14.06.2021 |
El tiempo

Solabarrieta: «Vamos a dar mucha guerra»

Aritz Solabarrieta vivió el partido, como acostumbra, con intensidad. / Hardy
Aritz Solabarrieta vivió el partido, como acostumbra, con intensidad. / Hardy
Solabarrieta: «Vamos a dar mucha guerra»

Aritz Solabarrieta ha logrado enderezar el rumbo que llevaba el equipo y éste suma ya diez puntos de los últimos doce que ha disputado. Por eso el técnico se marchó ayer con un «sabor de boca muy bueno» tras quedarse con todo el botín ante el Leioa. «Creo que seguimos en una dinámica muy positiva y en una dinámica de crecer, por lo que estoy muy contento y orgulloso de todo lo que están haciendo los jugadores y de cómo vamos creciendo en todos los aspectos», recalcó el entrenador de Ondarroa.

Dio un gran valor el técnico a lo conseguido ayer porque recordó que en Segunda B «no se ganan los partidos por el nombre». Y puso el ejemplo de los encuentros matinales de los que había estado pendiente, de la derrota del Deportivo ante un equipo de la zona baja o del Burgos, empatado en el último minuto. Tiene claro que hay que «madurar los partidos» porque lo habitual es que éstos sean largos. Y el Racing tuvo la paciencia necesaria contra el Leioa. Y precisamente por eso estaba «tan contento». Además, resaltó que aún no había ganado un partido al frente del equipo cántabro en Los Campos de Sport y ayer por fin lo consiguió.

«Hemos tenido muchas ocasiones, sobre todo en la primera parte, pero no las hemos metido», destacó Solabarrieta. Además, aseguró que el equipo había «ido a más». Y no hablaba tanto del partido de ayer propiamente dicho sino, sobre todo, de la trayectoria marcada desde su llegada. Y es que, desde su punto de vista, el Racing había «evolucionado en todo» desde su aterrizaje. «Lo ha hecho en la forma de entrenar, en la forma de atacar, de defender, en los aspectos en los que queremos incidir... En todo», resumió.

Sostuvo el entrenador vasco que el equipo «va cogiendo entidad» por mucho que haya días que está más acertado que otros. «Esto es cuestión de ir sumando y creciendo y, al final, es el trabajo el que te va a dar el resultado porque es lo más importante», explicó.

Ayer se produjeron los debúts de los últimos fichajes invernales y acabó «encantado» con su rendimiento. «Son posiciones en las que tenemos jugadores pero es verdad que, específicamente, había puestos que estaban más cojos», subrayó. Con todo, no quiso centrarse «sólo en ellos», sino también en el resto de jugadores que habían participado ayer. Y es que, tiene claro que lo bueno o lo malo que le suceda al colectivo «es cuestión de todos, no sólo de los once que participan, sino también del resto porque lo que se ve durante el fin de semana es el trabajo de toda la semana». En ese sentido, insistió en que «el equipo cada día entrena mejor y eso ayuda a jugar cada día mejor».

A pesar de que ayer se estrenaron tres futbolistas con la camiseta verdiblanca, esta semana aún podría venir otro más. Solabarrieta dijo no tener «ni idea» al respecto porque, como suele decir, «bastante» tiene con dirigir al equipo. «Si viene alguien, pues bien. Y si no viene, pues también», sentenció. Con todo, aprovechó para resaltar que ayer habían jugado de partida «cinco jugadores que el pasado año estaban en el Rayo y otro más que estaba en el juvenil». «Y creo que hay que dar valor a eso», añadió. Eso sí, quiso precisar que si están jugando «es porque se lo merecen». Y entiende que es importante porque muestra que «la puerta del primer equipo está abierta». «No para todos -especificó-, sino para los que den la medida».

Recordó Solabarrieta que «cada partido en un mundo» y que, por ejemplo, la manera de granar ayer tuvo «poco que ver» con la manera de hacerlo el día que el Racing ganó al Portugalete. «El equipo mantiene una línea ascendente, va a más y está metiendo la cabeza donde queremos meterla», destacó. «Vamos a dar mucha guerra», avisó. De este modo, afirmó que el de ayer era «un día para disfrutar» y que a partir de hoy pensarán en «el partido contra el Laredo, sólo en ese partido, ya que va a ser otro partido importantísimo».

Reconoció Solabarrieta que ayer hubo un tiempo durante la segunda parte en el que dejaron de tener el balón, pero también subrayó que, durante el mismo, el rival tampoco había generado «ocasiones claras». «Es verdad que estaban con diez y que puede parecer fácil porque es el Leioa, pero se trata de un equipo bien trabajado, bien entrenado y que se está jugando la vida», explicó. Así, admitió que el bando azulgrana había dado «un paso adelante» mientras que, al mismo tiempo, «quieras o no quieras, tú ya tienes algo que defender». Y la inercia es muy puñetera.

Respecto a Isma López, que jugó los noventa minutos, destacó que había demostrado «saber muy bien de qué va esto». Andrade se volvió a quedar sin apenas participar pero también recordó Solabarrieta que esto va de «apretar, entrenar y poner las cosas lo más difíciles posibles al entrenador». Es consciente de que en un equipo siempre hay quien juega más y quien juega menos y al brasileño le ha tocado, hasta la fecha, este último papel, pero le animó a insistir.

Solabarrieta: «Vamos a dar mucha guerra»
Comentarios