09.12.2021 |
El tiempo

El Gobierno de Revilla ha "fracasado en su gestión" causando un grave daño a la economía

La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga durante la rueda de prensa ofrecida ayer. / ALERTA
La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga durante la rueda de prensa ofrecida ayer. / ALERTA
El Gobierno de Revilla ha "fracasado en su gestión" causando un grave daño a la economía

La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga, ha dicho hoy que es "una urgente necesidad" que el Ejecutivo de Revilla se ponga ya a gobernar en lugar de limitarse a "administrar la pandemia". y ha advertido de que su partido "no va a darle ninguna tregua" para sacarle "del bucle de la ineficacia". "La superemergencia ya ha pasado, la vacunación continúa avanzando y hay que pasar página", ha reclamado en un desayuno con periodistas, en el que ha marcado las prioridades del PP para el nuevo curso político.

 

Según Buruaga, el PP va a ejercer una oposición "firme, exigente, sin dar tregua al Gobierno" pero "responsable, constructiva y dialogante a la vez". "Y no nos metemos con el Gobierno porque nos toca, como dice Revilla, en su afán de convertir el Parlamento de Cantabria en un plató de televisión donde va a que le hagan la ola", ha apostillado, respondiendo así a las declaraciones que hizo ayer el presidente sobre el papel de los partidos de la oposición. Ha subrayado que el Ejecutivo puede contar con el PP "para todo lo serio", pero no para "decir amén a todo", porque es, ha enfatizado, el primer partido de la oposición, un partido de gobierno dispuesto a trabajar con responsabilidad desde esa posición para volver a gobernar.

EL GRAN FRACASO Según Buruaga, este verano ha sido "el del gran fracaso" de Revilla en la gestión de la pandemia, el de "los petardazos judiciales" que han ido anulando, ha dicho, "todas las ocurrencias socialistas" que, a su juicio, Revilla "ha apoyado con entusiasmo y ha hecho suyas". Para la presidenta del PP, han sido los jueces y no el presidente los que han forzado "un cambio de estrategia" y le han obligado a conciliar economía, salud y derechos fundamentales.

Buruaga ha adelantado que el grupo popular apoyara la petición de cese del consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, que Cs llevará este próximo lunes al Parlamento en el primer pleno del nuevo curso, porque cree que ha fracasado en la gestión de la pandemia. "No ha sabido controlar la pandemia y ha causado un grave daño a la economía", ha opinado, antes de defender que el verdadero responsable de las decisiones que se han tomado es el presidente, que las ha respaldado. También ve claro que Revilla no va a cesar a Rodríguez porque "su pacto con el PSOE está por encima".

TRES GRANDES PRIORIDADES Buruaga ha resumido en tres las grandes prioridades del PP en el curso político que ahora comienza: la transición a la normalidad sanitaria y social, la recuperación económica y la creación de empleo y la defensa de la autonomía de Cantabria. Ha insistido en que el reto a partir de ahora "no es solo mantener el virus bajo control" sino iniciar la transición desde una situación de pandemia a otra de normalidad. Según la dirigente popular, en Sanidad hay que "tomar el pulso a la atención no covid" en unos momentos en los que los cántabros están "hartos de no poder ir al médico" y resolver problemas que llevan "seis años pudriéndose en el cajón", empezando por el déficit de médicos.

Es necesario, a su juicio, mejorar una atención primaria "tremendamente debilitada" por falta de organización y recursos, unos recortes, ha añadido, que no se pueden "tapar con propaganda" como los anuncios del proyecto de protonterapia. "Yo terminé Valdecilla en 16 meses y Revilla va a necesitar tres legislaturas, la pasada, la presente y la siguiente, para instalar un aparato que debía estar funcionando ya, porque fue en la anterior legislatura cuando se planteó", ha criticado. Respecto a la recuperación económica, su segunda prioridad, ha destacado la "grandísima oportunidad" que representan los fondos europeos, de los que, ha precisado, no se sabe nada, salvo que el presidente, Pedro Sánchez, los va a usar "en provecho de su agenda electoral", con lo que los cántabros "van a salir perdiendo".

EL MOMENTO DE BAJAR IMPUESTOS Buruaga ha defendido que para favorecer el crecimiento y crear empleo, Cantabria necesita bajar impuestos y que este es "el momento oportuno para hacerlo". Cree que el Gobierno regional ya tendría que haberlo hecho "automáticamente" cuando en 2020, el peor año económico para los cántabros, le sobraron 65 millones al cierre del ejercicio. Y considera que "la verdadera burrada e incoherencia" no es solo que Revilla "se niegue" a bajar los impuestos sino que "respalde la armonización fiscal al alza" que Sánchez pretende impulsar. Según Buruaga, el PP va a exigir a Revilla que "abandone su sumisión a Sánchez" y defienda a los cántabros "de los continuos agravios" del Gobierno de España. "Ir a los bolos y calzar albarcas está muy bien porque forma parte de lo nuestro, es tradición y riqueza cultural pero no es ejercer la autonomía", ha afirmado.

Para la presidenta del PP, la lista de agravios a Cantabria es "enorme" pero a su partido le preocupan, sobre todo, dos cuestiones: la reforma del sistema de financiación autonómica, una negociación en la que la región "se la juega" y la agenda de infraestructuras. Sobre esta última, ha dicho que el "papeluco" que firmó Revilla está "muerto" y ni siquiera tiene ya firmante autorizado tras la salida del Gobierno de José Luis Ábalos. "Es la mayor estafa en los 40 años de historia de la autonomía", ha sentenciado Buruaga, quien ha afirmado que las dos únicas proyectos "que se ven y se van a terminar esta legislatura" son el ramal Sierrapando-Barreda y los accesos al puerto de Raos, dos proyectos "que llevan el nombre del ministro Íñigo de la Serna y las siglas del Partido Popular", ha remachado. 

El Gobierno de Revilla ha "fracasado en su gestión" causando un grave daño a la economía
Comentarios