02.07.2020 |
El tiempo
jueves. 02.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Sinfín tiene perfilado su equipo

  • El técnico cordobés Víctor Montesinos, que será el sustituto de Reñones, ya trabaja en la confección del proyecto  
  • El plantel está a falta de cerrar la portería y asegurar la continuidad de Zungri, que tiene una gran oferta del Granollers
Los jóvenes Lastra y Basualdo seguirán en el Sinfín. / ALERTA
Los jóvenes Lastra y Basualdo seguirán en el Sinfín. / ALERTA
El Sinfín tiene perfilado su equipo

El Sinfín decidió dar un volantazo y cambiar de entrenador con vistas a la próxima campaña, pero la columna vertebral del equipo seguirá siendo la misma. Una vez que se tomó la decisión de dar por terminada la temporada 2019 - 2020, el club comenzó a trabajar en el futuro y el primer paso es siempre construir la casa por los cimientos, lo que quiere decir elegir al nuevo cuerpo técnico. Y el club santanderino todavía no lo ha hecho oficial por alguna razón, pero el hombre que va a pilotar al equipo de La Albericia durante al menos los próximos doce meses será el cordobés Víctor Montesinos. Es cierto que aún queda algún fleco por cerrar, pero el técnico andaluz lleva ya varios días centrado en su nueva aventura, hablando con los jugadores e incluso trabajando junto a Servando Revuelta hijo, que ejerce de director deportivo del club, en la confección de la próxima plantilla.

El Sinfín no ha ido a lo fácil. De hecho, quizá lo fácil habría sido seguir con Rodrigo Reñones, con quien le ha ido muy bien en la última década. Va a enlazar una tercera temporada consecutiva en la Asobal y para dirigir al equipo ha echado mano del entrenador del colista de la División de Honor Plata. Colista de los de verdad, de los de sólo cuatro puntos. Es quien ha venido siendo técnico de Palma del Río quien se hará con las riendas de los hombres de negro porque el club de La Albericia no se ha fijado sólo en los resultados de este año, sino en toda una trayectoria. Todos los informes que ha recibido sobre el preparador andaluz son positivos y, de hecho, si le había ido tan mal en el campeonato recién concluido fue porque, prácticamente, tuvo que hacer un equipo con jugadores de categorías inferiores, ya que no había dinero para más.

Montesinos parece saber manejarse en presupuestos austeros y sacar máximo partido de las plantillas que le ponen a su disposición. Y en Santander se va a encontrar con una nueva prueba de fuego porque va a tener a su servicio una plantilla aún más corta de la que ha tenido el Sinfín en los últimos tiempos y también más barata. Toca reducir costes. El Sinfín nunca ha sido amigo de gastar lo que no tiene y es algo que no va a hacer ahora, cuando a todos los clubes de la máxima categoría les va a tocar apretarse el cinturón. Su primera experiencia como primer entrenador de un equipo Asobal va a ser toda una aventura.

En principio, el plantel va a contar con tres bajas confirmadas, que son las ya conocidas de Ander Torriko, que continuará con su carrera en Anaitasuna, y Jorge Silva, que fichará por Nava. Además, Ángel Iglesias tampoco seguirá vistiendo de negro porque ha de dejar su sitio en el extremo derecho a Ramiro Martínez, el internacional argentino al que el club cántabro ha fichado procedente del Zamora.

Por ahora, éste ha sido el único fichaje cerrado por el club presidido por Servando Revuelta. Está atado desde hace más de dos meses y el jugador aceptó con la única condición de que el Sinfín se mantuviera en Asobal. Como lo ha conseguido, el contrato se hará efectivo y, con él, Víctor Montesinos tendrá a su disposición a un jugador al que conoce bien porque se ha enfrentado a él en las dos últimas temporadas. A esto hay que sumar que le ofrecerá una siempre necesaria polivalencia. El jugador americano juega en la esquina pero también puede actuar como lateral, lo que es una buena noticia porque da la sensación de que el equipo no va a andar sobrado de efectivos en la primera línea.

