26.06.2022 |
El tiempo

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El Gobierno salva el decreto anticrisis, gracias a Bildu y con el rechazo de los independentistas

Los republicanos señalan que es "un primer aviso" al Gobierno por no "asumir responsabilidades" en el 'caso Pegasus'

La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados. 
Eduardo Parra / Europa Press
La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados. Eduardo Parra / Europa Press
El Gobierno salva el decreto anticrisis, gracias a Bildu y con el rechazo de los independentistas

Después de unas horas agónicas con el agua al cuello y con negociaciones in extremis, el Gobierno conseguirá hoy salvar la votación del decreto para paliar los efectos económicos de la guerra en Ucrania y lo hará gracias al voto a favor de los cinco diputados de EH Bildu. Con su apoyo a la convalidación, el Ejecutivo llegará a un mínimo de 175 síes, es decir, se garantiza la actual mayoría absoluta de la Cámara. En contraposición, se ha consumado la amenaza de ERC, el principal socio parlamentario de Pedro Sánchez, que votará en contra.

La izquierda abertzale, que consolida hoy su posición de aliado con esta votación, ha criticado duramente el caso Pegasus, sobre el presunto espionaje al independentismo, pero su portavoz, Mertxe Aizpurua, ha insistido en que en esta ocasión su voto será favorable por "responsabilidad hacia los ciudadanos". "Pero que nadie se confunda", ha advertido, "aprobaremos este decreto por la gente, no por el Gobierno, porque nuestro compromiso es para con la ciudadanía, no para con este Gobierno".

De esta forma, Pedro Sánchez se garantiza el respaldo del PSOE (120), Unidas Podemos (33), PNV (6), EH Bildu (5), PDeCAT (4), Más País (2), Compromís (1), Nueva Canarias (1), Partido Regionalista de Cantabria (1), Teruel Existe (1) y la ex diputada morada Meri Pita. Además, Coalición Canaria se abstiene.

Esto implica que deja de ser determinante la posición que mantendrán PP, Vox, Ciudadanos y, sobre todo, ERC, que es quien había desatado los nervios en el Gobierno porque amenazaba con votar en contra como represalia por el caso Pegasus. Y finalmente cumplió esa amenaza. Vota no bajo la justificación de que el Gobierno no se ha "movido" en las últimas horas "para asumir responsabilidades tras el caso de espionaje ilegal".

ERC ha subrayado que esta posición es "un primer aviso" al Gobierno, "que debe asumir responsabilidades y garantizar toda la transparencia en el caso Pegasus". "Para empezar, la ministra responsable de este escándalo debe dimitir. Nada de esto ha ocurrido hasta ahora", ha dicho en un comunicado. Esquerra exige cobrarse la cabeza de Margarita Robles especialmente después de que esta, en opinión de los republicanos, haya justificado en el Congreso el espionaje al secesionismo porque vulneró la Constitución y declaró unilateralmente la independencia y, además, porque, al menos una parte del mismo, ha mantenido contactos con el régimen de Putin, el invasor de Ucrania.

Los independentistas catalanes avisan a Sánchez de que tiene "muchas herramientas para reconducir la situación" y subraya que la primera es "la asunción de responsabilidades y la transparencia". Así, ERC se declara dispuesta a tener la "mano tendida" para "impulsar medidas de apoyo a la gente, pero nunca a costa de renunciar a la defensa de los derechos fundamentales, que es tanto como renunciar a la defensa de la ciudadanía". Ahora, además, exige para la mesa catalana de negociación "las mínimas garantías para la negociación para tratar con urgencia la agenda antirrepresiva".

JxCAT y la CUP han anunciado, al igual que ERC, su voto en contra del real decreto. Estas formaciones descartan dar apoyo a la norma de un Gobierno que "vulnera los derechos fundamentales".

En cambio, Ferran Bel, del PDeCAT, uno de los presuntos espiados, votará a favor para "no disparar un tiro en el pie de los ciudadanos", pero en ningún caso para mostrar apoyo a un Gobierno que espía a los disidentes.

