04.12.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

GOLF

Jon Rahm y Sergio García abren la Ryder Cup contra Jordan Spieth y Justin Thomas

Archivo - Jon Rahm golpea una bola durante su sesión de práctica del martes en el Augusta National
Archivo - Jon Rahm golpea una bola durante su sesión de práctica del martes en el Augusta National
Jon Rahm y Sergio García abren la Ryder Cup contra Jordan Spieth y Justin Thomas

Los españoles Jon Rahm, número uno del mundo, y Sergio García abrirán este viernes la Ryder Cup en la presentación del equipo de Europa frente a los estadounidenses Jordan Spieth y Justin Thomas. A continuación jugarán Dustin Johnson y Collin Morikawa contra Paul Casey y Viktor Hovland; Brooks Koekpa y Daniel Berger contra Lee Westwood y Matt Fitzpatrick. Luego Patrick Cantlay y Xander Schauffele frente a Rory McIlroy e Ian Poulter.

Spieth y Thomas se unieron para los cuatro partidos de dos hombres en París hace tres años y terminaron 3-1. Schauffele y Cantlay terminaron 2-2 juntos en la Copa Presidentes 2019. McIlroy y Poulter tienen 2-1-1 juntos a lo largo de sus carreras en la Ryder Cup.

Thank you for watching

Rahm y García nunca han jugado juntos en la competición. El equipo de Europa completó hoy su última jornada de entrenamientos y el trofeo comienza el viernes en Whistling Straits con los campeones europeos abajo 1-2 en las apuestas.

Estados Unidos ha perdido nueve de los últimos doce encuentros contra Europa, aunque el local Tony Finau dijo que ve un cambio de cultura en el equipo estadounidense, en gran parte porque seis jugadores están haciendo su primera aparición en el evento y tienen todo el entusiasmo de debutar con triunfo.

Se espera que los vientos del viernes alcancen una velocidad de 40 kilómetros por hora, lo que solo agregará dificultad a un recorrido similar a un enlace a lo largo del lago Michigan, que es uno de los más difíciles que enfrentan estos jugadores. Pero también podrían encontrarse con buenas noticias durante el recorrido como adelantó Chris Zugel, el jefe de mantenimiento del campo que se encuentra en el Whistling Straits Golf Course. De acuerdo a Zugel, el 'rough' en el campo se mantiene más bajo que en la parada promedio del tour: "Bastante similar a lo que encontraría en su campo de golf local", lo que será de gran ayuda para los jugadores.

La figura del golfista español Jon Rahm se agrandó de manera especial durante el 2021, en el que también tuvo los mayores reveses fuera del campo, pero todo ello será de gran valor a la hora de ponerlo en perspectiva cuando mañana, viernes, comience su segunda participación en la Ryder Cup con el Equipo de Europa. La manera en la que superó cada momento permitió a Rahm dejar atrás su tempestuoso carácter y ahora intenta tomar su lugar como una fuerza estabilizadora para Europa, un estado que naturalmente vendría con ser el mejor jugador en su país, su continente y el mundo.

Cuando el mejor clasificado Rahm suba a Whistling Straits para su segunda aparición en la Ryder Cup el viernes, también se pondrá en los zapatos que han sido llenados por el mítico y legendario Seve Ballesteros, Sergio García -su compañero en la primera sesión de parejas de mañana, viernes-, y otros grandes españoles que inculcan la pasión en este evento. También se pondrá en el lugar del norirlandés Rory McIlroy, que fue el último jugador europeo en llegar a estos partidos como el número uno del mundo, en 2014.

Sin embargo, sobre todo, se pondrá en la piel de Jon Rahm, un par con el que se siente cada vez más cómodo tras un año vertiginoso lleno de triunfos que cambian la vida y algunos reveses importantes, tanto dentro como fuera de los campos de golf. "Simplemente me di cuenta de que solo han pasado 5 meses y medio desde que nació mi hijo", declaró Rahm, "y han sucedido tantas cosas desde entonces... Casi se siente como si hubiera sido un par de años de experiencias en esos cinco meses".

