05.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

CRIPTOMONEDAS

El cambio en Ethereum que podría transformar las criptomonedas para siempre

Foto de Kanchanara en Unsplash
Foto de Kanchanara en Unsplash
El cambio en Ethereum que podría transformar las criptomonedas para siempre

El ascenso de Ethereum (ETH), una de las criptomonedas más populares, ha sido un evento interesante para los inversores en los últimos años.

Sin embargo, desde el desplome de las criptomonedas de este año, la moneda ha luchado, como muchas otras, por mantener su éxito.

Los creadores de ETH tienen grandes planes que podrían impulsar otra subida, pero también puede haber grandes consecuencias.

El éxito de Ethereum hasta el momento

Naturalmente, Bitcoin ha dominado la escena de las criptomonedas desde su creación en 2009. Al ser la criptomoneda original, es la de mayor valor, la que más usos tiene y la que generalmente se considera la moneda digital pionera.

No obstante, Ethereum representa sin duda la mejor alternativa, siendo la principal altcoin. Es la moneda digital preferida en el mundo de los contratos inteligentes y los NFT, además de tener múltiples usos en el mundo del comercio y el entretenimiento. Un ejemplo son las máquinas tragamonedas digitales. Los casinos compatibles con Ethereum son una alternativa popular a los casinos de PayPal, y a cualquier otro tipo de casino en línea que normalmente acepte monedas fiduciarias. Se puede incluso reservar vuelos con ETH o comprar comida.

Pero a pesar del éxito de Ethereum, que también ha atraído la inversión de grandes empresas financieras, el desplome de la criptomoneda en 2022 ha provocado un fuerte nerviosismo en muchos inversores.

Tanto es así que sus ingenieros están planeando un curso de acción drástico para impulsar la moneda y volver a ponerla en marcha.

Desconexión de las plataformas

Hasta ahora, Bitcoin y Ethereum han funcionado con el sistema de minería proof-of-work (POW) o prueba de trabajo para generar nuevas monedas. El uso de grandes cantidades de energía ha generado críticas por ser perjudicial para el medioambiente, lo que ha provocado un descenso en su popularidad.

Los responsables de ETH llevan tiempo planeando abandonar este sistema y sustituirlo por un sistema proof-of-stake (POS) o prueba de participación, mucho más eficiente desde el punto de vista energético. El actual sistema Eth2, por ejemplo, ha existido durante algún tiempo como una entidad separada, pero esto ha causado un conflicto entre ambos.

¿La solución? Fusionar los dos para que todo el sistema se convierta en una versión más respetuosa en términos de uso de energía.

Hasta la fecha, el gran acontecimiento está previsto para el 15 de septiembre. Esto implicará “apagar las plataformas” en el sistema POW y realizar la fusión.

Aunque esto se retrase, lo que sí sabemos es que va a ocurrir de una forma u otra. Y será pronto.

¿Qué pasará después?

El gran evento irá en una de dos direcciones: todo seguirá como siempre, excepto que las emisiones de carbono del ecosistema ETH caerán dramáticamente de un día para otro. Bitcoin será entonces la única moneda que quede en el destructivo esquema POW.

Pero es un gran riesgo. El cambio podría poner en jaque a algunas de las mayores instituciones de la industria de ETH y podría incluso provocar una guerra entre el viejo y el nuevo mundo del sistema. Esto tendría consecuencias nefastas, y nadie sabe cuánto tiempo tardaría en recuperarse, si es que lo hace. Después de todo, es la primera vez que ocurre.

Parte de la razón del caos potencial podrían ser los “forks”, o bifurcaciones, de Ethereum, que actúan literalmente como engranajes del sistema. Estos serían creados por entusiastas en un intento de mantener vivo el sistema POW y dificultarían las funciones del nuevo sistema. Podemos ver los equivalentes de Bitcoin en Bitcoin Cash y Bitcoin Gold: versiones alternativas, o “hard forks”, creadas para respaldar la original.

Pero estas bifurcaciones tendrían dificultades gracias a los persistentes mineros de ETH. Después de haber invertido años de trabajo en el sistema, no pueden permitirse el lujo de verlo fracasar ahora, porque tienen valiosos activos invertidos en él.

Desde el primer día del cambio, defenderán a capa y espada el nuevo sistema POS, y son muchos los que esperan que tenga éxito.

Un nuevo mundo para los usuarios de ETH

El día después del gran cambio, los usuarios de ETH descubrirán que tienen dos saldos, uno en cada tipo de blockchain. Si tienen un contrato inteligente, descubrirán que ahora tienen dos, además de que habrá versiones POW y POS de los NFT.

Aunque muchas de estas versiones pueden coexistir pacíficamente, hay una gran posibilidad de que surjan conflictos. Los NFT originales, por ejemplo, pueden perder valor debido a la existencia de una versión no oficial por la que los compradores pueden pagar mucho menos. La confusión entre los usuarios habituales también puede provocar un descenso en el uso de ETH.

Además, muchas personas pueden sentirse desanimadas por el hecho de que el nuevo sistema signifique potencialmente una menor descentralización. La “DINO” (descentralización solo de nombre, por sus siglas en inglés) es un temor generalizado entre los defensores de la POW, que creen que la naturaleza del sistema POS hará que el poder de la red pase a manos de los que tienen más dinero, o de las instituciones financieras.

Obviamente, esto amenazaría uno de los principios básicos de las criptomonedas y podría suponer la muerte de las monedas digitales en general.

Por muy preocupante que resulte para los entusiastas de las criptomonedas, parece que les espera un mundo nuevo con oportunidades inexploradas.

El cambio en Ethereum que podría transformar las criptomonedas para siempre
Comentarios