El PP, cuyo voto ya no es necesario para el Gobierno tras contar con el respaldo de EH Bildu, ha insistido en que el Ejecutivo "ha hecho del engaño su modus operandi". "Es todo tan cutre que resulta penoso", ha afirmado el diputado Jaime de Olano que ha ejercido de portavoz. "Ustedes no son de fiar y además son unos incompetentes en la gestión pública", ha recalcado. Para los populares el real decreto es una "decepción", un "parche para tapar los errores del Gobierno". "No presuman de proteger a los vulnerables porque lo que hacen es multiplicarlos".

Durante el debate, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha defendido el decreto asegurando que "mejora y facilita la vida de las personas" y "por eso", ha dicho dirigiéndose a los grupos de la Cámara, "sólo por eso, les pido que hoy voten a favor de este decreto ley". Bolaños ha enhebrado un discurso sentimental con el que ha intentado enfrentar a las fuerzas parlamentarias a la contradicción de pretender defender a sus votantes mientras rechazan un decreto que beneficia a la ciudadanía.

"Fuera de este decreto puede haber demagogia, pero ¿alguno de ustedes quiere que se suba la gasolina a los ciudadanos, o aumente mañana la factura de la luz? Coincidirán conmigo en que es incomprensible votar no a este decreto ley. La votación de hoy no va de este Gobierno, sino de ayudar a los ciudadanos que les votaron a ustedes. Quienes hoy voten 'no' perjudicarán a los ciudadanos con el único fin de hacer daño a este Gobierno", ha advertido el ministro.

Evidentemente, el socio minoritario del Gobierno, Unidas Podemos, ha defendido también el decreto, al que ha calificado como el "segundo escudo social". Pese a ello, Pablo Echenique no ha dudado en su intervención en agradecer a las fuerzas políticas que, pese a haber sido espiadas, en clara referencia a EH Bildu y PDeCAT, han optado por apoyar las medidas. Echenique ha recalcado que "espiar masivamente no es defender la democracia" y ha llegado a acusar a la ministra de Defensa, Margarita Robles, de pretender "dinamitar el bloque de investidura".

Vox, por su parte, ha hecho hincapié en que el Gobierno en esta ocasión pretende someter a las fuerzas parlamentarias a un "chantaje" y ha recordado a Bolaños que fue Sánchez quien eligió a independentistas y abertzales como socios preferentes.

Ciudadanos ha puesto de manifiesto el doble juego del Gobierno y su "poca vergüenza" cuando orilla continuamente a la oposición pero no duda en exigirle "adhesión" cuando sus socios preferentes le dejan solo. Edmundo Bal ha acusado a Bolaños de hacer "pantomimas de diálogo" y "chantajear a la oposición con discursos paternalistas". Ciudadanos ha advertido que su voto será en contra mientras el Gobierno no saque a independentistas y abertzales de la comisión de secretos oficiales y no acepte recuperar la energía nuclear.

Más País ha acusado al Gobierno de "amenazar la libertad" con el espionaje a los independentistas y ha avisado de que con la aprobación, hoy, del real decreto de la guerra, "no se acabará el escándalo Pegasus que es", ha dicho, "gravísimo".

El decreto mantiene la rebaja del 60% de la factura de la luz, regulando los beneficios caídos del cielo de las eléctricas para destinarlos a la reducir la factura de la luz, inyectando más de 1.000 millones de euros al sector de los transportes, rebajando las tasa portuarias, destinando 10.000 millones a avales y aportando ayudas a sectores agrícola, pesquero y alimentario además de al sector del cine, descontando 20 céntimos por cada litro de combustible, se ha limitado la subida de precios de los alquileres, se ha fijado la prohibición del despido en las empresas que reciban ayuda pública y la subida del 15% del ingreso mínimo vital.

El Gobierno salva el decreto anticrisis, gracias a Bildu y con el rechazo de los independentistas
Comentarios