08.08.2022 |
El tiempo

¿SUMISIÓN QUÍMICA?

Todos los atendidos por los supuestos pinchazos dieron negativo en sustancias tóxicas

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, que ha reiterado su llamamiento a la «prudencia» y a no crear «alarmas innecesarias» que «vienen mal a la ciudad» | Las pruebas realizadas a chicos y chicas no dieron positivo en sustancias tóxicas | Cuatro han interpuesto denuncia ante la policía P5

Público asistente a los conciertos que se han celebrado en Santander en la campa de la Magdalena, donde ocurrieron los ‘pinchazos’. / David Antistuart
Público asistente a los conciertos que se han celebrado en Santander en la campa de la Magdalena, donde ocurrieron los ‘pinchazos’. / David Antistuart
Todos los atendidos por los supuestos pinchazos dieron negativo en sustancias tóxicas

Once jóvenes que estuvieron en el festival de Reggaeton de Santander se acercaron al Hospital de Valdecilla tras creer haber sido víctimas de «pinchazos» y cuatro de ellos han interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional, que confirma a Efe que ninguno de los 11 ha dado positivo en sustancias tóxicas.

Fuentes de la Policía Nacional han precisado que en un primer momento se atendió a cinco personas, entre las que había chicas y chicos, que se encontraban mareados o con otros síntomas y que creían haber recibido un «pinchazo».

Las pruebas realizadas a esos jóvenes no dieron positivo en sustancias tóxicas, así como las llevadas a cabo en Valdecilla a las otras 7 personas que también se acercaron al considerar que habían sido «pinchadas» y que tenían algún síntoma susceptible con los casos de supuesta «sumisión química» que se están produciendo también en otras comunidades, aunque en todos ellos sin detectar tóxicos a las víctimas.

Las mismas fuentes aseguran que de las cinco personas atendidas en un primer momento por los agentes que se encontraban en la campa de La Magdalena, donde se celebró este domingo el festival de Reggaeton, cuatro han interpuesto denuncia ante la Policía Nacional, que investiga desde el primer momento estos hechos.

El resto de personas que supuestamente sufrieron los «pinchazos» se dirigieron directamente al Hospital de Valdecilla, donde se les realizaron pruebas tóxicas que dieron negativo en todos los casos, han explicado las mismas fuentes.

NO CREAR «ALARMAS INNECESARIAS». La prensa ha vuelto a preguntar sobre este hecho a la alcaldesa de Santander, Gema Igual, que ha reiterado su llamamiento a la «prudencia» y a no crear «alarmas innecesarias» que «vienen mal a la ciudad».

La regidora ha recordado que es la Policía Nacional quien está a cargo de la investigación y ha afirmado «estar contenta dentro de lo que cabe» porque no se ha detectado ninguna sustancia en los análisis de los afectados.

Igual ha reiterado su llamamiento a la prudencia hasta que no finalice la investigación y a que «no se creen alarmas que son innecesarias porque viene mal a la ciudad, porque viene mal a la Semana Grande, porque viene mal a quienes están en la calle, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado trabajando para que todos nos sintamos seguros, y porque viene mal para todos los negocios de hostelería, de turismo y comerciales». Cuestionada sobre esta práctica que parece extenderse por diferentes zonas del país, la alcaldesa --que solo conocía las cinco denuncias presentadas a la Policía pero no que once personas habían acudido a Valdecilla-- ha dicho que le «preocupa todo lo que pueda pasar en la ciudad. Me preocupa que todo lo que pase en la ciudad esté contrastado y me preocupa y muchísimo la seguridad y la imagen de la ciudad».

«Me preocupa todo lo que sucede en la ciudad, pero que también hay que saber dimensionar lo que ha sucedido y no depende de mí. Si hay una investigación abierta, qué menos que ser prudente y esperar», ha reiterado la regidora tras participar en el acto de conmemoración del genocidio del pueblo gitano durante la Segunda Guerra Mundial celebrado en la plaza del Ayuntamiento.

Tras presentar un festival de música en Torrelavega, el vicepresidente y consejero de Cultura de Cantabria, Pablo Zuloaga, ha pedido la «máxima responsabilidad» ante esos hechos, que ha calificado de «absolutamente repugnantes» y ha trasladado su apoyo a las víctimas. Zuloaga ha considerado que esas situaciones ponen de manifiesto «las necesidades de avanzar en materia de igualdad», aunque ha resaltado el trabajo de las fuerzas de seguridad y de las instituciones para ir en ese camino, aunque ha insistido en que esos «ataques son incomprensibles».

Qué es la sumisión química y qué hacer si te pinchan en una discoteca. El uso de sustancias químicas para aturdir a una víctima potencial de abusos no es, por desgracia, algo nuevo. El método habitual seguido por los perpetradores de esta conducta criminal ha venido siendo introducir algún tipo de aturdidor en la bebida, desde la famosa burundanga a cualquier líquido que pueda provocar una afectación a la consciencia o capacidad de la persona (en su inmensa mayoría, mujeres jóvenes en lugares de ocio) para resistir cualquier tipo de asalto. Sin embargo, en las últimas semanas se ha detectado una variante de estos hechos, que consiste en inocular esas sustancias a las víctimas por un pinchazo.

Las afectadas por esos episodios de sumisión química no tardan en notar mareos y malestares tras el pinchazo, que pueden acabar en pérdida de la consciencia. Además, cuando vuelven en sí suelen tener lagunas de memoria de varias horas, y no recordar por tanto qué pasó tras el pinchazo. Aunque los centros de diversión afirman haber aumentado las medidas de seguridad, incluyendo los tapavasos para evitar los intentos de meter algo en las bebidas, es un problema complicado de identificar con rapidez y eficacia. Por ello es fundamental que las personas afectadas tomen una serie de medidas de precaución y adopten ciertas pautas de comportamiento después de recibir el pinchazo, para que el problema no vaya a mayores.

La sustancia en cuestión no es siempre la misma, y tampoco es fácil de identificar cuando las asistencias médicas llegan a la afectada, sobre todo si ha pasado un buen rato desde el suceso, porque se absorben y eliminan con rapidez. Las más comunes son Rohypnol (flunitrazepan) y éxtasis líquido o GHB. Otras que suelen usarse son la citada burundanga o la ketamina. Como los efectos del pinchazo suelen llegar en aproximadamente 15 minutos, hay que reaccionar rápido cuando se empiecen a notar síntomas como aturdimiento, mareo, taquicardia o visión borrosa súbita.

Tras el pinchazo: buscar compañía y a urgencias. En ese momento, lo importante es no quedarse sola; hay que buscar el apoyo inmediato de amigos, informar a los responsables del establecimiento en el que haya ocurrido el hecho y llamar al 112 y a la policía. De ahí hay que acudir directamente a un servicio de urgencias; lo ideal es que las pruebas se hagan antes de que pasen 24 horas, para tener más información sobre las sustancias administradas. Si los análisis de sangre u orina no son concluyentes, el de un pelo sí puede serlo, por cierto. Además, como se usan agujas que probablemente ya hayan servido para otros asaltos, conviene que los análisis busquen también afecciones víricas, incluyendo el VIH.

Todos los atendidos por los supuestos pinchazos dieron negativo en sustancias tóxicas
Comentarios