17.05.2021 |
El tiempo
lunes. 17.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

SANTOS FIDEL RUIZ

«En mi época había más y mejores jugadores que hoy en día»

El de Caranceja no olvidará nunca el Campeonato de España por parejas ganado junto a su gran amigo Miguel García y vencer al gran Joaquín Salas en su primer concurso. Aquello «fue un puntazo», dice

Santos Fidel Ruiz, en la época de los 80. / HOYOS
Santos Fidel Ruiz, en la época de los 80. / HOYOS
«En mi época había más y mejores jugadores que hoy en día»

Las lesiones pusieron el punto final a su vida deportiva. Aprendió a jugar solo en su pueblo y no pasó por las categorías menores. Se ha arrepentido toda su vida de no haber ejercido la docencia porque siempre tuvo vocación, pero en su día la oferta de trabajo de la empresa en la que ha permanecido 39 años era demasiado tentadora. No desea opinar sobre el ‘affaire’ de las elecciones anteriores a la presidencia de la Cántabra de bolos. Se le iluminan los ojos cuando le pregunto por Daniel, su hijo, profesional del voleibol, ahora mismo integrante de la selección española. Hace más de dos años que no ve un partido de bolos, sin embargo, sí acude a los eventos importantes y opina que en su época había más cantidad de jugadores de primerísimo nivel que ahora. Esta semana ALERTA charla con Santos Fidel Ruiz Salas (Caranceja, 21 de septiembre de 1952 ). 20 Ligas jugadas en la máxima categoría, dos Campeonatos de España de Primera y uno de Segunda, un Campeonato de España de peñas por parejas, dos Copas y 86 concursos ganados atesora su palmarés. 

PREGUNTA: De Caranceja, tierra de bolos. ¿Allí empezó todo?

RESPUESTA: Por supuesto. Iba a la bolera solo, tenía afición y limpiaba la bolera. No tuve monitor como ahora tienen los niños. Los médicos del pueblo por entonces, me vieron jugar y les gustaban mis maneras. Me dijeron que fuese una tarde a entrenar a La Robleda y gracias a ellos comencé mi andadura en la Peña Darío Gutiérrez. Fueron cuatro años muy bonitos.

P: Siguiente paso, Textil Santanderina.

R: Para mi ‘desgracia’ fiché con ellos, me ofrecieron un buen puesto en la oficina técnica y por inmadurez lo acepté. Yo tenía vocación de profesor, había terminado Magisterio, y lo lógico era que me hubiese inclinado por dar clases. Es algo que me ha perseguido toda la vida, lo que no quiere decir que eche pestes contra la que ha sido mi empresa, todo lo contrario, ni contra la Peña donde estuve muy a gusto.

P: La Rabia fue tu siguiente destino.

R: Muy buena peña con Sidorín, Quintana, Miguel García y Herrera. Una buena partida sin duda, y recuerdo que por aquella época los fichajes se hacían en el San Isidro. Allí se presentó Jacinto Pelayo y nos fichó a Miguel García y a mi para jugar en Santa María del Sel al año siguiente.

P: Allí dos temporadas seguidas.

R: Exacto. Buena partida formada con Castanedo, El Belga y Benito. Al año siguiente llegó Tete Rodríguez y ganamos la Copa que era el primer título para la peña.

P: Háblame de tu paso por la Mallavia.

R: Nos ‘crucifijaron’ los de Rotella. No se nos dio bien la primera temporada y en la segunda las cosas fueron peor y eso que jugué con Calixto, Marcos y Linares que no eran ‘moco de pavo’. En la segunda campaña llegó Paulino Pinta y no descendimos de casualidad porque tuvimos que jugar una promoción.

P: Y llegas a Barreda donde has jugado la mejor Liga de tu vida.

R: Seguro que sí. Grandísimos compañeros como Trápaga, Nieva, Richardiello y Gutiérrez. En Barreda establecí contactos con gente de La Cavada y para Riotuerto que marché, donde estuve cuatro temporadas con gente maravillosa con las cuales hoy en día mantengo contacto. Cuatro temporadas muy buenas, muy bien tratado, y con compañeros excelentes.

P: A continuación pones rumbo a Pontejos.

