27.05.2022 |
El tiempo

¿Por qué contratar una gestoría laboral?

phpNjJlED61f3b4186b9f1
¿Por qué contratar una gestoría laboral?

 

La asesoría laboral es uno de los servicios que ofrecen las asesorías a las organizaciones, entre varias de las especialidades a las que se dedican. De hecho, dentro de este tipo de asesorías se suelen incluir otras como la orientación fiscal y contable, con la premisa de ayudar a sus clientes a cumplir con todas las obligaciones de sus empresas.

Se presta el conjunto de estos servicios porque las diferentes áreas están relacionadas entre sí en la práctica. Así, es mucho más sencillo si un solo asesor o equipo está al tanto y maneja esa parte administrativa de la empresa. Además, los trámites son tantos que se complica la labor si unos dependen de otros y los encargados de hacerlos no están coordinados.

La función de la gestoría laboral es quitarle peso a los administradores de una empresa y llevar a cabo las tareas de forma impecable. Sus tareas van más allá de solo la parte de la gestión, ya que suelen incluir el asesoramiento laboral especializado y, en algunos casos, soluciones globales a problemas internos con respecto a la materia.

¿Quién necesita los servicios de un asesor laboral?

Si lo vemos desde un punto de vista general, todos los autónomos y dueños de empresas necesitan asesoría laboral. En realidad, es un aspecto bastante difícil de llevar a cabo porque las penalizaciones por no cumplir cada paso son graves. En este sentido, no hay margen de error.

Por otro lado, se trata de una materia de la que apenas se habla. Una persona que no esté involucrada de verdad en el medio tenderá a equivocarse con facilidad. El área es sumamente amplia al englobar todo lo relacionado con contrataciones, pago de impuestos, nóminas, y más labores de gestoría de una empresa.

En España es un tema que no se toca directamente. Incluso las personas que no son autónomos tienen dificultades para pagar sus impuestos, lo que denota una necesidad de aprender sobre él o de contratar a alguien que se encargue de todos esos asuntos. Y esto solo se complica cuando hablamos de una compañía.

Tener un negocio es difícil: el dueño tiene que saber hacia dónde dirigirlo, cómo organizar las tareas entre el personal, definir objetivos, entre otras labores que requieren tiempo. Algo similar ocurre con autónomos, aunque quizás a una menor escala. En ambos casos, surge el mismo problema: la falta de tiempo y la dificultad para encargarse de los trámites.

Así, cualquier persona que sea responsable de su negocio debería al menos tener consultas regulares con la gestoría laboral para asegurarse de que todo está en orden. De esta manera, es más fácil prevenir el error. Sin embargo, lo recomendable es contratar el servicio para dejar la parte burocrática a cargo de una persona.

Ventajas de contratar servicios de asesoría laboral

Es un servicio que podríamos llamar opcional, aunque esto no es así en la práctica. La realidad es que los trámites de una empresa son muy variados, difíciles de monitorear y consumen mucho tiempo del empresario. Por lo tanto, la principal ventaja de contratar a una asesoría laboral es la descarga de trabajo en pro de aumentar la productividad y el aprendizaje para hacerlo de forma independiente.

Los beneficios específicos de este servicio se resumen en:

  • La ayuda para controlar las obligaciones de la empresa en materia laboral.
  • Ganar eficacia en varias áreas.
  • Externalizar la gestión administrativa para ser una carga menos dentro de la empresa en cuanto a supervisión.
  • La realización de tareas rutinarias gracias a la automatización de procesos.
  • El asesoramiento continuado para la creación e implementación de un plan estratégico de recursos humanos.
  • La resolución de dudas como cuánto cuesta contratar a un trabajador y cuál sería el contrato adecuado de acuerdo a su puesto y responsabilidades.
  • Y no tener que lidiar directamente con la administración de personal, tributos, relaciones laborales ni con las gestiones ante instituciones públicas.

Todo esto se traduce en un mejor flujo de trabajo, además de optimizar las actividades internas. Además, se evita la incertidumbre en cuanto a los trámites, por lo que se evitan los gastos imprevistos y las cuentas mal saneadas, junto con las sanciones por parte de instituciones al incumplir con los deberes.

Una gestión integral

Quizás la parte más difícil en cuanto a la gestión de una empresa sea la parte de la integración. La relación entre el empleador y el trabajador tiene que ser lo más sana posible para funcionar, al igual que entre la empresa y las instituciones a las que debe responder. Optimizar en ambos casos las relaciones y los recursos es altamente recompensado con eficiencia.

Contratar una asesoría laboral externa abre la posibilidad de trabajar con un equipo multidisciplinario que se va a encargar de cada área. Abogados jurídicos, contadores públicos y asesores legales son los que integran normalmente el grupo de trabajo, y cada profesional tiene a su cargo diferentes tareas.

¿Por qué contratar una gestoría laboral?
Comentarios