01.07.2022 |
El tiempo

RACING DE SANTANDER

Los abonos, a fuego lento

El ritmo de venta está siendo más lento del habitual pero pocas veces había habido tanto tiempo para adquirir el carné | En tres semanas se han vendido los mismos que el año pasado en una

Aficionados del Racing en Los Campos de Sport. / RRC
Aficionados del Racing en Los Campos de Sport. / RRC
Los abonos, a fuego lento

El sueño húmedo del Racing la última vez que ascendió a Segunda División fue llegar a los catorce mil abonados. No llegó. Le faltaron dos mil para haber conseguido un objetivo que el club entonces había considerado prioritario para salir a competir con un mayor margen salarial. Con vistas al próximo curso, desde la entidad verdiblanca no se han detallado cifras y objetivos pero es fácil pensar que, por lo menos, le gustaría recuperar a todos aquellos racinguistas que dieron el paso en la última aventura del equipo en la categoría de plata. Para ello, adelantó todos los plazos y puso a la venta los nuevos abonos prácticamente dos meses y medio antes de que se inicie el nuevo curso con el fin de aprovechar el impulso generado por el ascenso y todo lo que éste provocó. Sin embargo, el globo se ha desinflado y la venta de carnés avanza a un ritmo más lento de lo que le habría gustado al club.

El Racing anunció en la mañana de ayer que había superado la barrera de los dos mis carnés vendidos. Es una cifra que se puede ver de dos maneras. Por un lado, hacía tiempo que no se dispensaban tan pocos abonos en las primeras tres semanas de campaña. Por otro lado, también hacía muchos años que no tenían el pase ya en su poder tantos abonados a falta aún de prácticamente dos meses para que arranque el curso. Esto es como ver la botella medio llena o medio vacía.

Sin irse demasiado lejos, al verano pasado, el Racing había vendido casi tres mil carnés en sólo las dos primeras semanas de la campaña de abonados. Un curso antes, el de la temporada 20-21, superó la barrera de los cuatro mil en tres semanas, que es lo que lleva abierta (algo más) la actual. Ésta se abrió con el mes de junio pudiéndose incluso sacar abonos el último día de mayo, ya que la campaña se presentó en la gala que celebró el club el viernes 27 en el Casino. Han pasado más de tres semanas y la cifra acaba de superar los dos mil. El pasado curso, en sólo tres días se superaron los mil y en menos de una semana se superó la cifra que ahora ha costado tanto rebasar.

Puede haber muchas explicaciones para esa pereza que está mostrando el aficionado racinguista a la hora de acudir a renovar su abono. La más fácil es tener en cuenta que el inicio de la próxima temporada se ve todavía muy lejana. De hecho, la campaña de abonados comenzó cuando aún no se había cerrado el curso futbolístico 21-22 y quedaban por disputarse los playoff de ascenso. Lo habitual es que se presenten los nuevos abonos y se pongan a disposición de los aficionados durante los primeros días de julio, pero el club decidió adelantar todos los plazos en esta ocasión.

El objetivo fue intentar aprovechar esa ola de racinguismo generada desde la consecución del ascenso. Se vivieron días de alimento verdiblanco que los dirigentes entendieron que podía servir para ganar nuevos adeptos a la causa. Sin embargo, entre el ascenso y la presentación de la campaña de abonos, se sucedieron semanas de cierta pereza en todos los sentidos con el equipo bajando el listón y dejándose llevar en sus últimos tres encuentros ligueros. Sólo recuperó su mejor nivel en el partido de campeones, cuando incluso ya se podían adquirir los abonos. Sin embargo, levantar aquel título apenas tuvo repercusión por la idea de la Federación de disputarlo con nocturnidad y alevosía al, en la práctica, organizar una final a puerta cerrada.

