17.08.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif
ALERTA El Diario de Cantabria

WIMBLEDON 2022

Wimbledon: Sin rusos, sin puntos, pero con Nadal

El tenista español llega a londres optimista tres años después de su última participación en el torneo británico

El español Rafael Nadal llega para una sesión de entrenamiento en las pistas de tenis de Wimbledon antes del Campeonato de Wimbledon 2022, Wimbledon, Gran Bretaña, 24 de junio de 2022. (Tenis, España, Reino Unido) EFE/EPA/PETER KLAUNZER USO EDITORIAL ÚNICAMENTE, SIN VENTA, SIN ARCHIVO
El español Rafael Nadal llega para una sesión de entrenamiento en las pistas de tenis de Wimbledon. EFE/EPA/PETER KLAUNZER
Wimbledon: Sin rusos, sin puntos, pero con Nadal

No habrá ni rusos, ni bielorrusos, ni puntos a repartir en Wimbledon, pero sí Rafael Nadal, que vuelve tres años después al torneo para tratar de mantenerse en la pelea por lograr el objetivo más difícil del tenis: el Grand Slam.

Conquistar los cuatro Grandes en un año, algo que solo han logrado Rod Laver y Don Budge en la historia de este deporte, es el horizonte glorioso de Nadal, que primero tiene que concentrarse en un Wimbledon diferente, con la sanción a rusos y bielorrusos y la negativa de ATP y WTA a repartir puntos, pero que respirará normalidad cuando la pelota empiece a girar.

El balear aparece en el All England Club en el único año de su carrera en el que ha ganado a estas alturas Australia y París, pero sin el cartel de favorito. Hace doce que no gana en Londres, hace once que no alcanza la final y su preparación para la superficie más difícil de todas ha sido escasa. Apenas un par de partidos de exhibición en Hurlingham, varios días de ejercicios en Mallorca y una semana de entrenamientos en Londres. Esa es la hoja de servicios de Nadal a la hierba. «Vamos en una línea claramente ascendente», replicó el de Manacor, consciente de las dificultades de asomarse a ese salto mortal que suele ser el paso de la tierra batida al pasto.

Para amortiguar el impacto, Nadal se ha ejercitado con jugadores de todos los estilos. Grigor Dimitrov, Kamil Majchrzak, Jiri Vesely, Tommy Paul y Frances Tiafoe han pasado por el campo de entrenamientos del balear, que además sumó a su bolsillo una victoria contra Stan Wawrinka y una derrota contra Felix Auger-Aliassime en Hurlingham.

Acostumbrarse a las bolas, más pesadas que en el resto del circuito, coger automatismos y acompasar los movimientos, una serie de tareas que Nadal ha ido limando para estar listo este martes, en su debut contra el argentino Francisco Cerúndolo, al que nunca se ha medido antes en su carrera. Luego vendrán curvas, con Sam Querrey, Marin Cilic, Auger-Aliassime y Matteo Berrettini en el horizonte, lo que nubla su futuro en un torneo que, de tener un favorito claro, es el de Novak Djokovic.

La última derrota del serbio en estas pistas data de 2017, cuando le apartó en cuartos de final el checo Tomas Berdych. Desde entonces han caído 21 triunfos seguidos, tres títulos que le ponen en posición de ser el cuarto tenista en la Era Abierta en encadenar cuatro Wimbledon. Solo lo lograron Bjorn Borg y Roger Federer, que consiguieron cinco, y Pete Sampras, que se quedó en cuatro.

Los seis títulos que posee le dejan, además, a uno de los siete de Sampras y de William Renshaw, que ganó en la prehistoria del tenis, y a dos del récord absoluto en hombres de Federer.

Djokovic no compite desde los cuartos de Roland Garros y, como hace desde 2017, no ha jugado torneos previos en hierba, pero su ligereza y versatilidad en la hierba no se ha visto afectada. Llegó a Londres con ocho días de antelación y se ha ejercitado en cada uno de ellos con una frescura en la superficie que le coloca como el máximo favorito.

Solo Matteo Berrettini puede discutirle la hegemonía en la hierba, pero sin el caché de tener algún grande a su nombre. El italiano brilla con un 31-3 en este tipo de pistas desde 2019 y encadena nueve triunfos seguidos tras recuperarse de una operación en la mano que le han valido los títulos en Stuttgart y Queen’s. Solo Djokovic y Federer le han ganado en hierba desde Halle 2019 y ahora cuenta con la experiencia de haber jugado una final de Grand Slam, perdida aquí con el serbio hace un año. El de Roma evita a Djokovic hasta la final, en otro aliciente para confiar en sus posibilidades de repetir y/o mejorar lo conseguido la temporada pasada.

