20.05.2022 |
El tiempo

Cantabria traineras. Historia de una remontada

En la sexta jornada, Orio B ya llevaba ocho puntos de ventaja a Castreña  ‘La Marinera’ Ha pasado de ganar a su gran rival en sólo una regata de las seis primeras a ganarle en cinco de las últimas siete  e la jugarán en Plentzia y Bilbao

‘La Marinera’ tiene en su mano librarse el próximo fin de semana de tener que disputar el playoff de la ARC.
‘La Marinera’ tiene en su mano librarse el próximo fin de semana de tener que disputar el playoff de la ARC.
Cantabria traineras. Historia de una remontada

El pasado diez de julio, en la Bandera Ayuntamiento de Camargo, Orio B terminó, como era habitual por aquel entonces, por delante de ‘La Marinera’. Sólo se habían disputado seis regatas ligueras y la ventaja del filial oriotarra respecto a la trainera castreña era de ocho puntos. Los de amarillo no miraban para abajo por aquel entonces porque se sabían superiores a los cuatro últimos. Su guerra era con Zumaia, con quien mantenía un duelo particular que mantenía a ambos en tierra de nadie, sin esperanzas de colarse entre los siete primeros pero sin temor a caer en el pozo. Hoy, sin embargo, ya no lo ven tan claro. Quedan sólo dos regatas y ‘La Marinera’ y la ‘San Nikolas’ están completamente empatadas a puntos. Se esfumó toda esa ventaja. Ambos se la van a jugar en las dos últimas regatas que se disputarán el próximo fin de semana, por lo que los entrenados por Quique Vitoria están en disposición de completar una remontada que a buen seguro quedaría guardada en la historia del club.

Lo que está en juego es salvarse de tener que disputar el playoff y, a continuación, esperar a que queden puestos por cubrir en la ARC 1 en función de los que caigan de la ACT o suban a la misma. En definitiva, está en juego la tranquilidad, la posibilidad de empezar a planificar la próxima temporada sabiendo a ciencia cierta dónde va a cabalgar la trainera o tener que esperar un mes para acabar con la incertidumbre. Era algo por lo que parecía difícil que ‘La Marinera’ pudiera pelear el último fin de semana de competición pero lo va a afrontar con todas las posibilidades del mundo después de asestar un duro golpe a su gran rival en la doble cita que se disputó en el campo de regatas de Brazomar.

La evolución de la trainera castreña desde el primer día ha sido evidente. Abrió la liga con un último puesto que asustó a todos, por lo que, a partir de ese momento, la trainera sólo podía mejorar. Y lo fue haciendo, pero a un ritmo que se antojaba insuficiente, ya que las fechas pasaban y no terminaba la trainera roja de recortar puntos de verdad respecto a los que marcaban la permanencia directa, que parecían estar un peldaño por encima. Tanto es así, que de las seis primeras regatas disputadas, ‘La Marinera’ sólo terminó por delante de Orio B en una de ellas, que fue en la Bandera Adegi de San Juan, en ese campo de regatas duro y exigente a seis largos y cinco ciabogas.

Fue en Camargo donde la ‘San Nikolas’ puso más agua de por medio porque, a continuación, vinieron las dos primeras regatas verdaderamente marineras del calendario, que fueron las de Zumaia y Orio. Y ahí pinchó el filial oriotarra. Aquello dio pistas de que el bote podía tener problemas en la mar. Fue ahí donde depositaron los castreños todas sus esperanzas de iniciar una remontada para la que todavía había tiempo.

De Orio se marchó Castreña a cinco puntos de la luz. Era una distancia salvable teniendo en cuenta que faltaba la mitad del calendario por completar. Quedaban por salvar dos regatas en ría, una en Pedreña y otra en Astillero, antes de volver a salir a la mar y se solventaron con una victoria para cada uno. Nadie se interponía entre ellos. Siempre había uno que sumaba un punto más que el otro y así sucedió en Getaria, cuando de nuevo tocó salir a la mar y cuando debía empezar el acercamiento serio, pero ‘La Marinera’ recibió ahí un duro golpe al quedar por detrás de los oriotarras.

