14.08.2020 |
El tiempo
viernes. 14.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Sergio prefiere Charlotte

Sergio no jugará más con el Racing tras comprometerse con el Charlotte de la liga estadounidense. / la liga
Sergio no jugará más con el Racing tras comprometerse con el Charlotte de la liga estadounidense. / la liga
Sergio prefiere Charlotte

El Racing se ha quedado sin Sergio. Sin ni siquiera esperar a terminar la actual temporada, el medio centro de Astillero ha fichado por otro equipo. Era un secreto a voces desde que el pasado martes se quedara en casa a última hora en vez de viajar a Fuenlabrada con sus compañeros, pero no se confirmó hasta  la mañana de ayer, cuando incluso ya estampó la firma que le unirá las próximas temporadas con un equipo de la liga de Estados Unidos. El cántabro se irá a hacer las américas y, a cambio, el club que le dio la oportunidad de convertirse en un futbolista profesional recibirá 750.000 euros, que es a lo que ascendía su cláusula de rescisión.

Todos contentos. Es cierto que la entidad presidida por Alfredo Pérez pierde patrimonio, pero también ingresa dinero por, seguramente, el único jugador con contrato en vigor por el que algún club podría pagar traspaso. Por eso el Racing, al igual que hizo con Yoda, ni siquiera negoció. Cuando recibió la oferta del nuevo equipo de Sergio Ruiz, señaló directamente a la parte de su contrato en el que se establece la cláusula de rescisión. De ahí no bajaban. Y la entidad yanqui pasó por el aro.

El equipo al que va el ya exjugador verdiblanco es el Charlotte. Se trata de una franquicia de nueva creación y, de hecho, Sergio es su primer futbolista. Y parece que van a empezar a caminar con la cartera llena porque no han tenido ninguna duda en sacar los billetes para hacerse con un futbolista que no se puede decir que haya entrado por la puerta grande al fútbol profesional. Se esperaba mucho del astillerense durante su llegada a Segunda División y lo cierto es que tardó en ser él mismo. Es verdad que Iván Ania no echó mano de sus servicios tanto como cabría esperar después de su notable campaña pasada, pero en las oportunidades que tuvo no brilló y no las aprovechó. Fue en las semanas previas al confinamiento cuando dio lo mejor de sí pero el parón no le pudo venir peor, ya que su rendimiento desde que se retomó la competición resultó decepcionante.

Con todo, el encargado de hacer el nuevo equipo de la MLS americana tiene plena confianza en su nueva adquisición. «Estamos sentando las bases de un equipo competitivo y ganador y Sergio Ruiz es el jugador ideal para comenzar a construir este proyecto», afirmó Zoran Krneta, que es el hombre que decidió apostar fuerte por el jugador cántabro. Descubrió que llevaban siguiéndole «desde hace varios meses» y que, tras valorar los pros y los contras, se lanzaron a dar el paso.

Entre las virtudes del astillerense, destacan que se trata de un medio centro «inteligente y versátil» que, además, consideran que llegará al equipo «en su mejor momento». «Estoy muy contento de que haya decidido fichar por nuestro equipo», confirmó Krneta. Porque lo cierto es que el jugador tenía otros ofrecimientos encima de la mesa, pero no otros que le ofrecieran económicamente lo que le ofrecen en Charlotte ni tampoco que estuvieran dispuestos a abonar 750.000 euros. El jugador cántabro tenía muy claro que era un tren que quería coger y por eso ni siquiera dio opción a negociar ninguna otra alternativa. Se quería ir y se irá.

A pesar de que la temporada del Racing todavía no ha terminado y que está teniendo que afrontar una fase penosa convertida en castigo para los propios jugadores y los aficionados, Sergio no dudó en mostrarse «muy feliz» de haber sellado su nuevo compromiso con el Charlotte, a donde dijo que estaba con «muchas ganas» de llegar y empezar. «Es un proyecto emocionante y un sueño para mí», llegó a decir tras haber completado tres temporadas en el Racing. De este modo, adelantó que mostraría sobre el terreno de juego todo su compromiso para dar lo mejor de sí «y conseguir que el club y sus aficionados se sientan realmente orgullosos».

un lustro. El medio centro cántabro pone así punto y final a una breve trayectoria en el Racing de un lustro, ya que Sergio no es de esos jugadores cántabros a los que les salió la barba en La Albericia. No es canterano, sino que el Racing le fichó para su filial en el 2015. Lo hizo cuando estaba en La Albericia y cuando el curso anterior incluso había descendido en Tercera División en las filas del Pontejos. No parecía llevar una trayectoria que apuntara alto pero los técnicos verdiblancos vieron aptitudes en él a las que se le podían sacar partido. Fue Ángel Viadero quien le fue metiendo en la dinámica del primer equipo y con quien se fue haciendo importante hasta que el curso pasado, con el equipo renovado y tras quedarse ya como uno de los ‘veteranos’ en el vestuario, creció exponencialmente. Sobre todo, durante una primera vuelta en la que parecía un jugador imparable superando líneas. Ya no fue tan poderoso en la segunda mitad de la competición, pero también es cierto que resultaba complicado mantener ese nivel.

