11.04.2021 |
El tiempo
domingo. 11.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La acusada de estafar a un hombre: "Se enamoró de mí"

Está acusada de estafar 922.000 euros a lo largo de dos años a un cliente del club de alterne 
Captura de pantalla 2021-01-25 a las 14.50.32
Captura de pantalla 2021-01-25 a las 14.50.32
La acusada de estafar a un hombre: "Se enamoró de mí"
La acusada de estafar 922.000 euros a lo largo de dos años a un cliente del club de alterne en el que ella trabajaba, para la que la Fiscalía pide una pena de siete años de cárcel por un delito de estafa continuada, ha declarado que la presunta víctima sabía que el dinero que le iba dando era para sus gastos.

"Él sabía que el dinero que me daba era para mis cosas", ha subrayado la mujer de nacionalidad rumana durante el juicio que se ha celebrado este lunes en la Audiencia de Cantabria y ha insistido en que las presuntas intervenciones quirúrgicas, tratamientos de quimioterapia y extorsiones por parte de las autoridades rumanas, no eran más que "excusas" que utilizaba el propio denunciante para justificarse ante su hermano de las entregas de dinero que le iba haciendo.

"Lo conocí en el trabajo, se enamoró de mi y luego salíamos como pareja", ha añadido la acusada, haciendo hincapié en que "el sabía perfectamente" que tenía que pagarle para poder "estar" con ella.

Sin embargo, la presunta víctima ha afirmado que sólo mantuvieron una "relación esporádica" y que las "historias " que ellas le iba contando estaban "bien hiladas" y demostraban su "experiencia en el arte de engañar".

Y ha explicado que si siguió dándole dinero, pese a que nunca le devolvía nada, fue porque ella, además de presentarle "situaciones límite, a vida o muerte", luego le dijo que tenía "dinero bloqueado" en un banco de Rumanía y que le pedían que pagara 10.000 euros para desbloquearlo.

Antes de escuchar los testimonios de la acusada y del denunciante, así como del hermano de éste y de un amigo que le dejó dinero que acabó en manos de la mujer, la acusación particular ha aportado una denuncia presentada en Málaga contra la acusada por unos "hechos sustancialmente idénticos", lo que en opinión de este letrado demuestra que lo que se juzga ahora "no es un hecho aislado, sino que obedece a una estrategia".

Por su parte, el abogado de la defensa ha pedido que su representada fuera la última en declarar, pero el tribunal ha entendido que no procedía atender esta petición de alterar el orden que se establece en un proceso penal.

Tanto para la Fiscalía como para la acusación particular ha quedado acreditado en el juicio que la joven se aprovechó de la relación de confianza que tenía con el denunciante para pedirle dinero en sucesivas ocasiones hasta dejarle sin patrimonio.

La fiscal ha destacado que la acusada "actuó con engaño" y "urdió un plan" para aprovecharse del denunciante, al que requirió distintas cantidades de dinero con el pretexto de sufrir distintas enfermedades, accidentes o situaciones familiares extremas.

Así, subraya, le pidió dinero para una operación de extirpación de útero, ovarios y reconstrucción de mamas; también para tratamientos de quimioterapia y radioterapia; o para ser operada de un tumor cerebral tras un supuesto accidente de coche.

Aunque la joven ha negado todo ello, salvo la operación de pecho, el letrado de la acusación particular ha recordado que la acusada reconoció, ante el juzgado de instrucción de Medio Cudeyo, que sí se había sometido a esas operaciones pero que "no se acordaba quien fue el doctor que la operó del cáncer, ni cual fue el tratamiento que siguió".

"Es una experta en mentir y una fabuladora fantástica", ha enfatizado el letrado, aludiendo también a la "insistencia apabullante" con la que le pedía dinero, como considera que demuestras los "miles de whatsapp" aportados por el denunciante y los audios que se han escuchado hoy en la sala en los que la joven le reitera que necesita que le envíe 10.000 euros porque, de no hacerlo, "el gobierno de Rumanía se va a quedar con el dinero" que está "bloqueado por el banco".

Mientras que para la acusación, la acusada es una "depredadora patrimonial" y una "personas sin escrúpulos"; el abogado de la defensa ha hecho hincapié en que no se ha acreditado que exista relación entre la venta de inmuebles que llevó a cabo el denunciante y la entrega de distintas cantidades de dinero a la joven.

Además, ha apuntado que las únicas cantidades que están acreditadas suman 278.350 euros, "muy lejos" de los 922.000 que se le reclaman a su representada. Y ha rechazado el agravante de "exceso de confianza", porque "según ha declarado el denunciante, su relación era esporádica", por lo que, en caso de que fuese condenada, la pena debería estar entre 3,5 y 6 años.

También ha afirmado que la denuncia se interpuso "con ánimo de revancha, cuando la joven se niega a seguir manteniendo la relación".

El hermano del denunciante ha relatado que vendió un piso por 150.000 euros que le dio "íntegramente" a su hermano, porque éste le había explicado que lo necesitaba porque "si no, no recuperaba el dinero que le había entregado antes para salvarle la vida porque tenía un cáncer y para el banco que la retenía su dinero". "Yo confío en mi hermano", ha subrayado. 

La acusada de estafar a un hombre: "Se enamoró de mí"
Comentarios