26.01.2022 |
El tiempo

BOXEO

El desembarco de ‘La Vikinga’

La primera boxeadora profesional cántabra debuta hoy ante una rival más experimentada que la exigirá desde el primer momento | Su combate pondrá el punto y final a una velada que servirá para homenajear a Daniel Rasilla

Marian Herrería dará hoy el salto al profesionalismo tras cinco años como amateur.
Marian Herrería dará hoy el salto al profesionalismo tras cinco años como amateur.
El desembarco de ‘La Vikinga’

«¿Que qué tenemos preparado? Pues sabes que a mí me gusta hacer buenos montajes dentro de las veladas, con gogós, pasarelas y toda la parafernalia. Y en esta ocasión va a ser igual. Vamos a hacer una velada con ocho combates amateur más el combate profesional. Saldremos en pasarela y habrá algunas sorpresillas. Creo que la gente va a disfrutar pero no sólo de la velada, sino también del ambiente. Se verán viejos conocidos que igual hace muchos años que no se ven. Va a ser una velada familiar porque todos en el boxeo somos una gran familia. A veces con jaleos, a veces con líos, pero también muchas veces con abrazos. Al fin y al cabo, estamos todos metidos en el mismo carro y cuando un boxeador, sea quien sea, se retira, el resto de la familia del boxeo tiene que estar ahí apoyándole a muerte, sea este boxeador o cualquier otro. Entonces, esperamos llenar el pabellón todos juntos, pasar un rato alegre y luego irnos todos de fiesta, tomar unos refrescos o el que quiera unas copas. Disfrutar y, sobre todo, eso, que sea una gran fiesta. Y espero que no me toquen a mí mucho las narices porque ya sabes que yo soy de lágrima fácil. Que disfrutemos, que sea un éxito y que ‘La bombonera’ sea un llenazo impresionante».

No se podía haber presentado mejor lo que sucederá hoy a partir de las seis en el pabellón Pedro Velarde. Y quien lo ha presentado no es otro que quien va a ser recordado y homenajeado, el propio Daniel Rasilla padre, fallecido el pasado mes de marzo. Su hijo, que ha sido quien le ha preparado una velada histórica, recuperó en redes sociales estas declaraciones realizadas cuando su progenitor le organizó a él un evento similar cuando colgó los guantes. Justamente mañana hará seis años de aquello. Y se parece tanto a lo que se espera del evento de hoy que se amolda como un guante, como si ‘El jefe’ hubiera dejado diseñada su propia despedida. Será importante lo que suceda sobre el ring, pero también rendir un merecido homenaje a alguien que hizo tanto por el boxeo en Cantabria.

Si la velada, como ha quedado escrito más arriba, será histórica y dará forma a un capítulo que ya nadie podrá pasar por alto cuando hable del noble arte en el territorio cántabro es porque debutará la primera boxeadora profesional cántabra. Es Marian Herrería, que tras cinco años en el campo amateur, cree que ha llegado el momento de dar el salto e iniciar una trayectoria que nadie había iniciado antes. Su rival se llama Eva Cantos, una púgil eldense que se presentará en el ring con una mayor experiencia. De hecho, tiene cuatro combates a sus espaldas, uno de ellos en suelo británico, con dos victorias y dos derrotas. No se trata, ni mucho menos, de una alfombra roja para la debutante, alguien con quien coger temperatura y no pagar la novatada. Su entrenador, que también es el promotor de la velada, quiere que se exija desde el primer día. Sólo así se puede crecer.

No puede tener más sentido que el debut de ‘La Vikinga’ en el boxeo rentado sea en la velada que homenajea a Rasilla padre. Porque fue él el primero que un buen día dejó caer la posibilidad de dar un salto al profesionalismo. Lo puso encima de la mesa y dejó la idea madurar. Ella, que de primeras no se veía cruzando esa pared, recogió el guante y se quedó con la copla. Poco a poco se fue hablando más del tema en el gimnasio pero, de pronto, llegó la fatal noticia. Fue precisamente tras el fallecimiento de quien dio el primer paso cuando Marian se sentó con su entrenador, con ‘La Cobra’ Rasilla, y ambos concluyeron que había llegado el momento de hacerlo.

No es fácil ser una pionera. No hay precedentes y tampoco herramientas para diseñar la mejor preparación posible. Al no haber otras boxeadoras profesionales en Cantabria, ha tenido que salir fuera para guantear y prepararse con alguien que ya ha dejado atrás, como ella hace ahora, el campo amateur. Camina a ciegas y, sobre todo, lo hace con una enorme responsabilidad que no tendrán las que vayan detrás, ya que tendrá muchos ojos puestos en ella. Incluso compañeras y amigas de gimnasio, esas con las que ha compartido millones de horas tanto de entrenamiento como de viajes y concentraciones, estarán pendientes en lo que suceda en el gran combate de la noche. Ella cree que está preparada y su entrenador también.

Captura de pantalla 2021-11-27 a las 16.07.12

Será antes de que salga ella a escena cuando se realizará el homenaje a Daniel Rasilla padre, un tipo capaz de organizar más de diez veladas en un año. Es normal que el mundo del boxeo cántabro le eche de menos y es necesario demostrarlo acudiendo hoy al Pedro Velarde no sólo para mostrar agradecimiento por su irreemplazable labor, sino también para arropar al que fue su último proyecto.

A su hijo le va a tocar multiplicarse hoy más aún de lo que lo ha tenido que hacer la última semana, ya que ha sido el encargado de organizar la velada y es el máximo responsable de que todo esté a punto hoy para que el menú salga perfecto, que es algo en lo que su padre insistía mucho. A su vez, también ha tenido que ultimar la preparación de su pupila. Él anuncia una gran pelea y presenta a su boxeadora como una púgil capaz de enganchar al público por su valentía, por no rehuir el mano a mano, por el control de la media y corta distancia y porque, además, cree que sus manos se van a dejar sentir. Será sólo el primer paso y tiene cuatro asaltos para darlo con seguridad y mirada larga.

El programa de festejos, que consta de ocho combates amateur antes del plato fuerte de la tarde, arrancará a las seis. Durante las últimas semanas se han ido vendiendo las entradas de manera anticipada y hoy podrán conseguirse en taquilla a un precio de quince euros en grada y veinte en silla. A buen seguro que todo aficionado al boxeo en Cantabria le gustará poder decir de aquí en adelante que él o ella estuvieron allí el día que la primera boxeadora cántabra se atrevió a saltar al profesionalismo. No siempre se tiene acceso a un evento histórico.

El desembarco de ‘La Vikinga’
Comentarios