03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

CASO POPULAR

El expresidente del Santander España testifica el jueves por compra del Popular

El expresidente del Santander España Rodrigo Echenique.
El expresidente del Santander España Rodrigo Echenique.
El expresidente del Santander España testifica el jueves por compra del Popular
El expresidente del Santander España Rodrigo Echenique declara el próximo jueves como testigo ante la Audiencia Nacional en el marco de la causa que investiga a los dos últimos equipos gestores del Banco Popular, incluidos sus expresidentes Ángel Ron y Emilio Saracho.

La comparecencia de Echenique, que acudirá en persona a la sede judicial, girará en torno a los detalles del proceso de compra del Popular, entidad que, tras ser intervenida por la Junta Única de Resolución (JUR) europea el 7 de junio de 2017, fue adquirida por el Santander al precio simbólico de un euro.

Su declaración se celebrará justo una semana después de que la presidenta del grupo, Ana Botín, negara haber recibido presiones del Gobierno o del Banco de España para hacerse con el Popular, y defendiera una operación que tuvo como coste para su entidad una ampliación de capital de 7.000 millones de euros.

Botín reconoció que en mayo de ese año recibieron una invitación para participar en la venta privada del Popular, un proceso en el que pudieron intervenir Echenique y sus equipos.

Sin embargo, tras analizarlo detenidamente y pese a comprobar que la entidad cumplía con las ratios normativas, constataron que, por entonces, no era posible una compra en condiciones de mercado.

Con todo, la presidenta del Santander admitió que sí que contemplaron una posible adquisición en caso de que el Popular fuese intervenido por las autoridades, un escenario que tuvo lugar apenas quince días después.

NI PRIORITARIO NI INMEDIATO

Durante su intervención en la comisión del Congreso sobre el origen de la crisis financiera, Echenique explicó que aunque seguían muy de cerca la evolución del Popular, éste "no era un objetivo prioritario ni inmediato".

También afirmó que el banco "no valía nada", y rechazó cualquier conspiración para quedarse con él por un euro.

El ahora presidente del patronato y de la comisión ejecutiva de la Fundación Santander añadió que el proceso fue el mejor posible ya que tuvo coste cero para el contribuyente, dio estabilidad al sistema financiero, y permitió a los clientes del Popular mantener íntegramente sus depósitos, algo que hubiese estado en peligro en el caso de liquidación.

"Sólo Santander se permitió evitar esa liquidación y los efectos que habría tenido en el mercado español", sentenció.

La causa comenzó en octubre de 2017, con la admisión a trámite de varias querellas contra los dos últimos presidentes del Popular, Ángel Ron y Emilio Saracho, sus respectivos consejos de administración, el socio auditor de las cuentas y la firma PwC, por varios delitos societarios.

Se abrieron entonces dos piezas separadas, la primera que investiga al equipo de Ron por la ampliación de capital de 2.500 millones de euros que acometió la entidad en 2016, y una segunda sobre los 108 días de mandato de Saracho, que se centra en un posible delito de manipulación del mercado con noticias falsas para hacer caer el valor de la cotización. 

El expresidente del Santander España testifica el jueves por compra del Popular
Comentarios