Esos tremendos meses liderando el centro del campo racinguista le sirvieron para ganarse su renovación. A pesar de la importancia que había ganado en el equipo, era uno de los que menos cobraba porque mantenía el salario mínimo que consiguen los jugadores del filial que renuevan automáticamente tras superar un número de partidos en el primer equipo. Aquello había que solventarlo y se solventó después de que su representante negociara con Chuti Molina un nuevo contrato que duraba hasta el treinta de junio del 2022. Sin embargo, apenas ha cumplido año y medio del mismo.

Se marcha Sergio tras haber disputado 134 partidos con el primer equipo racinguista. En concreto, debutó contra el Palencia en el primer encuentro del curso 2016-17 tras ser uno de los jugadores del filial que había completado la pretemporada a las órdenes de Ángel Viadero. Hoy ofrecerá una rueda de prensa para despedirse y, quizá, para explicar su versión de lo sucedido en la última semana, después de prácticamente bajarse del avión que iba a llevar a la expedición verdiblanca a Fuenlabrada. El Racing explicó entonces que era por razones personales pero desde entonces ya se había generado mucha rumorología al respecto. Parecía claro que ya estaba comprometido con un nuevo club y que, una vez consumado el descenso, ni éste ni él mismo querían correr el peligro de una lesión.

Ayer el Racing, en la nota de prensa con la que comunicó la marcha del futbolista tras el abono de su cláusula de rescisión, le agradeció su «comportamiento y la profesionalidad durante su estancia en el Racing», a la vez que le deseó «éxito en su nuevo proyecto profesional». Con su marcha, se reduce aún más el número de jugadores de la presente temporada con posibilidades de continuar a bordo el próximo curso. Con todo, el club está en una situación económica en la que, más aún cayendo a Segunda B, necesita de ingresos extraordinarios para ir reduciendo su alta deuda. Y lo cierto es que en el presente curso no les han ido mal las cosas porque primero vendieron a Yoda por casi un millón de euros y después a Sergio por 750.000. De esta manera, la entidad presidida por Alfredo Pérez habrá conseguido reducir el impacto económico que habrá conllevado la especial situación de esta temporada y afrontar de mejor manera las complicaciones que va a presentar la siguiente.

Y es que, el Racing de nuevo tendrá que salir a jugar en Segunda B, donde las fuentes de ingresos son mínimas más allá de la campaña de abonados. Y ésta estará condicionada por el desarrollo de la crisis sanitaria y la posibilidad de jugar con público o no. En el caso de que se tarde en ver seguidores en las gradas, puede ser una campaña especialmente dura para los equipos de la categoría de bronce. Más aún para un club como el verdiblanco, que debe seguir pagando plazos del concurso de acreedores y que deberá hacer un equipo ambicioso para intentar el ascenso o, por lo menos, no perder el tren de la Segunda B pro que se creará el curso siguiente, ya que lo contrario sería hundirse en el fango.

Por eso el Racing, desde hace unos años, está prácticamente obligado a vender jugadores si le llegan buenas ofertas por ellos. Su gran objetivo habría sido haber renovado a Aitor Buñuel porque era el otro futbolista de la plantilla por el que un equipo podría pagar traspaso por su juventud y proyección, pero el navarro no ha aceptado las diferentes propuestas que ha tenido encima de la mesa y se irá libre en cuanto termine la campaña.

Con la marcha de Sergio Ruiz, el único medio centro que queda con contrato en vigor con vistas a la próxima temporada será Kitoko. Dani Toribio y Nkaka son jugadores cedidos y Mario Ortiz tenía otros dos años en el caso de mantenerse en Segunda División, pero, al no conseguirlo, será ‘agente libre’. La intención del futbolista es quedarse en Santander pero eso dependerá del nuevo organigrama deportivo que se encargue de tomar las decisiones a partir del próximo día veinte, que será cuando, en principio, será presentado.

Sergio prefiere Charlotte
Comentarios