26.01.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

EUROPA OMICRON

Ómicron ya restringe libertades en varios países europeos mientras continúa detectándose casos

Control de viajeros en el aeropuerto de Colombo, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/CHAMILA KARUNARATHNE
Control de viajeros en un aeropuerto, EFE
Ómicron ya restringe libertades en varios países europeos mientras continúa detectándose casos

La variante ómicron de Covid-19 ha vuelto a restringir la actividad social en varios países europeos, mientras que cada vez son más los que blindan sus fronteras frente a los vuelos procedentes de países de África austral para intentar frenar el aumento de los contagios.

Países Bajos está ya en confinamiento nocturno para las actividades no esenciales, el Reino Unido reintroducirá el martes mascarillas en tiendas y transporte e Israel se ha convertido en el primer país del mundo en reintroducir la prohibición de entrada al país de los extranjeros. Mientras tanto, siguen apareciendo casos de la variante ómicron: las autoridades sanitarias de Países Bajos han confirmado la presencia de al menos 13 casos entre los 61 pasajeros que dieron positivo el pasado viernes tras aterrizar en el aeropuerto de Ámsterdam en dos vuelos procedentes de Sudáfrica. Las mascarillas volverán a ser obligatorias en comercios y el transporte público en Inglaterra a partir de mañana martes, indicó el ministro de Sanidad, Sajid Javid, lo que supone una importante «marcha atrás» con respecto a la eliminación de las restricciones del pasado mes de julio. Ese mismo día se pedirá a los viajeros vacunados que se hagan un test PCR, y no de antígenos, a su regreso al Reino Unido.

Javid dijo que la situación «no está ni de lejos» tan mal como para pedir trabajar desde casa o reintroducir la obligación de mantener la distancia personal o reducir el contacto social.

Desde las 05.00 hora local (04.00 GMT) de la pasada madrugada, los holandeses vuelven a la distancia interpersonal y el uso obligatorio de mascarillas en la hostelería, los cines y teatros, además de otros espacios cerrados de acceso al público. Los comercios, la hostelería y otros lugares considerados actividades no esenciales como los gimnasios, las piscinas o los museos deberán cerrar máximo a las 17.00 hora local (16.00 GMT). Se salvan de esta restricción los supermercados, farmacias y gasolineras, que podrán cerrar a las 20.00 horas (19.00 GMT).

De todas las medidas de blindaje fronterizo, la de Israel es la más tajante: vuelve a cerrar sus fronteras a todos los extranjeros durante dos semanas para contener la propagación de la variante ómicron de la covid-19 y se convierte así en el primer país del mundo en hacerlo.

El gabinete interministerial de coronavirus decidió el cierre de los aeropuertos a vuelos internacionales de todo el mundo, así como reimponer la cuarentena obligatoria a los israelíes que regresen al país.

Pero además, Filipinas ha sido el primer país que impide la entrada no solo a los extranjeros que en las dos últimas semanas hayan estado en siete países africanos (Sudáfrica, Botsuana, Namibia, Zimbabue, Lesoto, Suazilandia y Mozambique), sino que incluye además a países europeos (siete en total: Austria, la República Checa, Hungría, Países Bajos, Suiza, Bélgica e Italia).

Indonesia y Nueva Zelanda también han decidido restringir la entrada de viajeros extranjeros procedentes de países de África austral.

Los casos de la variante Ómicron siguen detectándose en varios países. Las autoridades sanitarias de Países Bajos han confirmado domingo la presencia de al menos 13 casos de la nueva variante entre los 61 pasajeros que dieron positivo el pasado viernes tras aterrizar en el aeropuerto de Ámsterdam en dos vuelos procedentes de Sudáfrica.

El Instituto de Salud Pública (RIVM) está analizando este fin de semana las muestras recogidas a 61 de los 624 pasajeros que llegaron el viernes de Johannesburgo y Ciudad del Cabo, aunque la investigación de las demás pruebas positivas continúa por lo que los casos de la nueva variante pueden aumentar.

El ministro israelí de Salud confirmó un primer caso de contagio con la nueva variante -un ciudadano israelí procedente de Malawi- y en estos momentos hay al menos otros siete casos sospechosos de estar infectados con la ómicron.

Australia confirmó sus dos primeros casos tras analizar la secuencia del virus de dos pasajeros provenientes del sur de África que habían dado positivo. Dos pasajeros que aterrizaron el pasado 24 de noviembre en el aeropuerto de Múnich, procedentes de Sudáfrica, fueron confirmados, mediante PCR, como infectados con la variante ómicron del coronavirus.

El Instituto Superior de Sanidad (ISS) de Italia informó de que ha localizado un caso «atribuible» a la cepa ómicron del coronavirus detectada en Sudáfrica y que está sometiendo la prueba a una nueva confirmación.

