02.12.2020 |
El tiempo
miércoles. 02.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

HUELGA MÉ

«Este es un primer aviso»

«Este es un primer aviso de lo que nos espera y tendremos que ir a más si no se dan pasos hacia delante», explicó el presidente del Sindicato Médico en Cantabria, José Antonio Campos

Los médicos de Cantabria se concentran frente a la Consejería de Sanidad. / HARDY
Los médicos de Cantabria se concentran frente a la Consejería de Sanidad. / HARDY
«Este es un primer aviso»

Unos 300 profesionales se concentraron ayer ante la sede de la Consejería de Sanidad, coincidiendo con la jornada de huelga de médicos convocada a nivel nacional, para expresar su rechazo al real decreto que permite contratar profesionales sin especialidad y para reclamar un «Pacto por la Sanidad de todos y para todos». El presidente del Sindicato Médico en Cantabria, José Antonio Campos, se mostró «muy satisfecho» con la respuesta a la convocatoria de huelga de los médicos de la comunidad autónoma, que cifró en torno al 80 por ciento. Antes de dar lectura a un manifiesto desde las escaleras de entrada a la sede de la Consejería de Sanidad, Campos destacó que el seguimiento ha sido «masivo» en los centros de salud y hospitales de Cantabria, «del 80 por ciento, llegando al 90% en el caso de los MIR (Médico Interno Residente)». Campos reconoció que la huelga está teniendo «repercusión en los ciudadanos de Cantabria», algo que lamentó, pero que, a su juicio, es achacable a la Consejería de Sanidad y a los partidos políticos que han aprobado el decreto del Ministerio que permite la contratación de médicos sin título de especialista.

Según precisó, la mayor repercusión de la huelga se ha producido en los centros de salud y en los hospitales, donde «se han suspendido la consultas programada de las distintas especialidades, así como en los quirófanos, donde se han suspendido numerosas intervenciones que estaban programadas». Además, apuntó que la atención de Urgencias «también se va a ver afectada». A preguntas de los periodistas, Campos afirmó que están dispuesto a continuar con las movilizaciones si el gobierno de España y el de Cantabria no se aviene a dialogar con los profesionales para «ver qué se puede hacer» para mejorar la situación de la sanidad publica. «Este es un primer aviso de lo que nos espera y tendremos que ir a más si no se dan pasos hacia delante», ha destacado. Preguntado por la disposición de la Consejería de Sanidad a negociar, Campos dijo que ha sido «cero», y que, aunque el colectivo fue recibido por el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, no lo ha hecho. «Debe ser que la situación de los médicos no le preocupa, o que como no tiene soluciones para darnos, por esos no nos quiere recibir», añadió el presidente del Sindicato Médico de Cantabria.

En la concentración de los médicos de Cantabria, en la que había carteles con eslóganes de los MIR como «sueldo de becario, sin límite de horario» o «Derechos del residente = seguridad del paciente», se dio lectura a un manifiesto en el que se pide la «retirada inmediata» del real decreto porque consideran que «pone en grave riesgo la seguridad de los pacientes».

«Si buscan medidas temporales extraordinarias, ésta no es la vía ya que contiene una reforma negativa y profunda del sistema», añade el manifiesto. Y también reivindica un «Pacto por la sanidad de todos y para todos», que asegure la solvencia financiera, la calidad asistencial y busque soluciones a la saturación crónica del sistema, desde el consenso y el diálogo entre responsables políticos, agentes sociales, pacientes y profesionales, «equiparando la sanidad española a la europea». «Todos merecemos la mejor sanidad, los pacientes recibirla y los profesionales poder prestarla», concluyó Campos para terminar la lectura de un manifiesto que fue recibido con aplausos.

Sanidad y el Sindicato Médico discrepan sobre la incidencia de la huelga en la región

La Consejería de Sanidad situó el seguimiento en Cantabria de la huelga médica convocada por la Confederación Estatal de Sindicatos a nivel nacional en un 14,7% entre los facultativos y el 16,5% entre los residentes, unos datos muy inferiores a los del Sindicato Médico, que la cifó en un 80% y en más de un 90% entre los MIR. Según los datos que Sanidad remitió en un comunicado, el seguimiento en Atención Primaria fue del 27,2% entre los facultativos y del 15,9% entre los residentes. En lo que se refiere a los hospitales, la Consejería señaló que la incidencia en Valdecilla fue del 14,74% entre facultativos y 26,54% en los residentes; en Sierrallana un 9,05% y un 7,14%, respectivamente; y Laredo un 7,84% entre los médicos. La huelga convocada a nivel nacional, y promovida por el Sindicato Médico en Cantabria, tenía como objetivo pedir la derogación del Real Decreto aprobado en septiembre por el Gobierno de España que permite la contratación de médicos sin especialidad.

Por ello, el consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, ha manifestado que «no habría razón para demostrar ese descontento en Cantabria», ya que no se está aplicando dicho Real Decreto. Así respondió Rodríguez a preguntas de la prensa por su opinión sobre la huelga, y señaló que se ha llevado a cabo en un momento que «no era el más adecuado» porque «estamos en plena pandemia», aunque ha reconocido que es «correcto» porque «en todo caso es un derecho de los trabajadores» y además ha compartido la reivindicación de falta de profesionales.

«Lo que hay que tener en cuenta es que es una huelga nacional, se ha convocado a nivel de todo el territorio, no específica de Cantabria» y «los profesionales están en su derecho», valoró el consejero. Y dado que está de acuerdo con que hay falta de profesionales, ha apostado por buscar la forma de prestar «la mejor asistencia posible» con la participación de los sindicatos y «con los medios que tenemos», ya que «los profesionales no se pueden crear de un día para otro», reiteró. Además, reiteró que Cantabria ha invertido 2,3 millones de euros en contrataciones de personal de Atención Primaria. En concreto, señaló que se ha contratado a más de 60 enfermeras, a fisioterapeutas y a personal administrativo. Y en las categorías donde «no hay personal» se ha recurrido a doblajes de guardias.

«Este es un primer aviso»
Comentarios