17.01.2021 |
El tiempo
domingo. 17.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

"No se puede dejar tirada a la gente"

"No se puede dejar tirada a la gente"
El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha reclamado al Estado medidas económicas "excepcionales" ante la "grave" situación generada por el coronavirus, y ha estimado que la pandemia supondrá para Cantabria una recesión "un poco menor" del "10 por ciento" que calcula para el conjunto del país.

Tras participar en la conferencia telemática de presidentes autonómicos con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, Revilla se ha pronunciado así en una comparecencia retransmitida a través de las redes sociales del Gobierno de Cantabria.

Durante este encuentro ha insistido en que la Unión Europea debe aclarar si van a emitir bonos y, así, ha abogado por que en un plazo máximo de quince días haya una solución para este asunto.

En caso contrario, cree que debe ser el Gobierno central el que, por "su cuenta y riesgo", tome la decisión de emitir deuda, o bien que deje a las comunidades autónomas endeudarse ellas mismas.

"Una de esas fórmulas tiene que estar encima de la mesa antes de quince días", ha advertido, antes de añadir que si las autonomías no disponen de esa opción, habría servicios que se tendrían que dejar de prestar.

A su juicio la renta básica hay que implantarla "sí o sí porque no se puede dejar tirada a la gente" y, si no los ciudadanos no tienen para comer, ha vaticinado que habría "un estallido social".

Revilla ha destacado que en Cantabria se han dejado de ingresar otros 29,5 millones de euros por las medidas fiscales y moratorias adoptadas por la Administración regional.

Así, ha defendido que el Gobierno cántabro está haciendo todo lo que puede dentro de sus competencias. Sin embargo, ha dicho que no se pueden dejar de cobrar los impuestos porque "no se podría pagar nada, ni siquiera a los funcionarios, que son los que mantienen la actividad".

Además, ha planteado a Pedro Sánchez que, a partir de "finales de mayo o junio", se vaya "abriendo el confinamiento" con el fin de que durante el verano "se recupere algo de la catástrofe" que va a suponer esta situación para el turismo, que aglutina "el mayor ingreso" para España, como ha señalado.

Revilla es partidario de ir planificando una apertura "escalonada" del encierro porque, teniendo en cuenta que parece que "lo peor ha pasado", y siempre que haya seguridad, se debe permitir volver a hacer vida social para reactivar, por ejemplo, el turismo.

En este sentido considera también importante que ya a partir de la próxima semana se vaya a recuperar la obra pública porque muchos proyectos "se han quedado a medio hacer".

"Podemos acabar con el bicho, pero si no abrimos la economía, los ciudadanos morimos también con el bicho", ha enfatizado.

Preguntado por el "cheque de resistencia" habilitado por el Ejecutivo de Cantabria para ayudar a las empresas a afrontar sus costes fijos mientras permanezcan cerradas con motivo del estado de alarma, Revilla ha explicado que se han presentado unas 5.000 solicitudes para acogerse a esta ayuda.

Por ello, y aunque todavía se está estudiando cuáles cumplen los requisitos, Miguel Ángel Revilla ha subrayado que la partida habilitada de 10 millones de euros va a ser "insuficiente" y ha abogado por una ampliación de esa cuantía.

"No sería justo que, teniendo todos derecho y cumpliendo las condiciones, unos los reciban y otros no porque se haya adelantado alguno", ha agregado.

Cuestionado por si la dirección de Sniace ha contactado con él para reabrir la fábrica produciendo material sanitario de protección, Revilla ha confirmado que sí, y de hecho mantendrá este martes una nueva reunión con los accionistas minoritarios.

Sin embargo, lo ve "muy complicado" porque el interventor concursal le ha trasladado, por un lado que eso sería una medida excepcional que tendría que apoyar un juez, y por otro que reabrir Sniace costaría unos 6 millones de euros y, para que diera resultado la fabricación de este material, se tardarían cerca de cinco meses.

"No tiene buena pinta la cosa, es muy complicado. Ya me gustaría", ha lamentado. 

"No se puede dejar tirada a la gente"
Comentarios