R: Sí. Tengo buenos recuerdos, aunque al final las cosas no salieron bien. Estando en Pontejos gané mi segundo Campeonato de España (el año anterior lo perdí en Revilla), gané el Millón y el Torneo de Maestros. Y quedamos segundos en una Liga empatados a puntos con Rotella.

P: A partir de ese momento comienzas a tener problemas en las cervicales, a pesar de ello ganas algunos concursos importantes, y terminas tu ciclo en Hermanos Borbolla.

R: Estuve dos años, la temporada anterior solamente pude jugar concursos para no empeorarme y mi último partido en Noja lo jugué contra la Peña de Eibar.

P: Nunca pudiste ganar una Liga.

R: Pero estuvo a punto en Textil, en Mallavia y en Pontejos. Será que los contrarios lo hicieron mejor que nosotros (ríe).

P: Si te nombro Noriega ¿qué te dice ese bonito pueblo asturiano?

R: Allí gané mi primer Campeonato de España a Manolo Sousa. Tenía 22 años y me veía muy verde aún y sin confianza, porque acababa de perder un Regional con Calixto García, pero me fueron saliendo las cosas. No arriesgué nada y acabé ganando aunque sin grandes registros.

P: En la Severino Prieto, tu segundo Campeonato de España.

R: Mi rival era Castanedo, ya era mucho más maduro, estaba jugando bien, y recuerdo que nunca birlé más bolas al medio que aquella tarde. Tampoco quise arriesgar nada y significó otro gran triunfo.

P: Nunca vas a olvidar un Campeonato de España por parejas que ganas con Miguel García.

R: Jamás. Se lo ganamos a Tete y Agustín Fernández y aquella noche resultó ser muy larga e inolvidable. Uno de los mejores momentos de mi historial, aquella jornada aprendí a cantar bien.

P: Ganar a Joaquín Salas en la Casa de los Bolos ¿esa fue sonada no?

R: Claro que sí. Era mi primer concurso,  Trofeo Viriato Camus, y mira que rival tenía delante, casi nada. Ganar a Salas en aquellos años no era nada fácil, fue un puntazo.

P: Por muchos triunfos que hayas conseguido, el mejor se llama Daniel.

R: Por supuesto. Mi hijo comenzó a jugar al voleibol con 16 años en Cabezón y pronto le llamaron a la selección española junior. Fichó por el Vecindario canario, y más tarde marchó a Portugal para jugar la Liga portuguesa. Luego ha jugado en Teruel y ahora en Mallorca, ha sido llamado por el seleccionador de nuevo para competir con la absoluta y la semana próxima comienzan los playoff por el título de Liga. Yo no entendía nada de este deporte, y como puedes imaginar, ahora no me pierdo un partido. Daniel es mi pasión, a todas horas estoy pendiente de sus éxitos, la pena es que la dichosa pandemia me ha impedido verle jugar en directo muchas veces. Lo mismo me ha ocurrido esta temporadas con el Textil, apenas los he visto por el tema sanitario.

P: Respecto a las anteriores elecciones a la Federación Cántabra de Bolos ¿están cerradas las heridas?

R: Perdona, prefiero no opinar nada por el momento.

P: Muchas peñas recorridas... ¿te quedas con la de casa?

R: Sí, Darío Gutiérrez significó mucho para mi, estuve muy feliz en aquellos años.

P: Y no me equivoco tampoco con Miguel García como tu inseparable compañero.

R: Claro que no. Miguel García era una persona muy grande, única e insustituible. El prototipo de compañero leal e irrepetible, he sentido muchísimo su fallecimiento.

P: A tu juicio ¿qué diferencias ves entre aquellos bolos que tu viviste y los de hoy?

R: Antes eran un juego, hoy es un deporte con muchos intereses por medio. Los bolos son diferentes, las condiciones técnicas de las boleras igual, y los jugadores son deportistas que se cuidan.

P: ¿Había más jugadores de nivel en los años ochenta que hoy en día?

R: Había más y mejores jugadores que hoy sin duda. Yo competía contra al menos 15 jugadores de un altísimo nivel en cualquier concurso. Era muy difícil ganar en aquellos años.

«En mi época había más y mejores jugadores que hoy en día»
Comentarios