29.11.2020 |
El tiempo
domingo. 29.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES

Culpables de asesinato a los acusados de matar a un anciano en un garaje

Un momento del juicio con Jurado Popular contra tres hombres por el crimen del anciano de 80 años que apareció muerto y maniatado en su garaje en una calle de Santander, este martes en la capital cántabra. EFE/Pedro Puente Hoyos
Un momento del juicio con Jurado Popular contra tres hombres por el crimen del anciano de 80 años que apareció muerto y maniatado en su garaje en una calle de Santander, este martes en la capital cántabra. EFE/Pedro Puente Hoyos
Culpables de asesinato a los acusados de matar a un anciano en un garaje

El jurado ha declarado culpables de asesinato y robo con violencia a los dos hermanos del País Vasco acusados de matar a un anciano que fue encontrado maniatado y amordazado en un garaje de Santander en febrero de 2017. El tercer acusado en el juicio que se celebró la semana pasada en la Audiencia de Cantabria ha sido declarado culpable de complicidad en el robo, según el veredicto que ha sido leído ayer por la tarde.

El jurado ha considerado probado por unanimidad que los dos hermanos redujeron y golpearon a la víctima, de 81 años, y «sabiendo que le podían matar» le metieron un trozo de tela «de gran tamaño» en la boca hasta la laringe, le ataron y le dejaron boca abajo. Pero el veredicto de asesinato, en lugar de homicidio como reclamaban las defensas, ha sido acordado por mayoría cualificada, con siete votos de las nueve que componen el jurado, que han considerado probado que los dos hermanos mataron al anciano para cogerle las llaves de su casa y «así resultarles más fácil» el robo que cometieron después en su domicilio. La sentencia será dictada conforme a las penas solicitadas por el fiscal y las acusaciones particulares: 20 años de cárcel por asesinato, otros cinco por robo con violencia en concurso con un delito de detención ilegal y cinco meses de multa por lesiones leves a la mujer del anciano, que se encontraba en la casa cuando entraron a robar.

Para uno de los hermanos la pena por asesinato será de 16 años porque el fiscal ha admitido la atenuante de drogadicción que solicitó su defensa. El jurado considera que no está probado que el día 4 de febrero de 2017, cuando se cometió el crimen, tuviese disminuida su capacidad de discernimiento y de decisión», por las drogas que había ingerido, porque no existen informes de toxicidad que así lo muestren, pero ha admitido esta circunstancia por principio acusatorio al haber sido aceptada por el fiscal.

En cuanto al tercer acusado, el jurado cree que les llevó en su coche al garaje y a la vivienda que la víctima compartía con su pareja y les esperó hasta que salieron de ambos lugares pero no que fuera él quien les habló del dinero que tenía el anciano en su casa. Así, ha sido unánime al considerar que la información sobre el dinero que supuestamente guardaba el anciano en una caja fuerte por la venta del piso fue obtenida por uno de los hermanos «a través de un conocido de Santander cuya identidad no consta».

El fiscal le había acusado de ser el ideólogo del robo y reclamaba para él siete años de cárcel. Tras el veredicto, su abogado ha pedido que se le imponga una pena inferior, como cómplice. También el jurado ha sido unánime al entender que no debe proponerse al Gobierno de España el indulto total o parcial de la pena impuesta a los acusados por la gravedad de los hechos.

Reconstrucción. El objeto del veredicto reconstruye en más de 20 puntos los hechos ocurridos desde que el 2 de febrero de 2017 el hermano que recibió la información de que el anciano tenía «mucho dinero» en una caja de caudales salió de Vitoria en una furgoneta y recogió a su hermano en Bilbao para viajar juntos a Santander con el objetivo de cometer el robo. Una vez en la ciudad se pusieron en contacto con el tercer acusado, amigo del hermano que vivía en Vitoria, y se quedaron a dormir en una casa propiedad del padre del santanderino, que este les ofreció.

Tras vigilar las rutinas de la víctima durante el día siguiente, el 4 de febrero entraron en el garaje del anciano, que trató de resistirse pero «le resultó físicamente imposible dada su edad de 81 años, una estatura de 1,59 y la gran complexión física de los dos acusados». El jurado considera probado por unanimidad que le dejaron atado y amordazado «sin posibilidad de movimiento» y que falleció «en un brevísimo espacio de tiempo por la oclusión total de las vías respiratorias, asfixia mecánica por oclusión de orificios y vías respiratorias y por asfixia torácica por colocación en posición de cúbito prono».

Seguidamente, y con las llaves en su poder, se dirigieron a la casa de la víctima y abordaron por sorpresa a su pareja, de 79 años, con la que llevaba viviendo diez años. Los hermanos la ataron de pies y manos y la amordazaron y la hirieron en un dedo al tratar de quitarle una sortija. Revolvieron toda la casa hasta que encontraron en un macetero las llaves de la caja fuerte, donde no había dinero pero sí joyas, que se llevaron además de 200 euros para gastos diarios que guardaba en una mesita la mujer, que unos minutos después de que se marcharan consiguió soltar un poco parte de la atadura y pedir auxilio a los vecinos.

Culpables de asesinato a los acusados de matar a un anciano en un garaje
Comentarios