Redacción Internacional, 27 nov (EFE).- Aumenta el número de países que intentan blindarse frente a ómicron, la nueva variante de coronavirus, con la prohibición de vuelos desde las naciones de África austral donde se cree que ya circula, aunque también se incrementan las sospechas de que dicha variante puede haber llegado ya a otras zonas.

Mientras tanto, el Gobierno sudafricano se siente "castigado", ya que considera que las restricciones a los vuelos procedentes de su territorio en el fondo lo que hacen es penalizar su avanzada capacidad para detectar variantes más rápido que otros.

La variante ómicron, que ha llevado a muchos países a suspender los vuelos con África austral, preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el alto número de mutaciones que presenta, pues en apenas dos semanas se han detectado ya una treintena, con casos confirmados no sólo en Sudáfrica sino también en la vecina Botsuana, en Hong Kong o en Bélgica.

Al menos 61 pasajeros de dos vuelos procedentes de Sudáfrica han dado esta noche positivo en coronavirus después de aterrizar en Ámsterdam, donde se les sometió a una PCR al llegar a Países Bajos cuando ya entró en vigor la prohibición de vuelos desde países del sur de África, aunque todavía se está estudiando si portan la nueva variante ómicron.

Un equipo sanitario acudió al aeropuerto de Ámsterdam, donde había aterrizado un vuelo procedente de Johannesburgo y otro de Ciudad del Cabo, para someter a sus 600 pasajeros a un test, en aplicación de una restricción neerlandesa del tráfico aéreo procedente del sur de África por temores a la nueva cepa.

Los pasajeros contagiados están aislados en un hotel cercano al aeropuerto, mientras se analiza si lo están con la nueva variante.

Aunque el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, ha subrayado que la nueva mutación todavía no había sido detectada oficialmente en Países Bajos, sí dijo que, por lo que se sabe de otras variantes, la situación puede cambiar con rapidez y por ello hay que "ralentizar la llegada de esta variante tanto como sea posible".

En Alemania también están alerta: la variante ómicron muy probablemente ha llegado ya al país, según ha informado el ministro de Asuntos Sociales del estado federado de Hesse, Kai Klose, porque han sido detectadas mutaciones características en un viajero procedente del África austral.

"Un viajero procedente de Sudáfrica presentaba anoche varias mutaciones características de ómicron. Existe por lo tanto una sospecha elevada. La persona en cuestión se encuentra en aislamiento domiciliario", precisó el ministro.

MÁS PAÍSES SE BLINDAN

Más países se siguen sumando a la UE y EE.UU. a la hora de restringir viajes procedentes de la zona de África austral donde se cree que circula la nueva variante.

Australia anunció este sábado que restringirá la entrada en su territorio a viajeros que hayan visitado en las últimas dos semanas nueve países africanos.

El Ministerio de Salud indicó en un comunicado que la medida, de aplicación inmediata, supone la prohibición de entrada en el país para aquellos viajeros no australianos ni residentes que hayan visitado en los últimos 14 días Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto, Suazilandia, Malaui, Mozambique o las Islas Seychelles.

"Si las pruebas médicas muestran que hacen falta más acciones, no dudaremos en tomarlas. Y eso podría implicar reforzar o expandir las restricciones", dijo a los medios el ministro de Salud, Greg Hunt.

También Turquía. A causa del aumento de casos de la nueva variante del coronavirus, "no se dará permiso de entrada a partir de esta noche a quienes lleguen a nuestro país por tierra, mar, aire o ferrocarril desde Botsuana, Sudáfrica, Mozambique, Namibia y Zimbabue", tuiteó el ministro de Salud, Fahrettin Koca.

Khairy Jamaluddin, ministro de Salud de Malasia, anunció en su cuenta de Twitter que a partir de este sábado los malasios no podrán viajar a Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto, Sualizandia y Mozambique, y que los viajeros no nacionales ni residentes que hayan pisado esos países en los últimos 14 días tienen prohibida la entrada en el país.

El Gobierno de Brasil informó este viernes de que cerrará sus fronteras aéreas a partir del lunes próximo a viajeros procedentes de Sudáfrica, Botsuana, Lesoto, Namibia, Zimbabue y Esuatini (antigua Suazilandia), según explicó el ministro de la Presidencia, Ciro Nogueira.

Además de Brasil, la República Dominicana y Guatemala han anunciado que restringen los viajes a países de África austral.

SUDÁFRICA SE SIENTE CASTIGADA

El Gobierno de Sudáfrica afirmó este sábado que la cascada de prohibiciones internacionales drásticas tras la detección de la variante ómicron es "como castigar" al país por su avanzada vigilancia científica.

"Esta última ronda de prohibiciones de viaje es como castigar a Sudáfrica por su avanzada secuenciación genómica y por su capacidad para detectar variantes más rápido. Una ciencia excelente debería ser aplaudida, no castigada", subrayó el Ejecutivo sudafricano este sábado a través de un comunicado de su Ministerio de Relaciones Internacionales y Cooperación.

Ómicron ya restringe libertades en varios países europeos mientras continúa detectándose casos
Comentarios