06.03.2021 |
El tiempo
sábado. 06.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOXEO

‘El Niño’ se queda sin campeonato

«Un dolor» en el hombro impide a Hakobian viajar a Torrelavega | Sin tiempo para encontrar un nuevo aspirante al título, Sergio García se medirá al francés Gregory Trenel a diez asaltos y, como en agosto, en el peso medio

Como en agosto, Sergio García peleará sin título en juego, en el peso medio y a diez asaltos. / ALERTA
Como en agosto, Sergio García peleará sin título en juego, en el peso medio y a diez asaltos. / ALERTA
‘El Niño’ se queda sin campeonato

La velada del próximo sábado en Torrelavega iba a tener dos campeonatos de Europa, pero finalmente no va a tener ninguno. Las limitaciones presupuestarias por culpa de la pandemia y sus consecuencias organizativas habían acabado con el primero y ayer mismo hubo que asumir que tampoco se iba a disputar el segundo, que era el que más importaba a la afición cántabra. En este caso, no ha sido por un tema burocrático o por la necesidad de cuadrar cuentas de última hora, sino por un motivo médico. Así, al menos, lo ha argumentado el equipo de Andranik Hakobian, que era quien iba a aterrizar en suelo cántabro con la intención de arrebatarle a ‘El Niño’ García su cinturón continental del superwelter. Sin embargo, no ha llegado ni a subir al avión. «Un dolor» en el hombro se lo ha impedido y le ha hecho tirar la toalla días antes de que sonara la campana.

Fue el pasado lunes, a menos de cinco días para la disputa del campeonato, cuando llegó un comunicado a la oficina de ‘Maravillabox’ procedente de la otra parte contratante. Venía firmada por una doctora de Estepona llamada Victoria Marina Chacón y el documento estaba fechado a día catorce. Y decía lo siguiente: «El paciente Sr. Andranik Hakobian me ha visitado presentando dolor en la parte posterior del hombro izquierdo que comenzó de manera aguda, según refiere, durante el entrenamiento del día once (el pasado viernes); que no mejora, a pesar del tratamiento médico, por lo cual, le aconsejo visitar al Dr. Cara del Rosal (traumatólogo) para valoración y diagnóstico del dolor». Nada más. Con esta simple nota que no iba más allá y sin comunicar ni tan siquiera qué había diagnosticado dicho traumatólogo, el boxeador armenio anunció que no iba a venir a Torrelavega.

Al equipo de Sergio García le cogió con el pie cambiado. ‘Maravillabox’ no dudó en acusar a quien había sido nombrado aspirante voluntario al título europeo de «falta total de ética y profesionalidad». De hecho, aseguraron que con su negativa a boxear mantuvo el evento «colgando de un hilo» hasta ayer mismo por la mañana. Y es que, sin tiempo para lamentaciones ni para mentar a la madre de quien iba a boxear contra el campeón cántabro el sábado, la promotora se movió rápido para intentar contratar a un nuevo aspirante y poder mantener la cuarta defensa del cinturón continental de ‘El Niño’. La misión no era nada sencilla porque el tiempo se echaba encima, pero lo intentaron.

En principio, sólo en principio, cualquiera no puede aspirar a pelear por el título europeo. Ha de ser un boxeador bien ranqueado o, como era el caso de Hakobian y antes había sido el de Al Massoudi, uno que tenga un historial apañado y que reciba el visto bueno de la EBU, organismo que cada día parece degradarse más a sí mismo. Buena muestra de ello es lo que deja hacer a diferentes aspirantes para bajarse del barco apoyándose sobre cualquier excusa.

difícil búsqueda. A ‘El Niño’ ya le viene costando en el último año encontrar rivales de altura que quieran pelear con él incluso poniendo el cinturón en juego. Los más grandes han dejado atrás sus ambiciones europeas mientras que quienes quieren seguir ese camino ven peligroso medirse a un púgil invicto que todavía no ha flaqueado ante nadie. Ni siquiera poniendo bolsas más que interesantes encima de la mesa ha logrado la promotora del campeón cántabro que alguno de los primeros de la lista EBU acepte subirse al ring con él. Más complicado aún se hizo ayer con los cuatro días de margen que hubiera tenido esta vez otro posible aspirante al título. Era un imposible. Más aún, teniendo en cuenta que actualmente hace falta someterse a una PCR para aterrizar en suelo español, lo que hacía todo el protocolo mucho más complicado. No había tiempo material.

