05.12.2021 |
El tiempo

Luxemburgo es el primer país de Europa que legaliza el cultivo y el consumo de cannabis

La flexibilización forma parte de un replanteamiento gubernamental destinado a alejar a los consumidores del mercado ilegal
 
Según la legislación, los mayores de 18 años podrán cultivar legalmente hasta cuatro plantas de cannabis por hogar para uso personal. Fotografía: Etienne Ansotte/EPA
Según la legislación, los mayores de 18 años podrán cultivar legalmente hasta cuatro plantas de cannabis por hogar para uso personal. Fotografía: Etienne Ansotte/EPA
Luxemburgo es el primer país de Europa que legaliza el cultivo y el consumo de cannabis

Los adultos de Luxemburgo podrán cultivar hasta cuatro plantas de cannabis en sus casas o jardines en virtud de unas leyes que lo convertirán en el primer país de Europa en legalizar la producción y el consumo de esta droga.

El anuncio realizado el viernes por el gobierno luxemburgués supone un cambio fundamental en el enfoque del país sobre el consumo y el cultivo de cannabis con fines recreativos, dado que la prohibición no ha conseguido disuadir del consumo.

Según la legislación, los mayores de 18 años podrán cultivar legalmente hasta cuatro plantas de cannabis por hogar para uso personal.

También se permitirá el comercio de semillas sin ningún límite en la cantidad o los niveles de tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo.

El gobierno dijo que será posible comprar semillas en tiendas, importarlas o comprarlas en línea.

También hay intención de permitir la producción nacional de semillas con fines comerciales, pero los planes para una cadena de producción nacional y una distribución regulada por el Estado se han retrasado debido a la pandemia de Covid.

El ministro de Justicia, Sam Tamson, describió la modificación de la ley sobre producción y consumo domésticos como un primer paso.

"Pensamos que teníamos que actuar, tenemos un problema de drogas y el cannabis es la droga más consumida y es una gran parte del mercado ilegal", dijo.

"Queremos empezar por permitir que la gente lo cultive en casa. La idea es que un consumidor no se encuentre en una situación ilegal si consume cannabis y que no apoyemos toda la cadena ilegal desde la producción hasta el transporte y la venta, donde hay mucha miseria. Queremos hacer todo lo posible para alejarnos cada vez más del mercado negro ilegal".


Para los cultivadores domésticos, el lugar de cultivo de sus cuatro plantas se limitará al lugar de residencia habitual, en el interior o en el exterior, en un balcón, una terraza o un jardín.

Se mantendrá la prohibición legal de consumir y transportar cannabis o productos de cannabis en público y se sigue prohibiendo el comercio de cannabis o productos de cannabis que no sean semillas, ya sea a título gratuito o a cambio de una remuneración.

Sin embargo, si se flexibiliza la ley, el consumo y el transporte de una cantidad de hasta 3 gramos ya no se considerará un delito, sino que se clasificará como una falta.

Las multas se reducirían a tan sólo 25 euros por la posesión de menos de 3 gramos, frente a los 251 y 2.500 euros actuales. "Por encima de tres gramos, nada cambia, serás considerado un traficante", dijo Tamson. "Tampoco cambia nada para los conductores de coches: sigue habiendo tolerancia cero".

Fuentes del gobierno dijeron que la legislación fue impulsada por el deseo de liberalizar el consumo y el cultivo "dentro de las propias cuatro paredes."

La medida es el primer paso de una nueva y más fundamental regulación del manejo del cannabis por parte del Estado, diseñada para alejar a los consumidores del mercado ilegal.

Se prevé un sistema de producción y distribución regulado por el Estado que garantice la calidad del producto y que los ingresos procedentes de las ventas se inviertan "fundamentalmente en la prevención, la educación y la atención médica en el amplio campo de las adicciones", dijeron fuentes gubernamentales.

Luxemburgo es el primer país de Europa que legaliza el cultivo y el consumo de cannabis
Comentarios