23.09.2020 |
El tiempo
miércoles. 23.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

El test de Santander

La ARC llega a la capital cántabra este fin de semana | La asociación es consciente de las dificultades que puede encontrar para evitar la aglomeración de aficionados y curiosos

‘La Pedreñera’, remando en el Abra de El Sardinero. / ALERTA
‘La Pedreñera’, remando en el Abra de El Sardinero. / ALERTA
El test de Santander

La ARC está en pleno ecuador de su temporada. Se han disputado seis regatas y le quedan otras seis, cuatro de las cuales se desarrollarán en territorio cántabro. Las dos primeras se disputarán el próximo fin de semana en Santander, un escenario sobre el que han mostrado su preocupación algunos clubes y los propios dirigentes de la asociación, ya que son conscientes de que la capital cántabra está repleta estos días de visitantes y que eso, sumado a las diferentes aficiones que puedan acudir a la doble cita, sobre todo las cántabras, podría reunir más gente de la deseable en el entorno del campo de regatas.

Los precedentes al respecto ya lanzan algunos avisos que, por otro lado, tampoco parecen haber alterado a las autoridades cántabras. En las tres regatas que se han disputado este verano en la bahía santanderina (Bansander, Sotileza y El Corte Inglés) se han reunido centenares de personas en el entorno del punto de salida y meta y más de lo mismo sucedió en el último Campeonato de España disputado en Pedreña. A esto hay que sumar el Autonómico que se celebró en Punta Parayas, a donde posiblemente acudió más gente que en ediciones anteriores de esa misma cita. Hay ganas de regatas y ganas de normalidad por mucho que ésta parezca cada vez más lejos. Por eso la ARC es consciente de que está, posiblemente, ante su fin de semana más complicado de controlar.

Lo que va a cambiar la doble cita santanderina con  respecto a las celebradas en Pasaia, Getaria o Getxo y la que se celebrará en Castro el último fin de semana de mes es que no habrá un club local que se vuelque con el acontecimiento y que reclute a todos los voluntarios necesarios para mantener un cierto control en los accesos. En principio, será Pedreña quien dé un paso al frente al ser quien propuso la capital cántabra como sede de regatas y porque, además, será su Ayuntamiento (Marina de Cudeyo) el que ponga nombre a las regatas del domingo. No así a las del sábado, que pondrán en juego las banderas Ayuntamiento Ciudad de Santander.

Quienes tienen garantizado mantenerse en su burbuja son los deportistas, que no tendrán contacto alguno con el entorno por muy masificado que esté. Es lo que exigía el protocolo de actuación de la ARC a las sedes que querían acoger regatas este verano. En concreto, todo el dique de Gamazo será de acceso exclusivo para los diferentes equipos. Cada uno tendrá su amplio box numerado donde se mantendrá aislado tanto de los aficionados como del resto de deportistas que tomen parte de la jornada. Allí mismo embarcarán y completarán el calentamiento mientras se van acercando al campo de regatas. Las furgonetas y demás vehículos reposarán en el párking del Palacio de Festivales.

El campo de regatas estará localizado frente a la playa del Camello, con las balizas de salida y meta y, por lo tanto, con las casetas de los jueces situadas a la altura de los barcos de Vital Alsar en la Península de La Magdalena. Todo ese entorno de los veleros expuestos en tan privilegiada localización también será acotado para que se coloquen allí los jueces, los delegados y el personal acreditado. De este modo, los aficionados deberán buscar acomodo en los alrededores para intentar ver el desarrollo de la prueba.

En ninguna regata anterior disputada en Cantabria ha habido control de acceso alguno a los muelles. Y hacerlo en plena Península de La Magdalena se antoja complicado. La ARC no hace presentaciones de sus regatas como sí hace la ACT por repartirse todo el calendario entre cuatro únicos escenarios y porque, además, el objetivo es, precisamente, dar la menor publicidad posible al evento para evitar que haya concentraciones de aficionados. De hecho, en la máxima categoría siempre se pide, por parte de las autoridades locales, que los seguidores vean las regatas por la televisión, pero en la ARC no la hay, por lo que la llegada de la competición a Cantabria supone, en definitiva, toda una oportunidad para los seguidores más fieles de las traineras. Sobre todo, cuando las hay con mucho en juego.

Lo que han hecho los clubes este verano es no organizar viajes para no promocionar el desplazamiento de los suyos. Lo bueno es que, por lo menos, y al contrario de lo que sucedió en Pasajes el primer día o en Getxo el pasado domingo, las tres regatas se distribuirán entre todo el día. En concreto, la ARC 1 se disputará a mediodía, la liga ETE a las cinco y la ARC 2 a las seis de la tarde. De este modo, el momento en el que la organización prevé que va a haber más deportistas en tierra será entre las cinco y las cinco y media, cuando habrá 275 y 455 en todo el recinto establecido para la preparación y la disputa de las banderas.

Todos los clubes tienen un horario de acceso a Gamazo y también una hora de embarque. Además, los remeros tienen prohibido salir a correr o a tomar algo aunque los suplentes sí que tendrán que desplazarse desde donde está situado el box hasta La Magdalena para seguir la regata. Ahí sí se producirá el contacto con el exterior que se quiere evitar.

El test de Santander
Comentarios