27.11.2021 |
El tiempo

FERNÁNDEZ ROMO

Fernández Romo: «Ha sido un muy mal día de todos, no hay nada positivo»

El entrenador del Racing, Fernández Romo durante el partido contra el Leioa. / Hardy
El entrenador del Racing, Fernández Romo durante el partido contra el Leioa. / Hardy
Fernández Romo: «Ha sido un muy mal día de todos, no hay nada positivo»

«Ha sido un muy mal día de todos». Así resumió lo sucedido Fernández Romo. «Queríamos conseguir el objetivo, lo habíamos planeado desde la primera eliminatoria, pero no ha podido ser. Y lo peor es la sensación que nos ha quedado a todos, de frustración por jugar un mal partido y no ser capaces de encontrar nada positivo», añadió. Dejó bien claro el técnico verdiblanco que no se había plasmado sobre el terreno de juego nada preparado, que todo había «salido al revés».

A partir de ahí, sólo queda «asumirlo y ya está». «Ha sido un día muy mal y, además, ha llegado en un partido que no tenía otro día, ya que era hoy (por ayer) cuando había que estar a la altura de lo que tocaba, pero todo ha sido muy feo», explicó el técnico madrileño. Afirmó Romo que habían planeado de inicio «encontrar más situaciones de espacio con los dos laterales, que aportan más profundidad por fuera, y llegar con ellos, pero eso sólo ha pasado en la segunda parte, cuando ellos ya sólo estaban defendiendo». Lo dijo a modo de ejemplo de cómo no había funcionado nada de lo preparado. A partir de ahí, tiene claro que «el entrenador es el máximo responsable».

Asume que la misma se «minimiza cuando pasan cosas buenas y se maximiza cuando pasan malas, pero forma parte del trabajo». Su intención con los cambios en el descanso fue, al menos, «construir teniendo un poco de calma para que ellos defendieran más en su campo». Sin embargo, tampoco terminó de salir bien como tampoco surtió efecto la entrada de Cedric y Soko. «No ha salido nada bien y la responsabilidad es obvio que es del entrenador, pero hay que seguir porque no nos debemos autodestruir», avisó. Y es que, el técnico verdiblanco no cree que, por lo sucedido ante el Leioa, se deba caer todo lo construido desde el inicio de curso. «No creo que por un resultado tengamos que ir perdiendo las cosas más allá de que la gente, lógicamente, quiere que su equipo gane», apuntó.

En su opinión, ellos han de seguir con la misma rutina mantenida en los últimos meses y dejar lo sucedido ayer como un mal borrón. «Hay que medirlo todo con equilibrio porque siempre hay veces que salen mal las cosas, pero la confianza en la plantilla sigue siendo alta», aclaró Fernández Romo, que ayer no vio que ningún jugador habitualmente suplente diera un golpe encima de la mesa reclamando una mayor confianza. No salieron las cosas bien y cree que, a partir de ahí, «hay que ser capaces de reflexionar y de analizar». El mayor problema de lo sucedido ayer, más allá de la chapuza económica que tiene para un club al que no le sobra nada, está en la posible lesión de Soko.

Le preguntaron por él al técnico verdiblanco y relató que había «centrado un balón y dice que se ha hecho daño». Ayer no sabían el alcance de la lesión, si es que la hay, por lo que hay que esperar a la prueba para «ver si es algo importante o no». Lamentó Fernández Romo el mal fario pero no quedó más remedio que aceptarlo como «parte del juego». En ese sentido, destacó que en sus planes estaba «reservar a un jugador» como Soko y dejarle en el banquillo utilizándole sólo si se complicaban las cosas para, al final, ser él quien se lesione. Fue la gota que colmó el vaso y lo que mayor gesto de preocupación generó en los aficionados. El equipo intentará pasar página en seguida y hoy comenzará a preparar el partido del domingo en Irún, donde todo puede quedar definitivamente olvidado.

Fernández Romo: «Ha sido un muy mal día de todos, no hay nada positivo»
Comentarios