31.10.2020 |
El tiempo
sábado. 31.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

EDUACIÓN

«Hay que hacer de la necesidad virtud»

El rector de la UC señala que hay que «dar un empujón» a la formación no presencial

El rector de la Universidad de Cantabria, Ángel Pazos. / EFE
El rector de la Universidad de Cantabria, Ángel Pazos. / EFE
«Hay que hacer de la necesidad virtud»

Consciente de que la pandemia va a traer dificultades económicas a las universidades españolas, el rector cántabro Ángel Pazos apuesta por «hacer de la necesidad virtud» para afrontar los efectos de la COVID-19, que, a su juicio, debe servir para «dar un empujón» a la formación no presencial, en la que ya se venía trabajando. En una entrevista telefónica con Efe, Pazos, que también preside la Sectorial de Docencia de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), aboga por que en el curso 2020-21 se comiencen a hacer «planes piloto» de enseñanza virtual, que sostiene que va a cobrar mucha más importancia en el ámbito académico. Se tiene que empezar a plantear, a su juicio, que una parte de la docencia que era presencial debe rotar hacia lo ‘online’, algo que por otra parte no coge desprevenidas a las universidades españolas, ya que -asegura- estaban en ello antes de la pandemia. Sin embargo, afirma que ahora hay que «dar un empujón claro» y diseñarlo, no de la noche a la mañana, como ha obligado la pandemia de la COVID-19, sino de una forma «más planificada» e incluyendo programas piloto de enseñanza a distancia.

«Deberíamos empezar a discutirlo el próximo curso sin la urgencia enorme que hemos tenido ahora, que ha sido pasar en 24 horas de docencia presencial a virtual sin tener preparación ni tiempo para hacerlo», opina el rector de la Universidad de Cantabria.

De cara al curso 2020-2021, Pazos augura que habrá una serie de medidas de seguridad que, «al menos durante el comienzo» del periodo lectivo, se tendrán que aplicar, y que vendrán derivadas de las que se están empezando a tomar ahora con motivo de la desescalada. Pazos es partidario de «hacer de la necesidad virtud». «Ya que hemos tenido que dar este empujón hacia la enseñanza y evaluación a distancia, pensemos en avanzar en ese camino», recalca.

más medios. Ese empujón se traducirá, según Pazos, en un esfuerzo por parte de las universidades en dotarse de más medios necesarios para afrontar el camino hacia lo ‘online’, en un momento en el que agrega que van a aparecer dificultades presupuestarias. Precisamente este es uno de los primeros asuntos que atendió la Universidad de Cantabria nada más decretarse el estado de alarma, la puesta a disposición de portátiles y conectividad a internet a alumnos que lo solicitaron. Pazos defiende que las universidades están más preparadas para lo virtual de lo que puede parecer.

Sin embargo, puntualiza que la docencia en línea tendrá «una serie de limitaciones» porque una parte de la enseñanza, sobre todo práctica, requiere presencialidad y, por tanto, «no toda la formación es susceptible de hacerse a distancia». La Sectorial de Docencia de la CRUE, recuerda Pazos, ya contaba con un grupo de trabajo «muy activo» sólo para la enseñanza a distancia, que ahora va a «tener todavía más que decir». El rector de la Universidad de Cantabria también alude a las dificultades económicas a las que se van a tener que enfrentar. «La situación económica del país va a ser muy difícil, como lo va a ser la captación de otros fondos de convenios y de investigación», advierte Pazos, quien espera «una reducción general» de los ingresos.

Ángel Pazos recuerda cómo la crisis económica anterior «golpeó muy fuerte» a las universidades, pero confía en que se haya aprendido la lección. «Debemos saber que el conocimiento, la ciencia y la investigación es justamente lo que no se puede parar en un momento como este», subraya. Por ello, sostiene que hay que mantener la financiación del conocimiento en las universidades. Las dos preocupaciones esenciales desde que comenzó la pandemia tanto de la CRUE como de la Universidad de Cantabria fueron garantizar que el curso se terminara y que ningún estudiante se quedara fuera del sistema por la brecha digital, lo que en su opinión se ha logrado. De esta forma, la UC ha decidido ampliar el segundo cuatrimestre y retrasar la evaluación a finales de junio, una decisión que según Pazos ha entendido la comunidad universitaria por la excepcionalidad de la situación, que ha obligado a redefinir los modelos.

Telebrabajo. Ángel Pazos, que apenas ha pisado el despacho durante el confinamiento desarrollando sus funciones como rector mediante teletrabajo, ve «impresionante» el trabajo de los sanitarios y, como doctor en medicina que es, -aunque no se ha dedicado al ámbito clínico- aboga por no caer en el riesgo de pensar que «el peligro ya ha pasado». Lo que le preocupa como médico, reconoce, es «la incógnita» de lo que sucederá con la desescalada, un proceso que, a su juicio, debe iniciarse, pero «con mucho cuidado», sabiendo que mientras no haya un tratamiento eficaz contra el virus el peligro sigue ahí. «No debemos caer en el peligro de pensar que ahora ya se inicia la desescalada y que las relaciones sociales, la cercanía y las costumbres van a ser igual que antes porque no van a ser iguales hasta que no tengamos una vacuna», apostilla.

Un ‘Aula Virtual’ para formar a los desempleados

El EMCAN habilitará un ‘Aula virtual’ para posibilitar la continuidad de los programas de formación dirigidos a personas desempleadas durante la actual situación de pandemia provocada por la expansión del COVID-19. El ‘Aula virtual’ es un entorno de aprendizaje donde el tutor-formador y alumnado interactúan, de forma concurrente y en tiempo real, a través de un sistema de comunicación telemático que permite llevar a cabo un proceso de intercambio de conocimientos a fin de posibilitar un aprendizaje de las personas que participan en el aula.

«Este nuevo método de impartición podrá utilizarse en el llamado proceso de transición a la nueva normalidad, que todos esperamos iniciar, pero que impondrá estrictas normas de distanciamiento social», ha indicado. De esta forma, la Orden permitirá habilitar al Servicio Cántabro de Empleo a que sean autorizadas acciones formativas con método mixto de impartición: el clásico y mediante aula virtual, para que haya un grupo más reducido de personas en el centro de formación y el otro grupo en sus casas, todos al mismo tiempo asistiendo a la formación.

La declaración del estado de alarma ha supuesto la implantación de determinadas medidas de contención en el ámbito educativo y de la formación entre las que se encuentra la suspensión de la actividad formativa presencial en el ámbito de la formación profesional para el empleo. Para hacer frente a dicha situación, el Servicio Cántabro de Empleo ha elaborado una Orden que permitirá autorizar a las entidades de formación el uso del método ‘Aula virtual’ dentro de la modalidad presencial. 

«Hay que hacer de la necesidad virtud»
Comentarios