18.10.2021 |
El tiempo

Marcano y compañía pretenden apropiarse el mérito del éxito del laberinto de Villapresente

Ayer tuvimos otro derroche de propaganda regionalista, y vimos al presidente de Cantabria con sus habituales, Marcano y demás políticos buscando la foto, para apropiarse de los méritos del trabajo de un empresario de Villapresente.
Captura de pantalla 2021-08-31 a las 4.56.31
Captura de pantalla 2021-08-31 a las 4.56.31
Marcano y compañía pretenden apropiarse el mérito del éxito del laberinto de Villapresente

Ayer tuvimos otro derroche de propaganda regionalista, esta vez en el laberinto de Villapresente. El presidente de Cantabria, M.A. Revilla y su consejero de Turismo e Industria, Marcano visitaron ayer el complejo verde.

Como siempre elogiaron las virtudes de esta construcción pero esta vez en su cuenta de Twitter, López Marcano se atribuyó el mérito de tan compleja obra. Aseguraba que "Se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de @cant_infinita" . 'Cantabria infinita', este slogan, asumido por la Comunidad Autónoma en 2003 a propuesta del entonces consejero de Cultura y Turismo, López Marcano, ha significado un activo para la propaganda turística de Cantabria.  

Pero hay que recordar la historia del empresario que se las ingenió para construir este bello emplazamiento de Cantabria, con valor y mucho amor. 

La crisis económica en la eurozona golpeó particularmente fuerte en Cantabria, y afectó mucho a Emilio Pérez Carral. Era forestal y tenía un negocio de venta de cipreses. Cuando llegó la crisis, se quedó con miles de árboles, pero en lugar de deshacerse de ellos, decidió hacer algo creativo: diseñó un laberinto y plantó los árboles. Comenzó el negocio con su hija, que tenía 20 años y también estaba desempleada. Esto fue en torno a 2013. 

El mérito es suyo y de su hija, que supieron adaptarse a los cambios de la vida y aprovecharon su potencial para crear esta empresa, que visitan cada día más turistas. Ahora es el laberinto más grande de España y uno de los más grandes de Europa. El tiempo que se tarda en rodear el laberinto realmente depende: hay un camino rápido, pero también puede llevar una hora y media llegar al centro. Si uno tiene suerte. Tiene más de 5 km de pasillos por recorrer.

Si te pierdes, Emilio, que vive cerca, forma parte del equipo de rescate. También hay salidas de seguridad en varios puntos, que le muestran cómo salir si es necesario. Aún no han perdido a nadie.

Es una idea tan bonita: resolver un problema con un proyecto sostenible. Emilio es un emprendedor local que con valor y destreza ha sabido reconvertirse. 

Marcano y compañía pretenden apropiarse el mérito del éxito del laberinto de Villapresente
Comentarios