Ese ímpetu que quiso aprovechar el Racing no se dio. De hecho, lo que ha visto el aficionado es que tiene tiempo de sobra para hacerse con el carné. Incluso es probable que algunos lo retrasen más de lo habitual debido a la polémica que surgió una vez que se dieron a conocer los precios de los abonos. Al racinguismo organizado (las peñas) le parecieron abusivos. Sobre todo, se sintieron engañados al haber recibido el mensaje días antes de que iban a costar más o menos lo que costaron la última temporada en la que el equipo jugó en Segunda División. Y no fue así, por lo que se generó una polémica que está dando forma a un divorcio entre la dirección de la entidad y los peñistas. El lema de la campaña, ‘Juntos somos imparables’, quedó en cuestión.

De partida, parece extraño que después de un ascenso parezca que hay más pereza a la hora de dar el paso de hacerse con el carné que, por ejemplo, en las dos últimas temporadas, después del descenso y de la peor campaña de la historia del club, que fue la del curso 2020-21. Con todo, aquello dio inicio a un nuevo tiempo, hubo fichajes tempranos y, sobre todo, existía la motivación de seguir estando cerca de Pablo Torre, que estaba llamado, como así sucedió, a ser el guía del conjunto cántabro.

A buen seguro que durante el mes de julio se irá acelerando el ritmo de venta de carnés. El equipo volverá a los entrenamientos, comenzará la ronda de fichajes y presentaciones y la nueva temporada se hará más patente, lo que hará que los racinguistas vuelvan a sentir el gusanillo verdiblanco corriendo por sus venas. Además, el primer fin de semana de agosto está programado el partido de presentación en Los Campos de Sport contra el Oviedo, lo que también será otro aliciente para dar el paso.

Con todo, no hay que dejar de lado la situación económica actual, que afecta directamente al bolsillo de las familias. Los incrementos de precios en la cesta de la compra, la energía, el combustible y las hipotecas están mermando las carteras de todos e incrementando la cuenta de gastos cuando la de ingresos se mantiene prácticamente igual. Y sacar carnés, por ejemplo, para dos, tres o cuatro miembros de una familia supone un esfuerzo importante. Y racinguistas hay muchos, pero es probable que del fútbol sea de lo primero que uno se quite si aparecen los problemas y las estrecheces.

Luto por la muerte de ‘Montejano’

El Racing mostró ayer su pesar por el reciente fallecimiento de su exfutbolista Santiago Gómez, conocido deportivamente como ‘Montejano’, que disputó con la camiseta verdiblanca 29 partidos en Segunda División la temporada 1959-60. La entidad verdiblanca, mediante un comunicado, envió su «más sentido pésame a sus familiares y seres queridos», a cuyo dolor se unió «por esta irreparable pérdida». Santiago Gómez Pintado nació en Madrid el 25 de julio de 1936 y comenzó a jugar a fútbol en el Club Deportivo Tribulete del barrio madrileño de Lavapiés. Posteriormente militó en el Deportivo Arenas, el Centro CF y el equipo juvenil del Plus Ultra, con el que conquistó el Campeonato de España de 1954. Con 18 años se incorporó al Real Madrid para competir en su equipo de aficionados y, tras salir cedido al Club Deportivo Badajoz, el Cádiz CF, el Levante UD y regresar a la Agrupación Deportiva Plus Ultra, ingresó en el Racing. Gómez Pintado jugó con la camiseta verdiblanca, cedido por el Real Madrid, la campaña 1959-60 y su estreno como racinguista fue ante el Club Deportivo Basconia. Medio de gran calidad técnica, visión de juego y poderoso lanzamiento, disputó 29 encuentros y marcó un gol con la elástica del conjunto cántabro y fue uno de los artífices del ascenso a Primera División conseguido por el Racing al final de ese curso. Posteriormente, ‘Montejano’ jugó en el Córdoba, el Real Murcia y el Atlético de Madrid, con el que debutó en la máxima categoría la campaña 1962-63, tras cuyo final concluyó su trayectoria deportiva.

Los abonos, a fuego lento
Comentarios