Finalmente, en la mañana de ayer, la promotora de Sergio García tuvo que ir por un camino que no le apetecía nada, que fue el de buscar un rival al que poder medirse  el sábado sin el título en juego. Sin la obligación de recibir el visto bueno de la EBU, bastaba con alguien que quisiera aprovechar la oportunidad. Y lo han encontrado en Francia. El torrelaveguense se medirá al galo Gregory Trenel, que traerá un récord de doce victorias (3 por KO), cinco derrotas y dos nulos. Al final, el objetivo no va a ser otro que, por lo menos, acumular asaltos y aprovechar, en la medida de lo posible, el estado de forma adquirido durante el entrenamiento realizado con vistas al que debía ser su quinto título continental. La pelea, como ya sucediera con la de agosto, que también fue de transición, ha quedado pactada dentro del peso medio para no tener que exprimirse los últimos días y a diez asaltos en lugar de a doce.

El contratiempo fue gordo. Una vez que se vino abajo el Campeonato de Europa, la velada ya se quedaba sin título alguno y sólo con el gran aliciente del segundo combate de ‘Maravilla’ Martínez tras su reaparición del pasado mes de agosto. Al menos, desde el punto de vista de las televisiones. Por eso, según admitió ayer ‘Maravillabox’ muchos de los canales y las televisiones que habían decidido dar la velada se echaron a un lado. El golpe, por lo tanto, es duro para una promotora que se había lanzado a organizar una gran velada a pesar de tener que disputarse a puerta cerrada y sólo al saber que, al menos, iba a contar con el apoyo televisivo.

Tanto Sergio García como Víctor Iglesias eran bien conscientes de que no podían dar por sentado que iban a pelear el sábado, ya que en la actual realidad pandémica, cualquier positivo inesperado podía provocar una suspensión de última hora. Lo que no se esperaban era que llegara por la vía de una lesión cuando menos dudosa. Es extraño que un púgil que tampoco puede presumir de una gran trayectoria y que, en principio, debía interpretar el combate del sábado por un título continental como la oportunidad de su vida se haya bajado del barco de esta manera. El golpe ha sido duro en el seno del Kronk porque es uno más de los recibidos, siempre fuera del ring, a lo largo de la carrera de Sergio García. De hecho, éste estuvo a punto de abandonar el boxeo tras ver que no avanzaba, que estaba estancado y que se le caían los combates interesantes que se le presentaban. Ahora le ha cogido la pandemia, por lo que cualquier aspiración de dejar pequeño el continente se ha visto condicionada porque todo se mueve de forma mucho más lenta. Lo malo es esa sensación de no poderse medir, tampoco en la pugna por el título, con un rival que verdaderamente le haga crecer.

Tampoco Hakobian lo era pero al menos iba a permitir al cántabro seguir acumulando, de haber ganado, títulos continentales a la espera de la llamada que lo cambiara todo. Da la sensación de que nadie se quiere medir a él, como si le tuvieran miedo. De hecho, se han cumplido dos años desde que es campeón de Europa y nunca ha tenido la posibilidad de medirse a un aspirante oficial porque éstos siempre se borran de una o de otra manera. El último es Dylan Charrat, que era con quien debía haberse medido ‘El Niño’ este mes. Sin embargo, el francés se negó porque decía estar fuera de forma (aún quedaban tres meses) y porque quería pelear antes. Sin embargo, todavía no lo ha hecho. Y a la EBU le da igual.

Que la noticia de que Sergio García no va a pelear por el título el próximo sábado haya llegado a sólo cuatro días del combate podría haber sido también un problema logístico si se llegan a haber vendido entradas, ya que buena parte de los aficionados cántabros acudirían a la cita con la firme intención de apoyar al ídolo local. Sin embargo, al ser el combate a puerta cerrada, la cosa cambia. No se han vendido entradas y no hay problema por esa dirección. El problema viene por los contratos televisivos. No todos se mantienen sumando así a los continuos problemas que ha tenido la organización de esta velada, que iba a tener el mejor cartel que se había visto nunca en Cantabria y que ha ido perdiendo fuelle. Con todo, seguirá contando con diez combates profesionales y también con la posibilidad de seguir disfrutando de la noche por Eurosport.

‘El Niño’ se queda sin campeonato
Comentarios