01.07.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

DEPORTE GENTE

Jaime Asensio Ballesteros, cien años dándole zapatilla

Retirado por la edad, hasta hace sólo tres años aún seguía esquiando en Brañavieja, entrenando, e incluso compitiendo en alguna prueba.
Jaime Asensio Ballesteros (Torrelavega, 1922) puede ser, a sus 100 años, uno de los atletas aficionados más longevos y laureados, con más de 150 medallas en campeonatos de Europa y España en diferentes modalidades de deporte para veteranos, además de incontables récords. EFE/Javier G. Paradelo
Jaime Asensio Ballesteros (Torrelavega, 1922) puede ser, a sus 100 años, uno de los atletas aficionados más longevos y laureados, con más de 150 medallas en campeonatos de Europa y España en diferentes modalidades de deporte para veteranos, además de incontables récords. EFE/Javier G. Paradelo
Jaime Asensio Ballesteros, cien años dándole zapatilla
Jaime Asensio Ballesteros (Torrelavega, 1922) puede ser, a sus 100 años, uno de los atletas aficionados más longevos y laureados, con más de 150 medallas en campeonatos de Europa y España en diferentes modalidades de deporte para veteranos, además de incontables récords.

Han sido más de 80 años dedicado al deporte donde ha conseguido una brillante trayectoria, reconocida en 2014 al recibir el premio al Gesta Deportiva en la Gala del Deporte de su ciudad, como homenaje a una persona que ha paseado el nombre de la localidad cántabra por infinidad de lugares de toda Europa.

En una entrevista con Efe, Jaime Asensio asegura que el deporte te enseña a ser mejor persona" y en su caso particular "ha sido la base" de su vida.

Desde los 12 años Jaime comenzó a entrenar de la mano del preparador Miguel Sanz, que hizo lo mismo con varias generaciones de torrelaveguenses, y desde entonces no ha parado de practicar esquí, piragüismo, natación o atletismo, entre otros muchos deportes.

En baloncesto llegó a jugar en el segundo equipo del Real Madrid, en atletismo fue finalista en varios campeonatos de España y en balonmano llagó a quedar campeón nacional con su equipo. Toda una vida que ha creado escuela en su familia, porque su hijo es campeón de España de pádel y sus nietos también apuntan maneras.

Su casa se ha convertido en un museo repleto de recuerdos y trofeos ganados en competiciones nacionales e internacionales, en el que exhibe sus 150 medallas cada una de ellas con una reseña del lugar y la marca conseguida.

También Jaime tiene miles de fotografías de sus gestas deportistas, reseñas de prensa y vídeos de su intensa relación con el deporte.

De todas las medallas, asegura que la que más ilusión le hecho conseguir fue la de un campeonato de Europa en San Sebastián, donde concluyó segundo en la prueba de salto de altura, o las logradas durante más de una década venciendo en el campeonato de España de esquí en Sierra Nevada.

Por contra, explica a Efe que la prueba "con peor recuerdo" de su trayectoria fue hace 30 años en una Baixada, la mítica carrera internacional de esquí que se celebra en Baqueira, porque al terminar de competir y lograr un buen puesto le descalificaron aunque todavía no sepa porqué.

Retirado por la edad, hasta hace sólo tres años aún seguía esquiando en Brañavieja, entrenando, e incluso compitiendo en alguna prueba.

Jaime mantiene su vinculación con el club de atletismo de su ciudad al que perteneció durante décadas, y destaca con orgullo que "Torrelavega siempre ha sido una gran cuna de deportistas".

Hoy, superado el siglo, asegura "que el tiempo no perdona, aunque todavía se vea esquiando, y por eso cada fin de semana sube al pueblo campurriano de Mazandrero, donde mantiene vivo su espíritu, porque, confiesa, todavía le 2quedan ganas" a pesar de que la edad ha limitado mucho su movilidad tras décadas de intensa actividad deportiva.

De sus 80 años de actividad deportiva, recuerda con orgullo cómo, tras concluir su jornada laboral como pastelero, salía a correr para entrenar de cara a las pruebas en las que tomaba parte, a las que acudía cada fin de semana junto a su mujer, costeando el viaje en su propio coche y la estancia de su bolsillo.

Además de las medallas y los récord, de este tiempo destaca el cariño y la amistad de "las muchas y buenas personas" que el deporte le ha dado la oportunidad de conocer, como en Sierra Nevada, donde es toda una institución entre los esquiadores.

Jaime Asensio Ballesteros, cien años dándole zapatilla
Comentarios