06.07.2022 |
El tiempo

Triste final para las dos hermanas encontradas muertas en Santander. ¿Las mató la sociedad?

“Estamos tan tristes e indignadas que debemos mostrar nuestra repulsa”, clamaban desde PAH Santander
Calle Burgos en Santander donde estaba situado el piso de las dos hermanas. / ALERTA
Calle Burgos en Santander donde estaba situado el piso de las dos hermanas. / ALERTA
Triste final para las dos hermanas encontradas muertas en Santander. ¿Las mató la sociedad?

El aumento del precio de la vivienda, de la energía y de los productos básicos como la alimentación, unido a los bajos salarios, ha llevado a muchas familias a vivir una situación "insostenible" por la que varias entidades sociales y el movimiento por el derecho a la vivienda han convocado este sábado una protesta en la calle burgos, donde fallecieron las dos hermanas .

“Estamos tan tristes e indignadas que debemos mostrar nuestra repulsa”, clamaban desde PAH Santander. Este viernes, a las 19h, han convocado una concentración en la Plaza del Reenganche. Desde esta plataforma, recuerdan uno de los principales lemas de la PAH: “Digámoslo claro: los desahucios matan, pero los que matan son aquellos que desahucian y quienes lo permiten”.

La puerta del segundo del portal 16 donde sucedieron los hechos estaba ayer acordonada con precinto de la Policía Judicial. A falta de que finalice la investigación, todo apunta a que no hubo muerte violenta. El abogado fue quien llamó a los agentes ante la imposibilidad de comunicarse con sus dientas por teléfono. Una vez en el piso, y como no abrían la puerta, los bomberos izaron la escala para entrar por la ventana. Mas tarde la Policía Nacional entró a la viviendo y acto seguido se personó la Policía Judicial para proceder a los levantamientos de los cadáveres. Sea cual sea la causa del fallecimiento, estas dos hermanas -con iniciales A.B. Y M.B.- han compartido el amargo adiós a sus vidas en la soledad de su viejo hogar. 

«Las han matado entre todos». La definición de desahucio que ofrece la RAE indica que consiste en: "Acto de desalojar el propietario o titular de una heredad a un inquilino o arrendatario, por las causas expresadas en la ley o convenidas en el contrato".  A finales de 2006, los grandes bancos españoles, Santander y BBVA, empezaron a deshacerse de los inmuebles que poseían en España. 

«Se las veía bajar a la calle pocas veces a la semana. Alguna semana sólo los sábados», relata un vecino. «Tenían una rutina clara. Tiraban la basura en la papelera pequeña de la calle y desayunaban fuera». Luego subían de nuevo y pasaban los días sentadas en la galería, viendo la gente pasar por la calle a través del resquicio de cristal que quedaba entre los estores. Las oyeron gritar alguna vez: «¡Nos quieren echar de casa!».  

ANCIANOS EN CASA.  La institucionalización es el eje en el cual se vertebra el sistema de atención a mayores. La proporción de plazas residenciales no ha cambiado en 50 años y las de asistencia a domicilio solo llegan al 4% de los ancianos. En la mayoría de países europeos este servicio multiplica por dos las plazas en residencias.

Las prestaciones existentes de asistencia domiciliaria son inaccesibles para la mayoría de la población y ofrecen un número de horas insuficiente para cubrir sus necesidades. La mayoría no puede permitirse tener a sus mayores en casa debido al elevado coste económico. “La administración debe dar ayudas económicas a las familias”. 

El 93% de los ancianos que viven en casa y necesitan curas son atendidos sin la participación de los servicios sociales. Hoy en día es mucho más fácil acceder a una plaza residencial que tener una asistencia domiciliaria adecuada.

En los últimos dos años, el estado de salud de muchos ancianos ha empeorado a causa del aislamiento, la poca socialización con familiares y amigos, y el deterioro físico derivado de la inactividad y la disminución de visitas sanitarias. Por ello, “es muy importante facilitar la visita de familiares, amigos y voluntarios a las residencias”, explicaba el responsable de la organización. 

Triste final para las dos hermanas encontradas muertas en Santander. ¿Las mató la sociedad?
Comentarios