Y no lo estará porque, de partida, ha perdido a dos laterales de la importancia de Silva y Torriko. Y cabe la posibilidad de que la operación salida aún se haga más grande porque Nicolás Zungri tiene una potente oferta del Granollers que está valorando. El equipo catalán le ha tentado y le ha puesto encima de la mesa un contrato mucho más alto que el que le ha ofrecido el Sinfín. Pero no se ha decantado por la oferta catalana a la primera. Está valorando otras cosas y no sólo el dinero. En Santander está muy a gusto, está bien rodeado de amigos y se ha identificado con el club y en él intuye unas grandes posibilidades de crecimiento. Sobre todo, teniendo en cuenta que, con una plantilla tan corta como va a tener el Sinfín, va a tener un protagonismo absoluto en el proyecto.

Renovación de Valles. El lateral argentino fichado el verano pasado procedente de Huesca todavía no ha dado una respuesta al Granollers y, como pasa el tiempo y sigue sin decir que sí, en el Sinfín son optimistas respecto a las posibilidades de mantenerle en la plantilla. Con él, entienden que sólo les quedaría cerrar la portería para tener una plantilla de mínimos. A partir de ahí, estarían pendientes de cerrar la incorporación de un nuevo patrocinador para fichar a un primera línea aunque a nadie se le escapa que lo ideal sería tener otros dos.

De este modo, el Sinfín contaría, a día de hoy, con Mijuskovic en la portería y Nacho Valles como central. Atar al central madrileño era una absoluta prioridad y, aunque, lógicamente, ha tenido muchas novias e incluso había rumores de una posible salida, se ha comprometido a seguir una temporada más. Está atado y está firmado. Y eso deja bien tranquilo al club porque sabe bien que es un jugador capital para mantener en pie el proyecto deportivo.

La primera línea se completará, a día de hoy, con Marko Dimitrievski y Alberto Pla. No hay más además de la deseada continuidad de Zungri. Por eso lo ideal sería fichar otros dos pero el gran objetivo que se plantean en el club es, por lo menos, encontrar la manera de incorporar a uno. En los pivotes se mantendrán Diego Muñiz como pilar defensivo y el incombustible Herrero Lon en ataque. El pasado curso ya tuvo algunos problemas con las lesiones pero confía en que no se vaya a convertir en una norma habitual para el futuro.

En los extremos, se cambiará a Ramiro Martínez por Ángel Iglesias y el resto serán los mismos. Es decir, que seguirán Álex Barco, Cristian Postigo y el joven Lastra. Y es que, si algo caracterizó la etapa de Rodrigo Reñones al frente del equipo de negro fue por no tener problemas para poner a jugar a jugadores jóvenes. Es algo que tendrá que seguir haciendo Víctor Montesinos para completar una plantilla que evidentemente es muy corta. De partida, seguirá disponiendo de un Ángel Basualdo en quien hay puestas muchas esperanzas de cara al futuro y que ya acumuló muchos minutos de cancha el curso pasado en Asobal.

La credibilidad que ha ganado el Sinfín en los últimos años le permite campear el temporal de la mejor manera posible. Aunque cogido con pinzas, tiene un equipo prácticamente hecho para salir a competir el próximo año. Lo tendrá que hacer en peores condiciones económicas porque, por ejemplo, un treinta por ciento de los patrocinadores que ha tenido este año ya le han comunicado que no podrán ayudarle el próximo. Aún así, como en la entidad presidida por Servando Revuelta son conscientes de la situación, no van a quitar sus vallas publicitarias del pabellón aunque la empresa en cuestión no pueda seguir pagando.

El futuro se presenta complicado pero el presente lo ha librado bien el club. De hecho, van a cerrar la temporada a treinta de junio sin deber nada a nadie. Es cierto que el ERTE ha ayudado a no castigar excesivamente las cuentas a pesar de detenerse la competición antes de tiempo, pero el club también decidió, tanto en marzo como en abril, completar el dinero recibido por los profesionales por el citado expediente. Todo ello, a pesar de que están esperando una subvención municipal que se ha retrasado por las dificultades del Ayuntamiento para ejecutar ese trasvase de dinero. Con todo, en apenas dos semanas prevé contar con él y, de esta manera, poder finiquitar el curso.

El Sinfín tiene perfilado su equipo
Comentarios