27.01.2023 |
El tiempo

RACING VS SPORTING | MAÑANA 18:30

Saúl no quiere techos de cristal

«No debe haber una frontera imposible de batir entre el filial y el primer equipo», reclama el canterano, que está viendo cómo hay varios jugadores del Rayo Cantabria apretando

 

Saúl volvió el pasado verano al Racing tras varias temporadas en diferentes equipos. / RRC
Saúl volvió el pasado verano al Racing tras varias temporadas en diferentes equipos. / RRC
Saúl no quiere techos de cristal

Aunque acaba de volver como el hijo pródigo que pidió a su padre parte de la herencia para irse lejos de casa en busca de sensaciones nuevas, Saúl no olvida cómo llegó al fútbol profesional. Lo hizo desde la cantera, yendo paso a paso, sin saltarse ninguna estación. «Entré en el alevín B y llegué al primer equipo del Racing», resume. Es probable que el secreto fuera haber tenido la fortuna de asomar la cabeza en el momento oportuno porque encontró una grieta por la que dar el paso definitivo. Es lo que pide para los demás, para todos esos jóvenes valores que están en la penúltima parada y que están a la espera de tener una oportunidad. No quiere que haya puertas cerradas porque, en definitiva, entiende que eso no tendría sentido.

El lateral izquierdo del Racing recalca que los canteranos han de ver que «es posible» repetir su historia o la que han seguido otros recientemente como Íñigo o Mantilla. «No debe haber una frontera imposible de batir entre el filial y el primer equipo», insiste. De hecho, considera que mantener la puerta abierta ha de ser el final lógico a una apuesta y una estrategia que, en teoría, mantiene el club. A la propia directiva le gusta siempre hablar del trabajo de cantera y, en opinión de Saúl, se está haciendo bien por la buena y valorada labor que están realizando Gonzalo Colsa, César Anievas o Ezequiel Loza. Lo que no sería normal es que todo ese trabajo se tirara por la borda en el último momento.

«Hay que generar una línea continuista desde las categorías inferiores para que, al final, se apueste de verdad por gente de aquí», entiende el defensor cántabro. Éste cree que el club cuenta con los ingredientes necesarios porque «se está trabajando bien y eso es lo importante». Ahora toca conseguir que luzca bien ese trabajo. Y ahora mismo, después de que Fernández Romo optara por cerrar toda grieta incluso sufriendo la baja de tres futbolistas de un mismo puesto, parece que la cosa ha cambiado. Buen ejemplo de ello es la apuesta de José Alberto por Yeray, al que le puede seguir de un momento a otro Mario García, que, ahora mismo, es el competidor de Saúl por el lateral izquierdo.

«Es un orgullo ver a la gente joven que viene con mucha ilusión y apretando con muchas ganas», afirma el futbolista cántabro. De hecho, considera que sólo puede ser positivo porque hace que los que ya están en el primer equipo aprieten «más el culo sabiendo que quienes vienen por detrás lo están haciendo». «Es bueno para generar competitividad y porque es como tiene que ser», apunta. En este sentido, pone el ejemplo de otros clubes que tienen lanzadas apuestas firmes y de verdad por la cantera como puede ser el caso del propio Sporting, que será el próximo rival del conjunto cántabro.

NUEVA REALIDAD. Pocas dudas hay de que Saúl volverá a ser titular contra el equipo asturiano como lo ha sido también contra el Cartagena y Las Palmas. Obviamente, él dice estar «contento» por esta nueva situación que está atravesando después de pasarse toda la primera vuelta prácticamente en blanco, ya que Fernández Romo sólo empezó a echar mano de él en la recta final y para dotar de más profundidad y capacidad de peligro a la banda izquierda.

Está claro que el cambio de entrenador le ha venido bien a Saúl. «No hay que engañarse», asume. No porque, ni mucho menos, tuviera una mala relación con el anterior, sino porque el actual apuesta por un fútbol diferente que se amolda más a sus aptitudes. «Soy un jugador con unas características diferentes a lo que proponía Guillermo (Fernández Romo) y por eso estoy más cómodo con la idea de José Alberto», confiesa.

Lo bueno es que la nueva apuesta ha venido acompañada de «dos muy buenos resultados», ya que el Racing ganó en Cartagena y empató «en un campo muy complicado con unas sensaciones muy buenas, que es lo importante». Sostiene el lateral zurdo que en ambas citas mostró el conjunto cántabro «una identidad clara de ir a por el partido, presionar en campo contrario, atacar rápido y, a la vez, intentar tener más el balón y jugar con paciencia». Esto último reconoce que no se ha podido apreciar bien del todo porque el día de Cartagena se pusieron en seguida 0-2 y, a partir de ahí, era lógico que fuera el rival quien diera un paso hacia delante y ellos mismos se encontraron «más cómodos» esperando un poco más porque, además, «cada vez que presionábamos arriba, robábamos y generábamos peligro». En Las Palmas, por su parte, no pudieron dar ese paso porque se encontraron con uno de los equipos más peloteros de la categoría: «Intentamos presionar arriba y generar esas situaciones, pero el rival salió en algunas jugadas porque tiene jugadores de mucha calidad».

Mañana se encontrarán delante a un equipo bien diferente porque el Sporting se parece poco a Las Palmas. «Abelardo tiene una idea muy clara desde siempre porque sus equipos suelen ser muy intensos, directos y verticales», apunta. Destaca que la idea del conjunto asturiano será también presionarles alto para robar arriba. A partir de ahí, cuenta con «grandes jugadores» para hacer mucho daño y, para colmo, llegarán con hambre porque están sumidos en «una dinámica un poco peor que la que tuvieron al inicio».

La sensación generalizada es la de que el Racing ha dado un paso hacia delante y ha adelantado sus líneas, pero ya advierte Saúl de que no siempre va a poder ser así: «Vamos a tener que defender en bloque bajo en algunas situaciones en todos los partidos». De hecho, destaca que es algo que a buen seguro tengan que hacer «todos los equipos de la categoría» porque a todos les toca sufrir en un momento dado por «muy dominante» que uno sea. «Al final, tienes que dominar muchas facetas del juego. Es verdad que hay que intentar ser más protagonistas con balón y generar superioridades, pero sin olvidar que al equipo le tocará ponerse en bloque bajo de vez en cuando».

Lo que considera «clave» con vistas a la segunda vuelta que comenzó el pasado domingo es hacerse fuerte en casa. «Es muy importante lo que hagamos en El Sardinero porque nuestro bagaje ahí es muy pobre y aquí hay que sumar de tres en tres», subraya. Y un buen día para comenzar es mañana para empezar a hacerse «fuertes en casa y, a partir de ahí, ver la luz al final del túnel para conseguir el objetivo».

Saúl no quiere techos de cristal
Comentarios