14.04.2021 |
El tiempo
miércoles. 14.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La gerente de Atención Primaria considera una «mediocridad» pedir la destitución por vacunarse

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, al igual que Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha defendido que aunque se hayan saltado el protocolo de vacunación es "partidario de que les administren las segundas dosis"
Sanitario en la UCI del Hospital Marqués de Valdecilla realizando unas pruebas para la detección del covid. / HARDY
Sanitario en la UCI del Hospital Marqués de Valdecilla realizando unas pruebas para la detección del covid. / HARDY
La gerente de Atención Primaria considera una «mediocridad» pedir la destitución por vacunarse

En el caso de Cantabria, el titular de Sanidad ha descartado que algún político o alto cargo del Gobierno se haya saltado el protocolo, aunque ha precisado que si eso ha ocurrido «habrá que tomar las medidas correspondientes». 

También ha dicho que en el caso de Ambuibérica, la concesionaria del servicio de ambulancias, de la que se ha denunciado públicamente que ha vacunado a sus directivos antes que al personal, ha detallado que todavía quedan algunos técnicos por recibir la vacuna. En todo caso, Rodríguez ha replicado que, a las empresas y entidades, la Consejería les pide un listado de trabajadores para seguir el protocolo de vacunación, y no puede controlar el puesto de trabajo que desempeña cada uno cuando se vacuna. 

«Se han vacunado hasta este momento 23.000 personas, yo no puedo ser consciente de cada una de esas 23.000 personas. Si ha habido alguien que se lo ha saltado, habrá que tomar las medidas correspondientes. Pero yo, en todo caso, no soy partidario de no darle la segunda dosis, porque hubiésemos desperdiciado la primera», ha resumido el consejero.

«El criterio profesional por delante de cualquier otro, y el criterio profesional es dar la segunda dosis», ha alegado Rodríguez, quien ha defendido que para las dosis sobrantes hay que «aplicar el sentido común» y seguir el protocolo, y que en caso de que no quede otra opción se ha manifestado partidario de aplicar la vacuna «a cualquier persona antes de tirar una dosis, teniendo en cuanta la escasez de ellas que hay».

POLÉMICA. La responsable de los centros de salud de la región considera «vergonzoso» y una «mediocridad» que se pida la destitución de la directora médica por este asunto, y cree que ese extremo no se puede «admitir» como tampoco «se debería consentir».

La directora médica de Atención Primaria de Cantabria, Beatriz Josa, cuya madre fue vacunada de Covid hace dos semanas cuando la campaña se dirigía a sanitarios del servicio de emergencias del 061, ha presentado su dimisión al trascender este hecho, pero la gerente de Atención Primaria, Alicia Gómez, ha rechazado la renuncia. «Primero dimito yo. Así de claro», ha sentenciado Gómez en declaraciones a los medios en las que ha explicado lo ocurrido, y que a su juicio «más ético no ha podido ser» destacando que se ha actuado, además, «con total transparencia».

Según ha relatado, para vacunar a los sanitarios del 061 se mandaron al centro de salud de Nueva Montaña de Santander, donde tiene su sede este servicio, los viales con las dosis necesarias, conforme a la relación de trabajadores pedida y remitida previamente. Así, aunque los viales coincidían con el número de empleados del listado, sobraron «dos dosis», de las que dio cuenta la coordinadora, así como también de que no encontraba en el centro -que asimismo alberga la Línea 900 de información Covid- a «nadie» sin inmunizar. «Todo el mundo» se había puesto ya la vacuna, ha indicado Gómez. Ante esto, y teniendo en cuenta que el suero solo se puede administrar en las seis horas siguientes a su descongelación, la coordinadora llamó a la directora médica, ya que a ella no se le ocurría a quién poner las dosis sobrantes.

De este modo, Beatriz Josa planteó la posibilidad de administrar la vacuna a su madre, de 87 años, y tuvo que «dar mil vueltas» para que alguien acercara a la mujer al centro, extremo que finalmente llevó a cabo un familiar. Al trascender este hecho, la gerente de Atención Primaria tiene sobre la «mesa» la renuncia de la directora médica, pero se niega a aceptarla: «Primero dimito yo», ha advertido, al considerar «vergonzoso» solicitar o admitir el cese por algo así. Alicia Gómez cree que en el arranque de la campaña de vacunación del Covid el SCS y la Gerencia de Atención Primaria no han actuado con la «suficiente previsión» como para decidir qué hacer con las dosis sobrantes, más allá de determinar «que se aprovechen», porque «no se pueden perder». Se trata de algo que está sucediendo «en todos los centros» de atención primaria, de modo que cuando han sobrado dosis se han buscado personas a las que ponérselas para no perderlas. «Era lo que había que hacer: optimizar las dosis, no tirarlas», ha zanjado para concluir la gerente de Atención Primaria, que rechaza así la dimisión de la directora médica.

La gerente de Atención Primaria considera una «mediocridad» pedir la destitución por vacunarse
Comentarios