11.05.2021 |
El tiempo
martes. 11.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Incertidumbre y muchas dudas en el comercio ante la desescalada

Las medidas del plan de desescalada que ha anunciado el Gobierno han generado incertidumbre y muchas dudas entre los comerciantes de Cantabria. / J.RAMÓN
Las medidas del plan de desescalada que ha anunciado el Gobierno han generado incertidumbre y muchas dudas entre los comerciantes de Cantabria. / J.RAMÓN
Incertidumbre y muchas dudas en el comercio ante la desescalada
Las medidas del plan de desescalada que ha anunciado el Gobierno han generado incertidumbre y muchas dudas entre los comerciantes de Cantabria, que creen que la posibilidad de que los clientes acudan a comprar a sus tiendas mientras España siga en estado de alarma es "mínima".

"El comerciante tiene ganas de empezar a trabajar pero con ciertas garantías de que la situación puede ser mínimamente viable", ha dicho hoy Efe el secretario general de la Federación de Comercio de Cantabria Coercan, Gonzalo Cayón.

El sector, explica, tiene "muchísimas dudas", sobre las fechas de reapertura, el funcionamiento de la cita previa, las medidas sanitarias que tiene que tomar o la situación de los trabajadores, y está a la espera de que el Gobierno de España las aclare.

Pero Cayón recuerda que está planteando ya reaperturas, como las de las peluquerías, par el próximo lunes, 4 de mayo. Y a su juicio "abrir un negocio en esta circunstancias no es doce horas antes te digo como lo tienes que hacer".

"Cada sector es diferente, podrá adoptar o no una serie de medidas y sobre todo se ha dado una fecha, el 4 de mayo, en la que no se sabe si van a reabrir las peluquerías o el comercio minorista en general", explica.

Y añade que "no hay que olvidar que el 4 de mayo estamos todavía en estado de alarma, la gente no es libre de moverse por las calles y la posibilidad de que vaya a comprar al comercio minorista todavía será mínima", advierte

En su opinión "lo lógico y normal es que exista una paridad, que los comercios minoristas puedan abrir cuando la gente pueda salir a la calle a hacer su vida normal, dentro de las limitaciones sanitarias".

Los comerciantes temen que en las primeras semanas o incluso en los primeros meses tras la reapertura las ventas van a ser difíciles porque "hay que quitar ese miedo de los clientes a entrar en un espacio cerrado".

"Y si lo limitas aún más indicando que estás en estado de alarma la gente todavía va a aprovechar menos a acudir a los negocios a hacer compras", subraya.

En Coercan han recibido muchas llamadas en los últimos días de asociaciones y de comerciantes preguntando cuestiones que no sabe responder. Para empezar cómo va a acudir la clientela si el estado de alarma se va a prolongar al menos hasta el 11 de mayo y la gente solo puede salir a pasear o hacer deporte durante una hora.

Tampoco saben qué va pasar con las medidas de protección: si tienen que invertir un dinero en mascarillas y geles, si el cliente tendrá derecho a una mascarilla al entrar en la tienda o debe traerla desde casa, o que método hay que utilizar para desinfectar una peluquería.

"Son cosas muy pocos claras y que crean una sensación a veces hasta de angustia, sobre todo en aquellos comerciantes que están en una situación muy complicada porque llevan ya tiempo sin facturar, tienen trabajadores por cuenta ajena y algunos incluso no han cobrado la prestación por parte del Sepe", explica.

Cree que lo primero es saber qué medidas hay que adoptar y que todos los comerciantes puedan acceder a ellas. La federación ya ha pedido que el Gobierno regional o los ayuntamientos les ayuden aportándoles el primer "kit" de mascarillas y geles.

Y también desconocen qué pasaría si un negocio no tiene la posibilidad de proporcionarlas, si tendría que cerrar o sería sancionado.

A esas incertidumbre se suma la laboral, teniendo en cuenta que hay empresas que tienen a sus trabajadores con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo.

"Entendemos que a medida que haya una recuperación económica que todos deseamos, lo que tiene que existir es una facilidad para que el trabajador se vaya reincorporando a la empresa y que los gastos salariales no supongan que se tenga que ir al cierre de negocios", señala Cayón.

Recuerda que también hay medidas de apoyo en el estado de alarma del los gobiernos de España y de Cantabria y que "en el momento en que se diga que se puede abrir posiblemente todas esas medidas se suprimirán".

Lo que el sector pide es que se haga de manera progresiva, para no condenar al cierre a muchos negocios que ya han sufrido mucho con el parón de actividad de las últimas semanas. 

Incertidumbre y muchas dudas en el comercio ante la desescalada
Comentarios