Hubert Hurkacz, Nick Kyrgios y un Andy Murray recuperado de los problemas en el abdomen son otros hombres a tener en cuenta en un torneo que se presenta con unas expectativas altas para Carlos Alcaraz, pero que el murciano ha intentado frenar en los días previos.

El ganador de los Masters 1000 de Madrid y Miami y los torneos de Barcelona y Río de Janeiro tiene escasa experiencia previa en la hierba, pero eso no evita que sea el quinto cabeza de serie y uno de los hombres en los que se pone más presión. «Para nada soy favorito», replicó Alcaraz, que además viene sin torneos previos en esta superficie por unas molestias en el codo que le apartaron de Queen’s.

Su cuadro le cruza en cuartos de final con Djokovic, una razón más para la cautela para un Alcaraz que debutará el lunes contra Jan-Lennard Struff en una pista 1 que ya conoce de cuando perdió el año pasado contra el ruso Daniil Medvedev, el gran ausente de la edición por las sanciones por parte del torneo a rusos y bielorrusos para que no hagan apología del régimen de Vladímir Putin.

Wimbledon busca sucesora a Ashleigh Barty

Sin Ashleigh Barty, la tenista que más entendió las peculiaridades y secretos del juego de Wimbledon, el torneo busca a su sucesora, a aquella tenista que sea capaz de recoger la corona que la australiana soltó con su retirada y a la que Iga Swiatek opta por fuerza bruta.

La polaca acumula 34 victorias consecutivas en el circuito, una de las diez mejores rachas de la historia y que le ha reportado los títulos de Doha, Indian Wells, Miami, Stuttgart, Roma y Roland Garros, además de retener el número uno que le entregó el adiós de Barty.

La deriva a la que se dirigía el circuito con la marcha de la australiana la ha frenado la polaca, que ha demostrado su dominio también en el cemento y a la que solo resta descubrir si en hierba también puede imponer su tenis. Los siete triunfos en su carrera en esta superficie albergan dudas, así como el hecho de que decidiera no jugar torneos previos a Wimbledon y que aquí su tope sean los octavos del año pasado. De hecho, apenas ha participado dos veces en el All England Club.

Su verdugo el año pasado, la tunecina Ons Jabeur, es la esperanza de África para tener un campeón en Wimbledon por primera vez. Jabeur, cuartofinalista el año pasado, viene de ganar el título en Berlín, con más rodaje que Swiatek y con la experiencia de haberla derrotado aquí. Su pobre bagaje en Grand Slams, donde nunca ha estado en semifinales y solo en dos cuartos, es la contrapartida de la que puede ser una de las sorpresas del torneo.

La falta de resultados es todo lo contrario a lo que posee Serena Williams, el gran reclamo de Wimbledon. La estadounidense vuelve a las pistas un año después de lesionarse en la pista central en un resbalón. De hecho, ha cambiado la historia, puesto que esa lesión, junto a unos primeros días especialmente resbaladizos en 2021, ha provocado que el torneo les permita entrenar ahí durante dos días en la semana previa al inicio.

Serena, que ha ganado en siete ocasiones aquí, a dos del récord de Martina Navratilova, tiene entre ceja y ceja a sus 40 años igualar de una vez por todas el registro de 24 Grand Slams de Margaret Court. La pequeña de las Williams incluso bromeaba en rueda de prensa cuando le preguntaban por su objetivo aquí. «Ya sabes la respuesta a eso», exclamó la jugadora, que no levanta un ‘major’ desde Australia 2017 y que desde entonces, con el récord de Court a tiro, ha perdido cuatro finales, dos de ellas aquí.

Karolina Pliskova, finalista el año pasado, Simona Halep, ganadora en 2019, y la revelación de la hierba Beatriz Haddad Maia, ganadora en Nottingham, Birmingham y semifinalista en Eastbourne, son nombres a tener en cuenta en un torneo en el que las españolas vienen con grandes dosis de incertidumbre.

Paula Badosa perdió en su debut en Eastbourne, contra Jodie Burrage, número 169 del mundo. La catalana aseguró que físicamente está bien, tras su lesión en Roland Garros, y que lo único que necesita es acostumbrarse a la superficie. El año pasado ya hizo octavos de final aquí, pero ahora viene con más focos sobre ella, al estar en el ‘top ten’ y ser una candidata siempre a los títulos.

En peor estado llega Garbiñe Muguruza, que ha perdido siete de sus últimos diez partidos y que, desde que ganó aquí en 2017, nunca ha alcanzado los octavos de final. Acumula derrotas en segunda, primera y tercera ronda desde entonces, pero la efervecencia de Muguruza y su calidad innata, apartada del estado de forma y el momento, le convierten siempre en una rival peligrosa. El problema es el cuadro, con potenciales choques contra Sloane Stephens en segunda ronda, Bianca Andreescu en tercera y Jessica Pegula en octavos.

Wimbledon: Sin rusos, sin puntos, pero con Nadal
Comentarios