29.10.2020 |
El tiempo
jueves. 29.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES

El acusado de abusar de la hija de su pareja dice que no tocó a la niña

El acusado de abusar de la hija de su pareja dice que no tocó a la niña
El acusado de abusar de la hija de su pareja que hoy ha sido juzgado en la Audiencia de Cantabria ha declarado que no tocó a la niña, con la que tenía una relación normal. "Estoy aquí para decir que es mentira", ha afirmado.

El fiscal le acusa de acariciar a la menor, que entonces tenía nueve años, por encima de la ropa interior tras meter la mano debajo de su pijama una noche en la que estaban juntos en la cama viendo la televisión.

El ministerio público pide para él dos años de cárcel por un delito de abuso sexual a menores de 16 años, además de ocho de libertad vigilada y cuatro de inhabilitación para ejercer cualquier actividad que conlleve contacto con menores después de cumplir la pena de prisión, al igual que la acusación particular.

El acusado convivía con la madre de la niña y con sus tres hijos en semanas alternas, cuando le correspondía la custodia, una relación que duró unos quince meses y que acabó poco después de los hechos por los que se le juzga, que supuestamente ocurrieron el 25 de marzo de 2017.

La denuncia fue presentada un año después, según la madre porque cuando sucedieron la menor no estaba preparada para contarlo pero decidió dar ese paso, tras hablar con su hija, cuando vio a su ex pareja por la calle acompañado de otra mujer y de una niña, a la que llevaba de la mano. "No quería que se volviera a repetir y le dije que era hora de denunciar", ha explicado.

El acusado ha asegurado que es "mentira" que tocara a la niña, que aquella noche "no pasó nada" y que se enteró de las acusaciones cuando recibió una carta del juzgado.

Preguntado por un mensaje de WhatsApp que envió a la menor en el que le decía "no te olvides de nuestro secreto", ha explicado que con esa frase quería decirle que contará con él "para lo que fuese y que le ayudaría en lo que necesitara".

Según su testimonio, su relación con la madre terminó porque "no iba bien" y había "cosas en casa" que no le gustaban y con la niña mantenía una relación "normal". "Era la hija de mi compañera y nada más", ha afirmado.

La menor ha relatado que era habitual que vieran la tele juntos por la noche antes de que ella se fuera a dormir a su cama y que esa noche le metió la mano entre el pantalón del pijama y la ropa interior y empezó a tocarle. Después le dijo que quería darle un beso en la tripa y que ella accedió porque "tenía miedo" de que le "hiciese algo más".

Después de una media hora, ha explicado, ella le dijo que se iba al baño pero se dirigió al salón, donde estaba su madre, y se le contó. Durante los días siguientes estuvo asustada y no quiso contar a nadie más lo ocurrido porque "no estaba preparada". Lo hizo un año después porque la nueva pareja del acusado tenía una niña y entonces ya se vio preparada, ha añadido.

La madre ha declarado que su ex pareja tenía una relación "buenísima" con la niña y que era habitual que antes de irse a su cuarto pasara un rato con ellos en la cama viendo la televisión.

Esa noche, ha contado, ella se quedó un poco más en la sala y le dijo a su hija que podía ir a ver la tele con su pareja a la cama, pero que unos quince minutos después volvió "desencajada" diciendo que el hombre era "un cerdo" y le contó que le había tocado.

Según ha manifestado, no quería que su hija "quedase como una mentirosa" y por eso le dijo que esperase hasta que estuviese preparada. También ha señalado que dejó a su pareja porque se llevaban mal, que esperó quince días para hacerlo porque "necesitaba pruebas" y que el hombre empezó a mandarle a la menor "mensaje raros" sobre lo que había pasado ese día.

Para el fiscal, el relato de la niña reúne todos los elementos necesarios para ser creíble y ha quedado acreditado que la relación con el acusado era buena, por lo que, a su juicio, la venganza queda descartada como móvil. En sus conclusiones ha incidido también en los mensajes que recibió la niña.

Pero según la defensa lo único que se ha aportado son unos "pantallazos" de mensajes reenviados al móvil de la madre desde el teléfono de su hija que no han sido "cotejados" por las defensas ni tampoco, ha subrayado, se ha practicado prueba pericial alguna que determine si las manifestaciones de la niña son creíbles, por lo que considera que no existe prueba de cargo suficiente para dictar una sentencia condenatoria. 

El acusado de abusar de la hija de su pareja dice que no tocó a la niña
Comentarios