19.06.2021 |
El tiempo

Carencias y excesos de la marihuana

marihuana
Carencias y excesos de la marihuana

Que el autocultivo de marihuana se ha disparado en los últimos tiempos, especialmente a raíz del confinamiento del pasado año 2020, no es ningún secreto. Cada vez son más los aficionados que optan por cultivar su propio cannabis en casa, ya sea para uso terapéutico o recreativo, y gracias a este creciente número de practicantes, la actividad se ha profesionalizado de forma increíble.

Tanto es así, que los growers tienen conocimientos de jardinería y cultivo especializados que dejan en pañales a los de muchos agricultores aficionados. El grower es un experto en qué sustratos, fertilizantes y condiciones necesita cada variedad de planta, y cómo varían estas necesidades en sus distintas etapas de crecimiento. Gracias a tiendas como GB, además, es posible adquirir productos profesionales de gran calidad y especializados, para que el cultivo en casa sea cualquier cosa menos casual.

Fertilizante: más no siempre es mejor

Como la mayoría de plantas, la marihuana necesita de unos determinados nutrientes que ni el mejor sustrato es suficiente para aportar. Sin embargo, no basta con aportar una gran cantidad de los mismos al sustrato, ya que la planta sufrirá de un exceso de determinados elementos que puede dañar sus raíces y llegar a matarla. Una carencia de nutrientes, por otro lado, hará que el cannabis se desarrolle más lentamente y que su floración no sea adecuada. Por ello, es vital conocer cuáles son las principales señales de que la planta sufre de exceso o carencia de algunos nutrientes: cada elemento tiene sus propias señales y marcadores.

Si el problema aparece, siempre es más fácil tratar una carencia que un exceso. Con lo primero bastará con aplicar la dosis adecuada de fertilizante, mientras que lo segundo requiere de practicar a la planta un lavado de raíces y usar en ella un producto limpiador de nutrientes que la ayude a recuperarse y deshacerse de sus raíces muertas, provocando además un considerable retraso en el crecimiento de la misma.

Nutrientes primarios

Son el nitrógeno, el fósforo y el potasio.

En el caso del fósforo, el exceso provoca clorosis en las hojas nuevas, así como quemaduras en las puntas y bordes de todas ellas. Las hojas más bajas se manchan y curvan, la cosecha disminuye y las raíces mueren. La carencia frena todo el crecimiento de la planta y la debilita ante plagas y enfermedades, haciendo también que las hojas y peciolos se vuelvan de color azulado o púrpura.

Con el nitrógeno, el exceso provoca un excesivo verdor en la planta, tomando un tono oscuro, además de debilitarla de forma general. La deficiencia provoca plantas más pequeñas y amarillentas, sin brillo y con caída de hojas, así como una floración prematura y escasa.

En lo que al potasio respecta, el exceso es culpable de clorosis y delgadez en las hojas nuevas, quemaduras en las puntas y bordes y hojas inferiores manchadas. En este sentido, los efectos son muy parecidos a los del exceso de fósforo. Su carencia trae clorosis a las hojas viejas, haciendo que los tallos nuevos se ramifiquen y que las hojas se quemen y sequen en sus bordes y puntas.

Carencias y excesos de la marihuana
Comentarios