En ese poco tiempo desde que nació el hijo de Rahm, Kepa, el fin de semana anterior al Masters, el número uno del mundo tomó una ventaja de seis tiros después de la tercera ronda del Memorial, solo para que mientras caminaba fuera del campo le comunicasen que tenía que había dado positivo en covid-19 y tenía que retirarse. Rahm respondió viajando a Torrey Pines y ganando el Abierto de Estados Unidos por su primer título importante para luego empatar en tercer lugar en el Abierto Británico y comenzó a prepararse para un viaje a Tokio y los Juegos Olímpicos, pero nunca hizo el vuelo después de que dos pruebas previas negativas fueron seguidas por una tercera que resultó positiva.

También empató con el estadounidense Kevin Na con la mejor puntuación (14 bajo par) de los 30 jugadores en el Tour Championship a principios de este mes, pero oficialmente terminó segundo debido al sistema de puntuación de los playoffs de FedEx que le dio a Patrick Cantlay una ventaja de cuatro tiros sobre Rahm para empezar la semana. Rahm aún se embolsó cinco millones de dólares por su segundo lugar y terminó en la cima del ranking mundial. Aún así ganó el Trofeo Vardon, que va para el jugador con el promedio de anotaciones más bajo del año. Pero presumiblemente quedó en segundo lugar, detrás de Cantlay, en la votación del Jugador del Año, un resultado que dijo que lo motiva, y que cree que podría haber sido diferente si hubiera podido cerrar la victoria en el Memorial, que Cantlay terminó ganando.

Ese revés, ninguno de ellos, de hecho, le parece tan irritante considerando el panorama general: su familia está sana y él tiene una buena vida en su casa en Arizona y un juego de golf que funciona cada vez mejor. "Creo que es muy fácil en la vida concentrarse en lo que pudo haber sido y lo que no tuvo", reflexionó Rahm. "Pero es bueno darse cuenta de todas las cosas positivas que sucedieron y olvidarse de esos (otros) momentos negativos".

La victoria de Rahm sobre Tiger Woods en individuales fue el punto culminante de su debut en la Ryder Cup fuera de París hace tres años. En ese momento, estaba en el top 10, pero era no tan bien conocido por su juego o su potencial como por su temperamento hirviente. En un caso notable, respondió a un colapso lleno de palabrotas y palabrotas en el Abierto de Estados Unidos de 2017. También fue pillado con un micrófono de televisión abierto mientras increpaba a su caddie después de fallar un tiro en el Campeonato de Jugadores de 2019.

Siguió un debate sobre cuándo Rahm controlaría su temperamento para alcanzar su máximo potencial o si lo necesitaba de cara a ser un sucesor natural en una línea de fanáticos españoles que han encendido la Ryder Cup a lo largo de los años. Pero ese, hasta ahora, no ha sido el papel de Rahm en el equipo europeo, que ya tiene su parte de veteranos enfadados, incluidos Ian Poulter, de 45 años, y García, de 41. Rahm tiene 26 años. "Como español, es bueno ver cómo ha evolucionado y crecido, además de ser cada vez mejor", destacó García. "Y se podía ver que se dirigía hacia ese lado positivo con su juego".

Nada de esto, por supuesto, significa que estos próximos tres días en Whistling Straits no tengan valor para el próximo gran jugador de España. Ningún jugador, especialmente ninguno español, abandonará el golf sin un examen exhaustivo de su historial como colaborador de la Ryder Cup. Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de ganar esta semana en suelo extranjero, Rahm respondió entusiasmado que "Sería un final muy agradable para lo que ha sido un año maravilloso".

Jon Rahm y Sergio García abren la Ryder Cup contra Jordan Spieth y Justin Thomas
Comentarios