05.12.2020 |
El tiempo
sábado. 05.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Soko llega y se calza las botas

Aterrizó a las 8.30 tras casi 16 horas de viaje | A penas una hora después, ya estaba en la Albericia | «Estaba cansado, pero tan emocionado que quería estar ya con los compañeros», dijo

Soko, a su llegada al aeropuerto de Parayas a primera hora de la mañana. / -Hardy
Soko, a su llegada al aeropuerto de Parayas a primera hora de la mañana. / -Hardy
Soko llega y se calza las botas

Parecía que no iba a llegar nunca, que era un fichaje que se había inventado el Racing para calmar los ánimos y para disimular el vacío evidente que había en la banda derecha, pero es de verdad. Ayer le pudieron ver en vivo y en directo sus compañeros porque Patrick Soko está en Santander desde primera hora de la mañana de ayer. Esta vez, míster Marshall no pasó de largo. La espera ha sido larga no sólo para Javier Rozada, el club, los jugadores y el resto de racinguistas, sino también para él mismo, que ha vivido prácticamente un mes de impotencia al ver que ya estaba todo hecho y que los trámites burocráticos lo frenaban todo. Incluso tuvo que ver el primer partido liguero por el ordenador y a miles de kilómetros de distancia con ganas de comerse la pantalla y saltar a jugar para demostrar a las primeras de cambio esas virtudes como futbolista que entraron por el ojo de Pedro Menéndez, que es quien vio algo en este joven jugador camerunés con una trayectoria muy extraña que le podría venir bien al Racing.

Soko aterrizó en el aeropuerto de Parayas a eso de las ocho y media de la mañana para poner punto y final a un eterno viaje que había comenzado poco después de las cinco de la tarde del día anterior. Hacía tiempo que el equipaje lo tenía hecho. Viajó con dos maletas bien grandes, una bolsa de viaje, otra de mano y un pequeño neceser. Había partido de territorio mexicano, había aterrizado en Madrid cuando el sol todavía estaba durmiendo y, por lo tanto, tuvo que hacer tiempo hasta que salió el vuelo que finalmente le iba a trasladar a Santander para poner punto y final al trayecto en tiempo y forma y a la hora prevista. Al llegar, le esperaba el delegado del Racing, Delfín Calzada. Lo habitual habría sido irse a casa a descansar y recuperar sueño, pero estaba con ganas de empezar a sentirse jugador verdiblanco. Por eso se trasladó a La Albericia.

Allí había entrenamiento a las diez y media y desde media hora antes ya empezaron a llegar los futbolistas del conjunto cántabro. Lo primero que hizo Soko fue conocer las instalaciones donde va a pasar su día a día el próximo año y en todo momento mostró su satisfacción por lo que estaba viendo. Y estaba con tantas ganas que nadie le pudo frenar. Pidió su camiseta y su pantalón de entrenamiento y salió con el resto del equipo a completar algunos ejercicios. «Estaba un poco cansado, pero estaba tan emocionado al llegar que quería estar con los compañeros y entrenar un poco con ellos», afirmó el nuevo jugador del Racing en declaraciones realizadas al club.

Se mostraba pletórico el extremo derecho verdiblanco, que decía estar «muy contento» de conocer su «nueva casa y a los compañeros». «Ya pude hablar con algunos y estoy muy ilusionado de estar aquí porque de verdad que vengo con mucha hambre de ganar y de triunfar», admitió el futbolista africano, natural de Camerún que, aunque está a pocos días de cumplir aún 23 años, ya ha pasado por el fútbol de la República Dominicana como paso previo al mexicano, donde defendió los intereses del Atlas de Primera División y del Atlante y el Mineros Zacatecas, de Segunda.

Aunque tiene fama y aspecto de ser un portento físico, lo cierto es que Soko necesitará un proceso de puesta a punto porque no juega un partido desde mediados de marzo. A estas alturas, confiaba en haber podido jugar ya algún partido con su nuevo equipo y, por lo menos, haber completado alguna semana de trabajo, ya que su fichaje por el Racing se anunció el 23 de septiembre. Es decir, que mañana va a hacer un mes de aquello. Los eternos trámites de palacio, similares a los que también retrasaron la llegada de Adrián Balboa fueron los que le impidieron llegar antes. Y, aunque todavía ha de enfrentarse a la burocracia una vez que ha llegado a territorio cántabro, en el club creen que incluso podría entrar en la convocatoria para el partido del domingo y, si su entrenador lo estima oportuno, incluso jugar algunos minutos. Con todo, sonaría un tanto precipitado y dejaría al descubierto una carencia al necesitar de manera tan urgente y precipitada a un futbolista. Con todo, no hay duda de que es el único jugador con su perfil y, en definitiva, el único extremo derecho que puede jugar por ese carril diestro a pierna natural.

Para poder ser inscrito en tiempo y forma, aún le queda hacer algún trámite que, por otro lado, ya está adelantado. Al tener los papeles en regla para viajar y conocer el club dónde iba a vivir porque, de hecho, le ha facilitado él la vivienda, ya tiene el empadronamiento realizado. A partir de ahí, tendrá que ir a solicitar el NIE con el que ya podrá tramitarse su ficha y, en definitiva, tenerlo todo en regla.

Soko se definió durante sus primeras horas en Santander como «un jugador rápido y luchador que lucha todos los partidos» en los que tiene «la oportunidad de entrar». «Doy el máximo», insistió en un buen castellano que le permitirá entenderse sin problemas con el resto del plantel. Aseguró el camerunés también que puede jugar tanto por la derecha como por la izquierda pero también detrás del punta. Con todo, es en el extremo diestro donde le va a solicitar Rozada. Le faltan cartas por ahí porque durante la pretemporada incluso tuvieron que ser Álvaro Bustos y Camus, zurdos ambos, los que se alternaran en dicha posición.

Soko llega y se calza las botas
Comentarios