06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Problemas de cimentación y en la fachada retrasan la nueva biblioteca

Obras en el antiguo archivo histórico provincial. / Alerta
Obras en el antiguo archivo histórico provincial. / Alerta
Problemas de cimentación y en la fachada retrasan la nueva biblioteca

Las obras de la nueva biblioteca municipal de Santander se retrasarán por problemas en la cimentación y en el aplacado de la fachada de la antigua sede del archivo histórico provincial, que obligan a aprobar un modificado del proyecto adjudicado en su momento a la constructora Siec por 1,3 millones de euros. La Junta de Gobierno Local aprobó en su última reunión la redacción del modificado, según anunció ayer en rueda de prensa el portavoz del equipo de gobierno, Javier Ceruti, quien aclaró que el coste de este modificado y el retraso que sufrirán las obras se sabrán cuando el proyecto esté redactado. Las obras de rehabilitación del archivo empezaron pocos días antes del estado de alarma, el 3 de febrero, con un plazo de ejecución de ocho meses.

Según apuntan los informes municipales, el proyecto debe ser modificado en la cimentación «por la mala situación» del terreno sobre el que se asienta el edificio a reformar, indicó el concejal. Se generará, explicó, una nueva cimentación «mediante micropilotes y losa global del encepado» y será necesario rehacer los aplacados debido al mal estado de la fachada. Se comprobó, dijo, que «estaban en un estado de deterioro que producía inseguridad en el mantenimiento y por lo tanto riesgos para quienes estuvieran debajo del edificio».

El antiguo archivo provincial fue construido en la década de los cincuenta y es obra del arquitecto de la Diputación regional Ángel Hernández Morales. Lafuente Arquitectos diseñó la rehabilitación del edificio, que forma parte del conjunto arquitectónico catalogado como Bien Interés Cultural de las calles Rubio y Gravina, junto al MAS, la Biblioteca Menéndez Pelayo y la casa museo del escritor.

VILLA IRIS RESIDENCIAL. Entre otros acuerdos, en Urbanismo se dio luz verde de forma inicial a la modificación del plan especial de protección del conjunto histórico artístico del Sardinero para adaptar a un uso residencial el edificio Villa Iris, en la calle Pérez Galdós. Villa Iris era la sede de los talleres de arte de verano de la Fundación Botín, que en 2018 anunció la venta del edificio. Ceruti explicó que se abrirá un periodo de información pública de un mes desde la publicación de la modificación en el Boletín Oficial de Cantabria y después irá a pleno, para ser aprobada de forma inicial y continuar su tramitación hasta su aprobación definitiva.

En Medio Ambiente se dio el visto bueno técnico al proyecto para mejorar la estanqueidad del depósito El Tojo de la estación depuradora de Camargo, que abastece a Santander, una obra que costará 265.000 euros y forma parte del canon de Agualia. La Junta acordó asimismo prorrogar el contrato de gestión de los centros cívicos y los huertos municipales durante un año, por 372.900 euros, e indemnizar a la adjudicataria con 3.650 por la suspensión del contrato en abril debido al estado de alarma.

También se aprobó el proyecto de reglamento de la sede electrónica del Instituto Municipal de Deportes y la prórroga anual del convenio con el Centro de Estudios Montañeses, al que se destinan 6.000 euros para la investigación y divulgación de la historia y el patrimonio de Santander.

Problemas de cimentación y en la fachada retrasan la nueva biblioteca
Comentarios