, se ha confabulado para, por lo menos, «mantener el invicto en casa». Será la mejor manera, además, para «preparar el partido de campeones», ya que dejó claro que es una cita que les apetece y a la que van a acudir con ambición: «Queremos ganar y traer el trofeo a casa».

Mantilla confía en que los tres últimos partidos que quedan por delante antes de coger las vacaciones sean sus últimas experiencias hasta dentro de mucho tiempo en la categoría de bronce. Nunca ha jugado en Segunda División y sería normal que pudiera tener dudas sobre si le va a dar para estar a la altura de la categoría o no. Él lo tiene claro: «No tengo ningún tipo de duda de mis capacidades». Lo que necesita, como recalca él mismo, es que le den «oportunidades y confianza» porque, a partir de ahí, él siempre va a dar «el cien por cien». «Creo que también voy a estar bien en esa categoría», resume.

No ha sido un fijo Mantilla en el once pero sí estuvo en el equipo inicial del Racing que dio la vuelta al campeonato, el de las goleadas contra Cultural y Real Unión o las victorias en Riazor o Salamanca. En total, ha participado en 25 partidos, que ni mucho menos son pocos. Su intención es aumentar la cifra y aprovechar estos partidos que quedan para jugar todos los minutos que pueda porque para él serán «una oportunidad» de demostrar que el próximo año seguirá «luchando para ser titular» y, en el caso de que no lo sea, ya anuncia que seguirá «trabajando hasta que lo sea». Ahí queda eso.

Todos a las órdenes de Fernández Romo

Los futbolistas del Racing volvieron ayer al trabajo después de haber disfrutado de tres días completos de descanso. No lo hicieron de manera progresiva, sino que Fernández Romo les tenía preparada una jornada con dos sesiones de trabajo, una matinal y otra vespertina. La buena noticia es que el entrenador madrileño pudo disponer de todos sus futbolistas, ya que no hay nadie en la enfermería y, además, tampoco hay nadie sancionado para el partido del próximo domingo a las seis contra el Valladolid Promesas.

Ya cumplieron en Tudela su partido de castigo tanto Arturo como Fausto Tienza mientras que Bustos, que no pudo viajar el pasado fin de semana por enfermedad, ya está totalmente recuperado. Seguramente, después de la pobre imagen que transmitió el equipo en su primer compromiso tras haber conseguido el ascenso, Fernández Romo no presente tantas caras nuevas en el once y éste se parezca más al que ha jugado de manera habitual durante una segunda vuelta en la que pasaron por encima de la categoría.

Mantilla: «No se puede repetir»
Comentarios