01.12.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif
ALERTA El Diario de Cantabria

🏆COPA FEDERACIÓN | ARENTEIRO 3-1 NAVAL

Cruel desenlace para el Naval

Un detalle antideportivo del Arenteiro, que decidió atacar en un saque de banda que había concedido Rubén Lavín para que pudiesen atender a Pacheco, decidió la eliminatoria en la prórroga
El jufador Espiñedo marca para el C.D. Arenteiro.
El jufador Espiñedo marca para el C.D. Arenteiro.
Cruel desenlace para el Naval

El sueño del Naval terminó de la forma más cruel. En la prórroga, tras haber empatado en el minuto 89 con un autogol, y en una acción cargada de polémica. Una nota de poca deportividad. Un borrón para una noche mágica para el bloque campurriano. El meta Rubén Lavín tiró el balón fuera para que atendiesen a Pacheco, aquejado de calambres –conste que apenas hubo interrupciones durante la velada– y el Arenteiro, ante las órdenes claras de su entrenador desde el banquillo, atacó en ese banda –en una posición bastante adelantada– y, ante la indignación de la escuadra cántabra, firmó el 2-1 que dejó en la lona al cuadro blanquiazul. Manin, cerca del final, rubricó la sentencia.

Cargado de ilusión estuvo el viaje del Naval a O Carballiño, rememorando viejas aventuras, las que suponían los viajes por todo el norte de la Península, cuando el conjunto reinosano militaba en Tercera en la década de los setenta. Arropado por un animoso grupo de aficionados, el cuadro de Rafa de la Peña, que presentó cuatro novedades en la alineación con respecto al once que venció por la mínima en liga el sábado a la SD Textil Escudo, comprobó pronto el nivel de su oponente. Dos remates en los primeros minutos de Rafa Mella rondaron el marco de Rubén Lavín. Los problemas para la escuadra blanquiazul se acumulaban por los costados, pero en cuanto el equipo campurriano empezó a jugar más compacto el panorama cambió. 

El Naval se sacudió los nervios con dos robos en campo contrario que le permitieron forzar dos saques de esquina casi consecutivos que no pasaron del primer palo. Víctor Ruiz, ejecutor de los dos córners, protagonizó la primera ocasión clara del equipo visitante con una incursión por la banda que terminó sofocando la defensa antes de que Carlos pudiese rematar su centro en el área pequeña. El bloque cántabro mantuvo el tipo, tuteó a su rival y parecía estar cómodo, pero en un centro lateral, superada la media hora, un desajuste defensivo permitió a Marcos, liberado en el segundo palo, conectar una volea picada que no pudo alcanzar Rubén Lavín. La escuadra de Reinosa trató de minimizar daños y llegó al descanso sufriendo, con dos aproximaciones muy claras de Manin.

La entrada de Kike Morales tras el intermedio fue la confirmación de la llamada a la lucha. Y el premio pudo llegar muy pronto. Víctor Ruiz, en otra buena incorporación en ataque, cayó derribado en el pico del área. Josemi asumió la responsabilidad de la ejecución y optó por chutar directo. El balón, para lamento de la expedición cántabra, salió rozando la cruceta. El Naval tuvo el pulso controlado durante muchos minutos porque al Arenteiro tampoco le iban los riesgos. 

Al paso por el minuto 70 engranó una marcha más el bando forastero, limitado ya en el plano físico. Garrido, controlando cerca del área con la puntera un saque en largo de Rubén Lavín, rompió la relativa calma en la que vivía la afición local, que lamentó apenas un minuto después un pase de la muerte del revulsivo Jordan que no logró embocar Marcos. La réplica, tras una recuperación, la protagonizó Carlos con un latigazo desde fuera del área que se marchó alto. Los visitantes echaron el resto y el colectivo carballiñés tuvo opciones de sentenciar con espacios. La más clara, un zurdazo cruzado de Marcos que repelió el palo. Al filo del precipicio se sostuvo un heroico Naval que en el 89 igualó en un córner de Víctor Ruiz desviado hacia su propia portería por Romay. 

En el comienzo de la prórroga un rechace dejó a Sebas delante del meta Rojas, que logró anticiparse en el uno contra uno. En el área contraria Rubén salvó al Naval con una mano ante Rivelott. Un mal control dejó sin opciones de definir a Dani González y en la última jugada de la primera parte llegó la polémica. Rubén echó fuera el balón porque Pacheco estaba lesionado cerca de la línea de fondo. Los jugadores del Arenteiro, atendiendo a las órdenes de Fran Justo desde el banquillo –“¡juega, juega, juega!”, gritó– decidió atacar. Esa acción pilló por sorpresa a la zaga del Naval y terminó con el tanto de Marcos. La tensión, obviamente, se disparó, y fútbol ya no se vio más. Rafa de la Peña fue expulsado en el reinicio y el foco dejó de estar en el terreno de juego. Santi Castelnoble, lesionado –y tras recibir asistencia en el campo con el partido en juego–, dejó a los suyos con diez mediado el segundo periodo y Manin, en una acción desafortunada de Cagigas, cerró la eliminatoria.

Cruel desenlace para el Naval
Comentarios