11.08.2020 |
El tiempo
martes. 11.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La alta cocina pide un plan Marshall al Gobierno

Los chefs con estrella Michelin se muestran dispuestos a encabezar una campaña mundial en defensa de la gastronomía española basándose en la gran calidad de los productos nacionales

El Cenador de Amos, con tres Estrellas Michelín.
El Cenador de Amos, con tres Estrellas Michelín.
La alta cocina pide un plan Marshall al Gobierno

EFE / MADRID

Los cocineros Ferran Adriá, Martín Berasategui, Joan Roca, Ángel León, Andoni Luis Aduriz y Susi Díaz han reclamado al Gobierno un plan Marshall para el sector de la gastronomía, desde los productores al pequeño bar, y «empatía» para reflotarlo ante la situación generada por la pandemia.

En una rueda de prensa virtual convocada por Hostelería de España, que ha incluido el minuto de silencio en memoria de las víctimas, estos representantes de la alta cocina en España han tomado la voz en nombre de este «heterogéneo» sector, que abarca producción, distribución, bares, cafeterías, pastelerías, restaurantes tradicionales y de alta cocina para recordar su aportación económica, cultural y social.

El 33 % del PIB y 3,7 millones de trabajadores, ha recordado Susi Díaz, con una estrella Michelin en La Finca (Alicante), y fuente de «prestigio internacional», ha subrayado Ferran Adriá, a lo que Ángel León, con cuatro estrellas repartidas entre Aponiente y Alevante, en la provincia de Cádiz, ha apostillado que es «triste» tener que recordar «lo que supone la hostelería», porque de los 83 millones de turistas de España, 12 acuden motivados por su gastronomía.

Por ello, además de la «empatía» al Gobierno solicitada por Joan Roca, del ‘triestrellado’ El Celler de Can Roca (Girona) y varias veces considerado Mejor Restaurante del Mundo, Andoni Luis Aduriz (Mugartiz, Guipúzcoa), con dos estrellas y en el puesto 7 del ránking mundial, ha hecho hincapié en la necesidad de ese plan Marshall, que ya han emprendido Francia o Italia, que «atienda las necesidades de cada nicho de este amplio sector».

«Solos no vamos a poder y es importante ese plan», ha manifestado Aduriz, quien ha recordado la dependencia del turismo internacional de los restaurantes de alta cocina, en su caso un 80 % de clientes de 70 diferentes nacionalidades.

«No sabemos si, aunque se abra España al turismo internacional en julio, vendrán. Prevemos un aterrizaje a cierta normalidad a largo plazo, pero abriremos por responsabilidad hacia la imagen del sector y los trabajadores, aún sabiendo que perderemos dinero», ha dicho.

También ha subrayado la importancia económica del turismo gastronómico, «cuyo gasto supera a la media en un 20 por ciento».

«La gastronomía trasciende a la industria: es cultura, es país, es mediadora con el sector primario. Es triste tener que recordarlo», ha añadido.

Martín Berasategui, el cocinero de habla hispana con más estrellas Michelin, ha recordado a las instituciones que la gastronomía «se ha dejado la piel» en construir este faro económico y de reputación internacional, por lo que ha pedido al Gobierno que se ponga «en el pellejo de los hosteleros».

Joan Roca ha transmitido la voluntad del sector de contribuir con las administraciones públicas en la búsqueda de estrategias para sacarlo adelante, con retos como «mejorar la formación» porque en 2019 la hostelería «contrató a 350.000 jóvenes, muchos de ellos como camareros, profesión que tenemos que dignificar».

Ese Plan Marshall, que evoca al impulsado por Estados Unidos para ayudar a Europa tras la Segunda Guerra Mundial, contempla medidas básicas como la flexibilización de los ERTE y su ampliación hasta el fin de 2020, que el Estado aumente al 90 % el aval de los créditos ICO, reducción del IVA a la hostelería al cuatro por ciento o bonos para fomentar el gasto local, como han hecho otros países europeos, entre otras.

«Vamos tarde, Francia se levantó antes y fue muy tajante. Pero hace un mes en España había un miedo terrible ante la pandemia y los cocineros hemos tenido mucho respeto a lo que pasaba en los hospitales y no queríamos ser protagonistas», ha apuntado Ángel León.

Desde Hostelería de España, plataforma que integra a los 315.000 establecimientos del sector, se han anunciado hoy varias campañas como la de ofrecer las sillas vacías de los restaurantes al Gobierno para sentarse a dialogar o entregar mañana en todas las Delegaciones del Gobierno cartas con sus reclamaciones.

Los cocineros se han ofrecido, a instancias de Ferran Adriá, a participar de forma gratuita en campañas de relanzamiento de la gastronomía española en el país y en el extranjero, mientras que el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, se ha comprometido a impulsar un «proyecto interno dedicado a la alta cocina» que implique a administraciones nacionales, autonómicas y locales debido a su peso en la economía y el turismo.

Ferran Adriá ha agradecido también a quienes han abierto sus locales o planean hacerlo a corto plazo: «Son unos valientes y hay que darles las gracias porque van a ser la referencia».

La alta cocina pide un plan Marshall al Gobierno
Comentarios