28.10.2021 |
El tiempo

Cantabria traineras | Bandera El Corte Inglés. Fieles al guión previsto

Pedreña ganó la Bandera El Corte Inglés con gran autoridad | Sólo en un largo, ya sacó doce segundos a sus principales rivales  | La mayor disputa fue la que mantuvieron IRC Santoña y los canteranos de Camargo

Los remeros de Pedreña levantan sus remos mientras su patrón, Juan Mari Lujambio, ondea la bandera El Corte Inglés.
Arriba a la izquierda, los remeros de Pedreña levantan sus remos mientras su patrón, Juan Mari Lujambio, ondea la bandera El Corte Inglés.
Cantabria traineras | Bandera El Corte Inglés. Fieles al guión previsto

Puede sonar contradictorio, pero no tiene que ser fácil salir a remar sabiendo que vas a ganar. Claro que también es peor acostumbrarse a perder, pero lo primero puede degenerar en falta de apetito o incluso abrir la puerta al aburrimiento. Parece que a Pedreña todavía no le ha sucedido ni una cosa ni la otra. Quizá es porque a bordo lleva gente que durante mucho tiempo vivió a la sombra de otra trainera dominadora y eso le permite valorar en su justa medida el mérito que tiene ganarlo todo en Cantabria. La Bandera El Corte Inglés no fue una excepción. Careció de incertidumbre y, por tanto, de emoción y de pasión, pero a bordo de la ‘Pedreñera’ lo celebraron como si les hubiera cogido por sorpresa.

Lo celebraron todos con risas y algunos brazos en alto a excepción de Suso Hermelo, el remero gallego fichado esta temporada y que es todo sobriedad. Da gusto verle remar desde la proa y hacer su tarea durante las ciabogas. Si algo teme Pedreña es cometer errores y se antoja complicado que caiga en ellos teniendo en las puntas a Juan Mari Lujambio, que está en la popa llevando el remo largo, y al citado proel llegado del lejano oeste para ayudar a Pedreña a cumplir sus objetivos. Con su larga coleta, se mantiene en silencio, observador, a veces cabizbajo y alzando el remo cuando toca sin desplegarlo tampoco de su propia bancada para ahorrarse el esfuerzo. Las fiestas le gustan en la intimidad.

Pedreña ni falló ni cometió errores y por eso ganó la bandera. Se han disputado ya cinco regatas entre cántabros este verano y las ha ganado todas con amplitud. Nunca ha andado apurado y menos aún ayer, cuando, en un solo largo, ya puso las cosas en su sitio. Partió con ambición de marcar territorio y, sobre todo, impedir que ninguna otra trainera pudiera ni tan siquiera soñar con ponerle las cosas difíciles. El resto admite la superioridad pedreñera e incluso la imposibilidad de dar alcance a la trainera blanca, pero están dispuestos a afilar el colmillo si huelen sangre. Lo malo para sus intereses es que no la hubo. El equipo trasmerano es, ante todo, un equipo solvente y regular.

Sólo en el primer largo, Pedreña ya le sacó doce segundos tanto a Castreña como a Astillero. A Camargo incluso más. Ahí se acabó la regata, si es que en algún momento la hubo. La salida de los del este de la bahía resultó potente, decidida e incluso impulsada tanto por el ligero viento que se presentó en el campo de regatas como de la marea, que todavía estaba subiendo. De hecho, en apenas un minuto de esfuerzo, ya le sacaba un bote a la ‘San José’, que era quien navegaba a su lado acercándose a esa calle cuatro que quizá hallaba mejores corrientes.

