28.09.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

Garru da un paso al frente

José Luis Cruces es el nuevo técnico de Astillero | Se hace cargo de la trainera azul justo diez años después de la última vez | Ha sido clave para la supervivencia del club en los últimos años

José Luis Cruces ‘Garru’.
José Luis Cruces ‘Garru’.
Garru da un paso al frente

Astillero no se ha ido a desiertos remotos ni a montañas lejanas a buscar a su próximo entrenador. Ha preferido buscarlo en casa y, de hecho, ha animado a José Luis Cruces, a quien todo el mundo del remo conoce como ‘Garru’, a dar un paso al frente y poner su nombre como entrenador de la ‘San José’. En los últimos años, desde su retorno al club en el 2019, algo que resultó fundamental para la supervivencia del proyecto deportivo tanto en las categorías inferiores como en el equipo senior, ha estado siempre cerca de la trainera pero la responsabilidad del día a día recaía en otros. Ahora ya no. Él será el entrenador con todas las consecuencias y eso demanda un trabajo que comienza por reunir una cuadrilla que pueda salir a competir el próximo verano con dignidad.

Garru tomará el testigo de Luis Andrés Rioz ‘Tordo’, que hace doce meses sumó a su condición de remero la de técnico de la ‘San José’. El trabajo de éste estuvo lastrado durante unos meses por la lesión que sufrió a principios de año, una lesión que incluso hizo temer por sus posibilidades de subir a bordo en verano. Finalmente, lo pudo hacer, pero lo cierto es que el equipo no carburó como a todos les habría gustado. Y era difícil que lo hiciera porque la plantilla estaba repleta de remeros juveniles sin experiencia y con escaso motor todavía. De hecho, para poder salir al agua, el equipo incluso tuvo que recurrir a la cesión de otros cuatro bisoños bogadores procedentes de Santurtzi. De ahí que la trainera azul se haya tenido que conformar con competir durante la temporada con IRC Santoña y Castro B, equipos a los que, hasta hace poco, veía muy lejos.

Cuando ‘Garru’ volvió al club astillerense en el 2019, en éste no había nada. Era un solar donde no había ni remeros para la trainera ni canteranos para las categorías inferiores. Estas últimas las reflotó junto a Israel Bolado y, dos temporadas después, se puede decir que gozan de salud y que han vuelto a estar presentes en buena parte de las competiciones autonómicas. Lo ha hecho siempre con la denominación de La Planchada porque la primera decisión fue hacer una clara separación entre la base y la trainera para que, como venía sucediendo, ésta no asbsorbiera todos los recursos del club.

Mientras trabajaba con la base, ‘Garru’ ejerció también labores de director deportivo y fue una figura importante para confeccionar plantillas con las que poder mantener a la ‘San José’ en el agua. Ha estado cerca del día a día de la trainera y ha acompañado en todo momento primero a Javi Pérez, que fue el entrenador de la trainera azul en el 2020, y de ‘Tordo’, que lo ha sido en este 2022. El año pasado, fue Vasile Matei quien ejerció de técnico, por lo que José Luis Cruces será el cuarto entrenador en cuatro años que tenga Astillero.

El exremero y entrenador es todo un clásico de la casa azul. Hace ya más de una década, fue el encargado de entrenar a la trainera femenina, que entonces cogió el tren de un remo tripulado por mujeres que cogió un importante impulso. La embarcación azul, con remeras a bordo como Virginia Díaz, Vicky Piñeiro o Sonia Boubeta, peleó con las mejores pero el proyecto quedó abortado conforme comenzaron los problemas económicos de la entidad. Todo iba a la trainera masculina.

Fue precisamente hace justo diez años cuando a ‘Garru’ le encomendaron la preparación de la ‘San José’. Tras el verano del 2012, Jon Salsamendi comunicó al club que se marchaba a Bermeo y eligieron como sustituto a un hombre de su entera confianza. El primer año, en el 2013, la trainera azul quedó novena en la ACT pero el siguiente, en el 2014, quedó penúltima y sólo se libró de tener que disputar el playoff porque entonces estaba vigente un artículo de la normativa que exigía tener al menos una embarcación cántabra (y una vizcaína, guipuzcoana y gallega) en competición. Y solo quedaba Astillero porque ese año descendió Pedreña.

Esa temporada 2014 fue especialmente dura en el seno de la plantilla azul y todos los que formaron parte del equipo, incluido el entrenador, terminaron quemados. Llegó Dani Pérez para reflotar el proyecto deportivo senior mientras ‘Garru’ salió del club para, entre otras cosas, trabajar junto a José Luis Korta en Kaiku. No volvió a vestir de azul hasta que no le llamaron para ayudar a reflotar un club que quedó a la deriva tras la chapucera transición de directivas que hubo tras la marcha de la expresidenta Eli Carral. El exremero y entrenador arrimó el hombro como el que más, encontró entrenadores y remeros y remeras para la base y fue también importante para mantener a la ‘San José’ activa y compitiendo. Ahora ha dado un paso más y en el club confían en que sirva para reflotar a un equipo que confía en haber tocado fondo a lo largo de este verano. Para ello, seguirá dando lugar a una idea de club que pretende no correr y que se fundamentará en esos deportistas que han ido formando en casa en los últimos años.

Garru da un paso al frente
Comentarios