03.12.2021 |
El tiempo

Cantabria traineras. ‘La Marinera’ se queda

La trainera castreña volvió a ser ayer la más rápida tras un gran último largo, por lo que ganó el playoff y, con él, la permanencia | Camargo tendrá que esperar a que Kaiku o Getaria suban

‘La Marinera’ volvió a ser ayer la mejor y logró el billete para la ARC 1 del 2022.
‘La Marinera’ volvió a ser ayer la mejor y logró el billete para la ARC 1 del 2022.
Cantabria traineras. ‘La Marinera’ se queda

Ya está, se acabó el juego en la ARC. Cada uno tiene ya lo suyo y las dos traineras cántabras que cayeron al agujero del playoff ocuparon los dos primeros puestos. De lo malo, lo mejor. ‘La Marinera’ se garantizó un billete para seguir compitiendo el próximo año en la ARC 1 mientras que Camargo tendrá que esperar. En concreto, necesita que Kaiku o Getaria consigan el ascenso a la ACT en la doble cita con la que terminará el año traineril contra los gallegos de Tirán, Meira y Bueu. A la ‘Virgen del Carmen’ le vale con que sólo uno de los dos representantes de la ARC 1 consigan su objetivo, lo que tampoco parece descabellado teniendo en cuenta el nivel que ha mostrado dicha competición este verano. Con todo, va a haber que esperar. Y la agonía durará tres semanas. Es como si a Camargo se le fuera a parar el tiempo.

No será algo nuevo para la ‘Virgen del Carmen’, que ya vivió una situación semejante la última vez que había disputado el playoff de la ARC. Lleva esa costumbre consigo, como el sufrimiento. Porque los vaivenes que vivieron ayer a bordo de la trainera verde fueron tremendos. Pasaron de soñar con dar el ‘sorpasso’ a ‘La Marinera’ a ver incluso peligrar la segunda plaza final en menos de diez minutos. Menos mal que corrigieron a tiempo, que no profundizaron en la cuesta abajo que experimentaron en el segundo y el tercer largo y que al final mantuvieron el tipo.

Porque a Camargo no le sobró prácticamente nada. Sólo cuatro segundos. Ayer se vio sorprendido por Hondarribia B, que ya había advertido de sus peligrosas intenciones el día anterior. Entonces, los guipuzcoanos llegaron a navegar con tiempos cercanos a los de los cántabros aunque sucumbieron a última hora. Ayer no. Se la jugaron y terminaron parando el cronómetro antes que los entrenados por Pedro Gabantxo. El bote vasco fue segundo, sólo por detrás de ‘La Marinera’, que se llevó su propio susto, y esto quiere decir que hondarribitarras y camargueses terminaron empatados a cinco puntos. A partir de ahí, hubo que mirar a la acumulación de tiempos para desempatar.

Menos mal que Camargo había avanzado a buen ritmo el día anterior y que le había sacado ocho segundos a su contrincante guipuzcoano, ya que ayer sólo le sobraron cuatro. Y lo peor de todo es que esa renta se había reducido casi a su mínima expresión a falta de sólo un largo para terminar. El último giro lo hizo Hondarribia B en 16.11 y la ‘Virgen del Carmen’ en 16.16. La renta era sólo de tres puntos a esas horas. Y los vascos iban a más y los cántabros a menos, por lo que se mascaba la tragedia.

La sangre no llegó al río. Menos mal. El drama habría sido mayúsculo tras ver el primer largo al que había dado forma Camargo. Los entrenados por Pedro Gabantxo habían salido a romperla, sin conformarse con mantener bajo control a Hondarribia B y con el objetivo de ser más de tres segundos mejor que Castro para no tener que esperar a dentro de tres semanas para tener la certeza de que competirán en ARC 1 el próximo verano. Y dieron todo un golpe encima de la mesa al girar por vez primera cinco segundos antes que la trainera local y siete que Hondarribia B. Nadie se habría atrevido a vaticinar en ese momento que este último se iba a convertir en su peor pesadilla.

Las dos traineras cántabras sumaron un solo cambio a sus tostas respecto al día anterior. En Camargo, la juventud de Isma Rodero dio descanso a la veteranía de José Ramón Fernández. En Castreña, fue Iker Castillo quien ocupó el sitio de Pablo Soba. Esto último es un decir, porque, aunque sólo hubo una cara nueva a bordo de ‘La Marinera’, lo cierto es que Quique Vitoria cambio a media tripulación de sitio. Fue una alineación similar a la que firmó una notable remontada entre las dos regatas ligueras de Brazomar y la de Plentzia. Es decir, que fue un equipo que el entrenador consideró más marinero. Y lo cierto es que le funciona.

La trainera roja no se puso nerviosa al sentir la amenaza de la verde. Se dedicó a esperar su momento. La mantuvo bajo control en los dos largos siguientes y vio pasar su cadáver en el último. Ni siquiera tras verse tercero al cruzar el ecuador de la regata entraron las prisas ni la ansiedad. Aquello daba motivos para encender la luz de alarma, pero esperaron a activarla.

La situación era peligrosa al paso por la segunda ciaboga, ya que Castro era tres segundos peor que Camargo y seis que Hondarribia B. Aún tenían margen los de casa porque el día anterior habían sido casi una docena de segundos más rápidos que los guipuzcoanos, pero quedaba la mitad de la prueba y, si seguían las cosas así, incluso podían terminar terceros el playoff. Lo amenaza estuvo en todo momento ahí, pero a bordo demostraron tener fe y seguridad en su remada. Y en la popa se mantenía el joven Markel Lujua a pesar de lo movida que se mostró ayer Brazomar por ese persistente nordeste que lo levanta todo.

Castro esperó al momento de la verdad, al último viaje de vuelta, para asestar su golpe. Para cuando giró por última vez, ya era un segundo mejor que Camargo pero Hondarribia B, que había volado en la primera de las dos ocasiones en las que había tocado empopar, estaba a cuatro. Los vascos querían volver a coger la tabla de surf para soñar con una remontada imposible pero se encontraron con la mejor versión de ‘La Marinera’ sobre las olas. Tanto es así, que completaría esos metros finales seis segundos más rápido para ser dos mejor en meta. Los castreños mantuvieron el tipo en su propia casa, donde todo le sale redondo últimamente, y la ‘Virgen del Carmen’ manejó su renta para no pasarlo demasiado mal. Tuvo que conformarse con el segundo puesto, pero no parece malo.

Cantabria traineras. ‘La Marinera’ se queda
Comentarios