19.10.2021 |
El tiempo

REPORTAJE

Las Palas, entre cafés y copas

El bar ‘La Cala’ de Santander se encuentra en la calle Pedrueca, un local único en el mundo, que abre sus puertas en horario de 19:00h a 03:00h, para dar a conocer la historia de este deporte | Se inauguró el pasado jueves y con todo lo recaudado ese día se donará para los afectados de La Palma

A la izquierda interior del nuevo local, junto a su dueño, con la exposición de las palas, los dibujos de Mariano Pérez con motivos deportivos y algunas mesas con piezas únicas entorno a este juego. Arriba, en una de las vitrinas se muestran recortes del diario ALERTA, donde se ve en una de sus portadas, cuando Santander batió el récord del mundo de palistas jugando a la vez en la misma playa. / Hardy
A la izquierda interior del nuevo local, junto a su dueño, con la exposición de las palas, los dibujos de Mariano Pérez con motivos deportivos y algunas mesas con piezas únicas entorno a este juego. Arriba, en una de las vitrinas se muestran recortes del diario ALERTA, donde se ve en una de sus portadas, cuando Santander batió el récord del mundo de palistas jugando a la vez en la misma playa. / Hardy
Las Palas, entre cafés y copas

Un local único en el centro de Santander, donde por primera vez se muestra la historia de las palas a todo el mundo. Un deporte con mucha tradición en la región y que un grupo de amigos, a través de la Escuela de Palas ha querido rendir homenaje con este proyecto ilusionante. De la mano de José Manuel Sordo, integrante de este club, conocemos un poco más la historia de este proyecto. «El objetivo de la Cala es fomentar y difundir la historia de las palas, unir a todo el mundo aficionado a este deporte y a quienes tengan curiosidad por saber más de este juego», nos cuenta José. Para ello, se han recopilado todas las noticias de prensa, fotos, toda la información acumulada a lo largo de los años y se presenta en este local, una muestra única que a día de hoy no se encuentra en ningún otro lugar del mundo.

A primera vista cuando se entra en el local se pueden ver todos los modelos de pala del mundo, con distintos diseños, colores y formas, que a lo largo de los años han ido variando, y que cambia según el lugar de donde provengan. Las palas cántabras cuentan con mucha historia, de hasta 80 años de vida y esa historia se muestra en varias vitrinas en las paredes del local, desde sus inicios hasta el día de hoy. Deportistas de élite, actores de renombre, políticos y personalidades de distintos ámbitos que han participado de alguna manera apoyando este deporte, se muestran también en este museo cargado de historias, recuerdos e incluso obras pictóricas de artistas cántabros que atestiguan la práctica de este deporte en la ciudad.

Un deporte hecho museo

En las primeras vitrinas se ven los inicios de este juego, allá por 1928, en la playa de La Magdalena. ‘Los cinco de Ribalaygua’ se llaman, un grupo de cinco jóvenes empleados de estos almacenes que empiezan, son los precursores o pioneros que arrancan este deporte en la región.

También se muestra la playa de ‘El Camello’, lugar emblemático donde se juega y los primeros torneos 24 horas del juego de las palas, siempre intentando batir un récord que no existía. Gracias a ese récord, un grupo de cántabros se proponen superarse con un torneo de 60 horas y que termina siendo de 80 horas.

Hoy en día, la playa de El Camello es el punto clave de este juego, pero no es el único. También se muestras los distintos torneos que se han celebrado durante los últimos 30 años en distintos puntos de la región, como en Comillas, Suances, Cóbreces. También se muestran lugares curiosos donde se han podido llevar estos torneos, como la cárcel del Dueso, la Universidad, institutos, las calles de Torrelavega o Santander. «Deseamos hacer ver que las palas no es sólo una cuestión de playa, sino que se puede practicar en cualquier otro punto», nos dice José. En la última vitrina se muestran los últimos 5 años de las palas, donde Santander organiza unos mundiales de palas y un abierto y se baten unos récord que a día

Un proyecto educativo y social

‘La Cala’ es un local con mucha historia, de hace más de 30 años que triunfó en su día y por donde pasó mucha gente relacionada con el deporte. «Lo que se pretende con ‘la nueva Cala’ es que vuelva a ser ese local de encuentro, para la gente relacionada con del mundo del deporte, principalmente con las palas, pero también con los que desconocen este deporte y todo aquel que lo desee».

Por eso la Escuela de Palas con José Manuel Sordo al frente está preparando un proyecto educativo, aún en desarrollo. «Se trata de organizar visitas para los colegios, y dar charlas a los más jóvenes, explicarles lo que son las palas, y contarles su historia, y así de alguna manera que pueda servir como formación a los jóvenes tanto por su tradición, como por la parte formativa de las palas».

A través de la Escuela de Palas se han realizado multitud de proyectos formativos, educativos y de fomento del deporte en distintos lugares y con distintas personalidades. «Los deportistas como Óscar Freire o Munitis, el actor Eduardo Noriega, políticos como Gema Igual o Iñigo de la Serna, o personalidades como Poti, han estado involucrados con este deporte y nos han apoyado siempre en los eventos que hemos celebrado a lo largo de los años», nos cuenta José. Pero también han realizado proyectos sociales como el realizado hace unos años en el centro penitenciario El Dueso, donde durante 3 meses, cuatro días a la semana, organizaban grupos de palas para fomentar este deporte y a la vez, ayudar a los internos en esa etapa de sus vidas. «De ese proyecto salieron grupos de palas que fomentaron el juego en el centro y aún hoy juegan a las palas allí, y eso les ayuda a concentrarse en el juego y no pensar por algunos minutos y sobrellevar este momento de sus vidas».

Las Palas, entre cafés y copas
Comentarios