06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

NATALIA ALCITURRI

«Reaccionamos tarde ante el COVID»

Ser emprendedor significa tener decisión e iniciativa para realizar acciones que son difíciles o entrañan algún riesgo. Y sin duda esta joven emprendedora está marcando la diferencia

La CEO de Semicrol en las 
instalaciones de la empresa 
ubicada en el Parque Tecnológico 
de Santander. / ALERTA
La CEO de Semicrol en las instalaciones de la empresa ubicada en el Parque Tecnológico de Santander. / ALERTA
«Reaccionamos tarde ante el COVID»

Una diferencia en su profesión, marcando el camino a base de talento, trabajo y dedicación. Nombrada empresaria del año en 2017 por la Asociación de Mujeres Empresarias de Cantabria y Vicepresidenta de ASCENTIC, esta mujer no tiene tope.

Acostumbrada a tomar decisiones difíciles y manejarse en la incertidumbre del que ostenta el timón empresarial, ha conseguido navegar en las complicadas aguas del «parón covid» amoldándose a los nuevos métodos de trabajo que la actualidad está marcando. Sin duda, estamos en tiempos de cambios vertiginosos y en la era del conocimiento, y «la rapidez de movimiento» es primordial para lograr los objetivos. Actualmente la consultora Semicrol tiene sede en España, México y Colombia; y expande sus servicios a Perú, tras firmar un importante contrato.

Este proyecto denominado ‘Mejoramiento y Ampliación de los Servicios del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Sinacyt)’, consiste en la ejecución del servicio para el desarrollo de la Plataforma #PerúCRIS mediante un consorcio junto a la multinacional italiana 4Science. Pero mejor que nos lo explique esta empresaria.

–¿Cómo ha pasado el  confinamiento?

Pues bastante bien. Antes de que se decretarta el estado de alarma ya habíamos hecho un simulacro de teletrabajo con la plantilla para corregir posibles fallos e irnos todos para casa, y saber que todos y cada uno de nuestros empleados tenían todos los medios necesarios para trabajar desde sus casas. Bueno y todavía no hemos vuelto a la oficina del todo. La mayor parte del equipo trabaja por teletrabajo y en el mes de junio y agosto que teníamos las jornadas intensivas, hemos dado la posibilidad de venir a la oficina, pero muchos han optado por permanecer en sus casas.

–Este modelo de trabajo ha venido para quedarse ¿cree que las empresas cántabras están preparadas?

Nosotros somos una empresa de tecnología, y estos nuevos métodos no son ajenos. Tenemos muchos clientes deslocalizados. Habitualmente para las comunicaciones con los clientes trabajamos con diferentes programas online para ofrecer nuestros servicios. La tecnología nos permiten tener oficinas en México y Colombia, y desde aquí podemos tener reuniones y organizar el trabajo al 100%. Pero entiendo que en otros sectores tengan deficiencias de preparación y los recursos necesarios para su ejecución. Y les va a costar tiempo adecuarse al teletrabajo.

Esta situación marca un antes y un después en los modelos de trabajo, tal y como lo íbamos entendiendo tradicionalmente, combinándolo. Y sobre todo la premisa central de que la familia Semicrol esté siempre protegida y en condiciones favorables ante el COVID.  Que creo que es la preopupación de todos los empresarios. Que la salud de sus trabajadores esté bien. Y que no haya contagios ni rebrotes.

–Semicrol tiene sede en México y Colombia. ¿Por qué ahora apostó por Peru?

Nosotros realizamos nuestro proceso de internacionalización hace unos 10 años. Nos decidimos por estos países por su lengua. Luego fuimos a Colombia pues identificamos factores que nos permitían realizar nuestro servicio también en ese país.

Y fruto de estar en esos dos países con proyectos muy importantes sobre la gestión de la investigación nos hace dar el salto a Perú. Los anteriores proyectos nos sirven de referencia también para el mercado peruano. Cuando empezamos las primeras relaciones y nos acercamos a Perú, queríamos ver el estado del mercado y cómo nuestro producto podría encajar allá. Y en esas primeras reuniones vimos que podrían ser factibles. Con el tiempo, hemos seguido con las misiones que se financian desde SOCERCAN, nos anclamos en desarrollar nuestro modelo de negocio en Perú y surgió la posibilidad de un proyecto muy importante que ha sido firmado en junio. Desarrollar una plataforma de la investigación para todo el país.