Los entrenados por Joseba Fernández ganaron la bandera en los largos de ida. Fue ahí donde abrieron tremendas diferencias con ‘La Marinera’. El primero lo completaron doce segundos más rápido y el tercero seis. Mientras, en el segundo avanzaron a la misma velocidad que los de rojo y en el último incluso fueron éstos cuatro segundos mejores. Sobre todo, se debió a lo sucedido en los últimos metros. Pedreña se vio tan superior que ni siquiera realizó el habitual cambio de ritmo para dar forma a la champa final con la que finiquitar el esfuerzo. Se lo ahorró para guardar energías y mantuvo su palada larga mientras que la trainera castreña, patroneada por el joven Markel Lujua, sí mantuvo el guión previsto por mucho que supiera que no iba a coger a Pedreña y que nadie le iba a arrebatar el segundo puesto.

La tanda de honor fue una contrarreloj desde prácticamente el principio. Se abrieron diferencias entre todos los presentes consiguiendo que cada uno remara en solitario y sin tener al lado ninguna referencia ni nadie que apretara las tuercas. El primero en romper con todo fue el campeón y a partir del segundo largo fue ‘La Marinera’ quien lo hizo. Por detrás se quedaron Astillero y Camargo, cuya trainera estuvo ayer patroneada por Marta Barquín. El pasado domingo en la Bandera Ayuntamiento de Santander estuvo en la popa de Remo Bahía, la segunda trainera camarguesa poblada de juveniles y demás canteranos, pero ayer se puso al frente de la ‘Virgen del Carmen’ actuando con solvencia y liderando unas ciabogas ceñidas y bien ejecutadas. Ayer le cambió el sitio a Jonatan Castanedo, que montó con los más jóvenes disfrutando así de la pugna que tuvieron con IRC Santoña.

El primer largo lo habían completado más rápido los de Punta Parayas que los de Astillero. Ambos tienen en común que tienen a sus entrenadores lesionados. En tierra estaban tanto Vasile Matei y sus problemas de espalda como Pedro Gabantxo, que paseó la escayola en el brazo derecho que le va a impedir volver a ayudar a la ‘Virgen del Carmen’ en lo que queda de verano. El inicio de los de verde no pudo ser peor completando ese primer parcial 18 segundos peor que Pedreña y seis más lento que Castreña y Astillero. Lo primero se lo podía permitir porque estaba escrito, pero no lo segundo. Su guerra estaba ahí y aquello le hizo despertar.

Fue en el largo de vuelta cuando los camargueses corrigieron la situación hasta cruzar el ecuador con dos segundos de renta sobre la ‘San José’. A partir de ahí, comenzó a sacar distancia quedándose en tierra de nadie, como el resto de traineras de la tanda de honor. Ninguna olía a otro. Sólo se oían las paladas de cada uno y el ruido de las Reginas constantemente pasando. En tierra había mucha gente pero tampoco mucha animación. Saber cómo va a terminar la historia antes de empezar no ayuda a soltarse la coleta.

La ‘San José’ fue quizá quien más evidente hizo que se habían tomado la regata como un entrenamiento de calidad. No tienen muchas oportunidades para juntarse un número de remeros suficientes como para completar la trainera entre semana y ayer, que era festivo y todo era un poco más fácil, no quisieron desaprovechar la oportunidad. Con todo, fueron a lo suyo y, al igual que hizo Pedreña, tampoco cambiaron de ritmo en los metros finales para realizar la champa con la que se pone punto y final a toda regata. Se habían presentado en Santander con sus propios objetivos y se marcharon con ellos.

Teniendo en cuenta las distancias que se abrieron entre unos y otros en la tanda de honor, la gran emoción de la tarde estuvo en la primera. En la misma, dio la impresión de que la ‘Virgen del Puerto’ iba a romper con todos tras un primer largo que lo completó con nueve segundos de ventaja, pero reaccionaron entonces los camargueses. Tanto es así, que llegaron al ecuador de la prueba a la par y se mantuvieron así durante buena parte de la segunda mitad de la regata. El largo final lo iniciaron con sus proas igualadas y ofrecieron a aficionados y curiosos un emocionante final que se saldó a favor de los santoñeses. Ni unos ni otros están acostumbrados a ganar y hay que rascar de cualquier sitio.

Cantabria traineras | Bandera El Corte Inglés. Fieles al guión previsto
Comentarios