27.09.2021 |
El tiempo

Desde la montaña más alta, Joan Margarit ya es inmortal

El poeta Joan Margarit. EFE/Alejandro García/ Archivo
El poeta Joan Margarit. EFE/Alejandro García/ Archivo
Desde la montaña más alta, Joan Margarit ya es inmortal
Sabía Joan Margarit que "Animal de bosc" sería su último libro, al que dedicó todas sus fuerzas en el tramo final de su vida y cuyos versos han resonado y se han hermanado esta noche con la música en el sobrio acto de recuerdo y homenaje que se ha celebrado en el Gran Teatro del Liceu de Barcelona.

Falleció el pasado 16 de febrero, pero, como ha dicho nada más iniciarse la velada el director artístico del coliseo barcelonés, Víctor Garcia de Gomar, hoy el poeta "ya pertenece al mundo, ya es inmortal".

Y cerrando el círculo, el último que ha intervenido, el cantautor Paco Ibáñez, ha recitado "La muntanya més alta", que dedicó a su esposa Mariona, a sus hijos Mònica y Carles y a sus nietos Eduard y Pol, donde consignó que se iría queriéndolos. "Y alguna cosa mía intentará volver", finalizaba.

Hoy ha vuelto. Una enorme fotografía suya, en su biblioteca, junto a la lámpara de pie y con un libro en la mano, presidía el escenario del teatro, que ha hecho suyo.

La periodista Esther Vera, amiga suya, ha presentado a otros dos amigos, el también poeta Luis García Montero y el crítico y profesor Jordi Gràcia, quienes han rememorado momentos pasados y se han mostrado conmovidos por el "recuerdo profundo y emocionante" que les provoca el fallecido.

Han hablado de cómo buscó siempre la verdad y la honestidad personal y se han centrado en el último de sus legados, este "Animal de bosc", con rumor de muerte, y que consideraba como el "mejor" de sus libros.

Prosaicos, ambos han confesado algunos momentos vividos junto al también arquitecto, como una visita al Estadio Olímpico, poco antes de los Juegos de Barcelona 92, de Margarit, García Montero y el poeta ruso Yevgeny Yevtushenko, que fue motivo de risas en un posterior encuentro familiar en Sant Just Desvern sin el eslavo presente.

Gràcia, en cambio, ha desvelado que nunca olvidará una imagen de Joan Margarit: "Como un ogro, grande, riñiéndome, escandalizado, porque me bañaba en la playa de Colera desnudo, diciendo que aquello era una indecencia", ha explicado.

Después de las risas, ha entrado en acción la primera de las composiciones musicales de la noche, el segundo movimiento del concierto núm.5 de Beethoven, uno de sus compositores favoritos, con la Orquesta del Gran Teatro del Liceu, dirigida por el maestro Josep Pons y con Albert Guinovart al piano.

Al finalizar, se ha podido escuchar el "Summertime", de George Gershwin, a cargo de la misma orquesta y director, pero con Xavier Algans al piano y con Carles Margarit, hijo del poeta, tocando el saxo, emocionado y emocionando al respetable, especialmente, al acabar la pieza.

Bajo los acordes del bellísimo "Adagio" de Samuel Barber, Joan Manuel Serrat ha iniciado la lectura de los poemas de "Animal de bosc", con "Orfeu" como primero de ellos.

Le han seguido el poeta Pere Rovira (Vell malalt), el periodista Josep Cuní (L'inici de tot), la filóloga Lola Josa (Tardor a Elizondo), el editor Josep Lluch (La casa), Josep Maria Rodríguez (Gratitud), el poeta Marcel Riera (Cançó del pati), la joven Irene Sáez (Música de cambra) y el cantautor Paco Ibáñez (La muntanya més alta).

Los recuerdos de la infancia, la cercanía de la muerte, las alusiones a la familia, como no podía ser de otra manera, a las hijas muertas, o al paso del tiempo, han vuelto, una vez más, a convertirse en vocablos.

Unas 600 personas no han querido perderse el homenaje al "arquitecto de las palabras", a un hombre, que, según García Montero, de estar "viéndonos, estaría haciendo unos chistes por esta situación, con la ironía que también significaba orgullo y honor por el reconocimiento".

Entre los asistentes se encontraba la consellera de la Presidencia en funciones, Meritxell Budó; la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera; el actor Josep Maria Pou, el cantante Gerard Quintana, el escritor Sebastià Alzamora, el crítico literario y ensayista Àlex Broch o los periodistas Lluís Foix y Sergio Vila-Sanjuán. 

Desde la montaña más alta, Joan Margarit ya es inmortal
Comentarios