13.07.2020 |
El tiempo
lunes. 13.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Corrupción en la halterofilia

El informe Mclaren desvela Compra de votos, cuentas ocultas, encubrimiento de 40 casos de dopaje «incluyendo a medallistas mundiales» y desvío masivo de fondos en beneficio propio

El profesor y jurista canadiense Richard McLaren, autor del informe. / alerta
El profesor y jurista canadiense Richard McLaren, autor del informe. / alerta
Corrupción en la halterofilia

La Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en inglés) fue durante el mandato del húngaro Tamás Aján, que concluyó el pasado enero, un nido de «corrupción al más alto nivel», según el informe presentado ayer jueves por el profesor canadiense Richard McLaren. Compra de votos, cuentas ocultas, encubrimiento de 40 casos de dopaje «incluyendo a medallistas mundiales» y desvío masivo de fondos en beneficio propio, con 10,4 millones de dólares fuera de control, son algunas de las prácticas que recoge McLaren en su informe, que le encargó en enero la propia IWA, tras apartar a Aján ante las sospechas que pesaban sobre él.

El profesor canadiense fue quien sacó a la luz el entramado de dopaje en Rusia por el que este país cumple una suspensión deportiva de cuatro años. Preguntado por si el Comité Olímpico Internacional (COI), organismo del que Aján fue miembro entre 2000 y 2010, tenía conocimiento de las irregularidades, McLaren solo indicó que el COI «tiene la información» sobre las investigaciones y «ha cooperado de manera muy útil». «Cualquier decisión al respecto es suya, no mía. Se la dejo a ellos», añadió. Respecto a los casos de dopaje descubiertos, McLaren dijo que sabe «quiénes son y sus nacionalidades», pero trasladó el manejo de esos datos a las autoridades antidopaje.

La IWF encargó al canadiense esta investigación tras la emisión de un reportaje en Alemania en el que se acusaba a Aján de desvío de fondos, encubrimiento de prácticas dopantes y nepotismo, entre otras anomalías. Aján fue el hombre fuerte de la IWF durante más de 40 años, 24 de ellos como secretario general antes de acceder en el 2000 a la presidencia. El pasado 22 de enero se vio forzado a ceder el cargo en funciones a la estadounidense Ursula Papandrea, ante la gravedad de las revelaciones de la televisión germana. La Ejecutiva encabezada por Papandrea tardó apenas una semana en encargar a McLaren una investigación independiente. Aján abandonó definitivamente su cargo el pasado 15 de abril, bajo el disfraz de una jubilación -tiene 81 años-. Ya en marzo había renunciado a su condición de miembro honorario del COI.

El informe McLaren llega a las siguientes conclusiones:

- El «liderazgo autocrático» de Aján dio lugar a una gobierno «disfuncional e ineficaz» del organismo por parte del Comité Ejecutivo, que tenía una visión distorsionada de su funcionamiento.

Aján impidió a cualquiera que no fuera él mismo conocer lo que ocurría en la IWF.

- El mecanismo de control utilizado por Aján era «la tiranía del dinero». «Dinero en efectivo, dinero retirado y dinero no contabilizado que solo Aján recibía». Este dinero procedía de «multas por dopaje pagadas personalmente al presidente y retirada de grandes sumas de las cuentas de la IWF». Es «absolutamente imposible» conocer la cantidad defraudada, pero la investigación de McLaren determina que 10,4 millones de dólares «no se han contabilizado».

- Aján «interfirió de forma inadmisible» en el trabajo de la Comisión Antidopaje de la IWF. Pero «el verdadero problema es la cultura del dopaje que existe en este deporte». La investigación reveló «40 positivos» escondidos en los registros de la IWF. Esto incluye a «medallistas de oro y plata». La información ha sido trasladada a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). La Agencia Húngara Antidopaje no es responsable de ninguna irregularidad.

- Los dos últimos congresos electorales de la IWF se desarrollaron con votos «comprados para el presidente y cargos de alto nivel del Ejecutivo». Esta práctica es, dice McLaren, «una violación fundamental de los estatutos del deporte en materia de disciplina y ética».

Corrupción en la halterofilia
Comentarios