Fue así como se llegó al fin de semana pasado. Orio B parecía tenerlo todo a favor porque disponía de seis puntos de renta sobre Castreña. Desde la Bandera de Camargo, cuando ambos habían estado más lejos, la trainera roja sólo había sido capaz de recortar dos, por lo que mucho tenían que cambiar las cosas para que se produjera la remontada en la que pocos creían. Y cambiaron de lo lindo. Zumaia, que volvió de su confinamiento por Covid con un rendimiento notablemente inferior al que había tenido previamente, está teniendo un papel clave y el pasado fin de semana terminó ambos días entre los dos equipos que están peleando por no caer al playoff, lo que permite acelerar los movimientos en la general. Para colmo, la extraña regata del domingo, con seis calles y sólo la mitad de recorrido, hizo que Castreña metiera en medio incluso a dos botes de la tanda siguiente como Arkote y San Juan.

Es así como ‘La Marinera’ recortó dos puntos el sábado y cuatro el domingo. La batalla por la supervivencia ha ganado en interés y emoción cuando ya parecía todo el pescado vendido. Y esa evolución de la trainera roja ha quedado remarcada al ver cómo han ido cambiando poco a poco las tornas. Si en las seis primeras jornadas sólo en una había sido más rápida que Orio B, en las siete siguientes lo ha sido en cinco. Desde aquella regata de Camargo, sólo ha sucumbido en Pedreña y en Getaria.

Lo bueno es que el próximo sábado aún dispondrá la trainera castreña de otra nueva cita en la mar para mostrar su mayor pericia sobre las olas. Será en Plentzia mientras que el domingo se cerrará la competición en Bilbao, una prueba bien distinta, a contrarreloj individual y que demandará cosas bien diferentes. Se espera, por lo tanto, un fin de fiesta tremendo que se completará con la que también ofrecerá la pugna por entrar al playoff de ascenso. Porque Pedreña lo tenía en su mano tras la regata del sábado pero el domingo se le complicó todo al perder tres de los seis puntos que tenía de colchón respecto a Kaiku. Todavía pueden pasar ahí muchas cosas.

«Nos sentimos estafados», critica Joseba Fernández

Cuando a Joseba Fernández le preguntaban la semana pasada qué esperaba de la regata del domingo, que se disputaría a seis calles y a sólo dos largos, respondía que sólo esperaba que la suspendieran. No sucedió y sus temores se hicieron realidad al acabar Pedreña cuarto, su segundo peor puesto del verano, y al ver reducir los seis puntos de colchón que logró respecto a Kaiku el sábado a sólo tres. Tras la regata, el técnico pasaitarra criticó duramente el formato de esa regata. «Hoy nos sentimos estafados», dijo en su cuenta de Twitter. «Nos han obligado a realizar una competición para la que no entrenamos en un formato que no se utiliza, que aumenta las variables de la competición, en una disciplina donde los factores externos al rendimiento son tan determinantes», afirmó el entrenador de Pedreña.

Éste decía no entender a la gente que toma las decisiones en el deporte del remo. Y puso el ejemplo de la ACT, donde este año se han aprobado «cambios que buscan la justicia del resultado final de la liga» al pasar a organizar a contrarreloj la última prueba del calendario en el caso de que el triunfo liguero aún esté en juego. Lejos de ir por esa dirección, entiende el remero y técnico vasco que la ARC 1 «hace justo lo contrario: añadir variables que provocan alteraciones del resultado».

«¿Tan lejos estamos deportistas y dirigentes que desconocen o no tienen en cuenta los factores que influyen en el resultado de la regata?», se preguntaba Joseba Fernández. Éste defendió ese tipo de formatos «a modo de gran premio o de espectáculo excepcional» pero no poner trece puntos en juego. «Proponerlo como regata puntuable y determinante me parece una falta de respeto al trabajo que realizamos durante el año preparando las regatas de tres millas que forman el calendario de la liga», apuntó. En su opinión, la prueba disputada el domingo «adultera el resultado y desarrollo de la arc 1». Se sienten «máximos perjudicados» y como tal quiso mostrar su «indignación». «Más rigor, más respeto y más responsabilidad», concluyó el técnico. Que la jornada dio un vuelco a la tendencia ‘natural’ de la competición se evidenció no sólo por el resultado de Pedreña, sino también en el de Tolosaldea en la liga ETE o en el de Busturialdea en el de la ARC 2, que bien podrían haberse metido en serios problemas de no haber llegado a la cita con tanta ventaja. Los cántabros aún disponen de la suya pero es mucho más corta y ajustada y se la jugarán el próximo fin de semana.

Cantabria traineras. Historia de una remontada
Comentarios