01.12.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

'Harry', entre cuatro paredes

Harry se convierte así en el primer dirigente del fútbol español que es encerrado debido a los delitos cometidos durante su gestión al frente de un club
Ángel Lavín, expresidente del Racing de Santander. EFE
Ángel Lavín, expresidente del Racing de Santander. EFE
'Harry', entre cuatro paredes

Ángel Lavín ‘Harry’ ya está en prisión. No está entre rejas pero sí entre cuatro paredes. En concreto, en uno de los habitáculos del Centro de Inserción José Hierro, a donde entró en la mañana de ayer de manera voluntaria. El Juzgado de lo Penal número 1 de Santander se lo había reclamado así la semana pasada y, de no cumplir con la orden, habría abierto una orden de búsqueda y captura contra él, lo que tampoco le habría beneficiado a la hora de salir cuanto antes en régimen especial.

Con su entrada en prisión, Harry se convierte así en el primer dirigente del fútbol español que es encerrado debido a los delitos cometidos durante su gestión al frente de un club. Hay otros expresidentes que han sido condenados a pasar un tiempo entre rejas pero ha sido, fundamentalmente, por causas independientes a su actividad como gestor de una sociedad anónima deportiva.

En concreto, el expresidente del Racing fue condenado a dos años y nueve meses de condena por haber cometido un delito de administración desleal. Además de la pena de prisión, incluso deberá indemnizar a la entidad verdiblanca con 280.000 euros por los daños y perjuicios causados, pero es una cantidad con la que en las oficinas de Los Campos de Sport saben que es difícil que pueda cumplir.

En principio, Harry deberá cumplir, como mínimo, dos tercios de la condena. A ésta se llegó tras la demanda interpuesta hace ya una década por la Asociación de Exfutbolistas del Racing, a la que después se sumó la Asociación de Pequeños Accionistas (AUPA), el propio club e incluso el ministerio Fiscal. La pena inicial que le impusieron al expresidente el club fue superior a los tres años pero fue rebajada al entender el tribunal que se habían producido dilaciones indebidas. Su último asidero fue solicitar incluso el indulto al Gobierno pero, como cabía esperar, le fue denegado.

De esta manera, esta larga historia llega a su fin con Harry entrando en prisión, una imagen por la que muchos racinguistas habrían pagado incluso dinero hace una década. Sin embargo, el tiempo lo acaba enfriando todo y algo así ha pasado más desapercibido. Quien se ha librado de toda responsabilidad por lo hecho al frente del club es Francisco Pernía.

'Harry', entre cuatro paredes
Comentarios