Como teníamos ya instaurado las empresas en México y Colombia, nos fue más fácil empezar en este proyecto, en consorcio con una empresa italiana que se llama 4Sience. Son ellos quien nos aporta las soluciones tecnológicas y Semicrol actúa como jefe del proyecto y oficina tecnológica. Y por supuesto, con el conocimiento previo de las dos instalaciones que tenemos en los otros países.

–¿Qué es #PerúCRIS?

Es el programa nacional e internacional que estamos desarrollando el departamento de tecnología del país en Peru. Se trata de una plataforma para recabar toda la información científica del país.

Recopilar todos los investigadores, todas sus publicaciones, sus tesis... es decir, toda la aportación a la comunidad científica a nivel país.

Es un proyecto muy importante que viene financiado por el Banco Mundial y donde nosotros vamos como proveedores en consorcio con 4Sience.

Para nosotros es un proyecto estratégico, porque luego nos va a abrir muchas puertas y poder aplicar nuestro producto estrella que es Fundanet.

–¿Cree que se apuesta poco por la investigación y que muchos jóvenes a raíz de esto han tenido que emigrar?

Es fundamental para nuestro país. Venimos de periodos muy duros desde la crisis anterior, la descapitalización de talento por la falta de recursos que ha tenido España es difícilmente recuperable.

Pero si que es cierto, que ha raíz de esta crisis fomentar la investigación y la ciencia es fundamental. No nos podemos descuidar. Hay que hacer todo lo posible para que el talento de nuestro país no tenga irse a países extranjeros.

Tenemos recursos e instituciones muy importantes en este país, pero necesitan de financiación potente para ver luego el retorno de la inversión.

–Ahora con el COVID se están destapando las carencias que tenemos en la región.  ¿Cantabria apostó casi todos sus esfuerzos al turismo?

Cantabria cómo recurso turístico es innegable pero podría ser mejor, más fuerte.

Tenemos empresas muy importantes que tienen un factor internacional muy fuerte y creo que deberíamos potenciarlas en la medida de lo posible, para no apostar únicamente al turismo, que tiene una aportación muy especial, muy importante. Pero nunca olvidar al resto de las empresas.

–¿El SCS ha actuado eficientemente ante el COVID?

Creo que esto que está ocurriendo es de una magnitud impresionante. Hemos tenido suerte en Cantabria pues la cantidad de casos nos ha permitido controlarlo y no llegar a escenarios críticos como los que vimos en Madrid, o en otras Comunidades. Y por ese lado debemos sentirnos afortunados.

Es evidente la falta de preparación que hubo a nivel nacional. Creo que reaccionamos tarde ante el COVID.

Aunque supongo que gestionar una crisis de este calado es muy complicado. Y todo esto no ha acabado, ahora viene la crisis a nivel económico donde vamos a tener graves problemas.

Pero hay que sacar lecciones aprendidas y en este mundo volátil, hay que moverse rápido. Y luego ejecutar con decisión, con contundencia y sobre todo de una forma ágil.

Reconozco que los sanitarios han vivido unas situaciones sanitarias complicadas. La falta de material ha sido terrible. Y sobre todo cómo hemos tratado a los mayores socialmente ha sido muy duro, dramático.

–En este tiempo de parón, ¿Qué  otras lecciones en positivo ha sacado?

Nosotros en Semicrol, somos una empresa de software y tenemos un producto muy potente, que es Fundanet. Pero hay que destacar el factor humano, que después de la crisis se a visto más si cabe importante. Este momento nos ha hecho reflexionar de manera importante. Los problemas cuando son de verdad hay que afrontarlos. Creo que esto que ha ocurrido nos ha unido a todos. Nos ha servido para digitalizar muchos procesos, trámites, que históricamente había que estar de forma presencial. Pues ahora se ha visto que no es necesario con las tecnologías.

Otro factor a tener en cuenta, es la responsabilidad de cada uno. Somos conscientes de que actuar de forma individual afecta al colectivo. Y en Semicrol pasa lo mismo, el problema de uno se soluciona con el esfuerzo de todos.

«Reaccionamos tarde ante el COVID»
Comentarios