08.03.2021 |
El tiempo
lunes. 08.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

A Óscar no le quedaba un año en Noja

Para el vicepresidente de la peña la actitud tanto en el campeonato de peñas como la segunda parte de la liga fue «lamentable» | Lo descarta que el asunto acabe en los tribunales

Óscar González, en el centro, junto a sus compañeros tras ganar la Copa Apebol-Trofeo Hipercor. / Hardy
Óscar González, en el centro, junto a sus compañeros tras ganar la Copa Apebol-Trofeo Hipercor. / Hardy
A Óscar no le quedaba un año en Noja

Mucho tiempo llevaba Tomás Trueba Fernández detrás de José Manuel Borbolla y, por fin, el vicepresidente de la Peña Villa de Noja acudió como invitado al programa ‘Noche de Bolos’ de ‘Radio Studio’. Este interés iba más allá del propio de un responsable de una de las peñas ‘grandes’ de cara a analizar la díficil temporada pasada o la próxima, sino más bien por el tema todavía candente de la marcha de Óscar González, del que por el momento no se sabe nada sobre su futuro, a pesar de que todas las peñas de la División de Honor ya se han puesto en marcha.

Para Pepe Borbolla la temporada pasada tuvo una de cal y otra de arena. Sus ‘niños’ de la Peña Ribamontán al Mar le dieron muchas alegrías y los ‘mayores’ de la Peña Hermanos Borbolla todo lo contrario, demasiados quebraderos de cabeza. «Alguno que otro, pero eso es parte de la vida misma. Intento hacer las cosas de la mejor manera posible, pero siempre hay escollos en el camino, que no te dejan circular de la manera que tu quieres», asegura.

Por esos escollos le han dado unas cuantas veces ganas de mandar los bolos a hacer puñetas. «Sin duda, más de una, pero llevo los bolos en la sangre, algo que tengo que agradecer a mi padre y a mi tío, y tengo la ‘obligación’ de seguir adelante con lo que ellos empezaron. Es cierto que a veces piensas en dejarlo todo, pero, por otro lado hay otra voz que te dice, que tienes que seguir, que tienes un hijo que juega a los bolos, unos chavales de los que has tirado desde hace mucho tiempo y, entonces, sigues para adelante, olvidando los sinsabores».

Pepe Borbolla se enfrentó sin tapujos al cuestionario al que le sometió Tomás Trueba, centrado principalmente en el ‘caso Óscar González’, que se fue desarrollando a medida que avanzaba la temporada, porque en el momento de arrancar la Liga, el 4 de julio, «no había ninguna fricción entre los jugadores o entre Óscar González y Pepe Borbolla. Todo era correcto».

20 de agosto. Jornada 12. Villa de Noja pierde ante San Jorge Ganados Tierra Cántabra. Aquí empiezan los problemas. «No. Los conflictos comenzaron un poco más tarde». Al siguiente partido se pierde en Los Corrales ante La Rasilla; a la siguiente jornada se empata en Torrelavega; a la siguiente se pierde en casa ante Ribamontán al Mar; a la siguiente se cae ante Peñacastillo Anievas Mayba; y a la siguiente debacle total en Muslera frente a Los Remedios. Las cosas estaban muy turbias. «Pues tú que crees. Seis partidos, un punto. Esto no era normal. En esta peña no se había vivido nunca una situación así, pero todavía no había sucedido nada entre los jugadores, pensábamos que era una racha mala y nada más, cosas que pasan en el deporte».

Tras el partido ante Peñacastillo, como ya aseguró en su día en declaraciones a ALERTA, Pepe Borbolla  cita a los jugadores, pero Óscar González no acude a esa reunión, porque «se tenía que marchar. Tenía prisa». «Los otros cuatro sí acuden y todos somos conscientes de que no es normal lo que está pasando, incluso uno me dice que él se quita, y que algo hay que cambiar. Yo no estaba a meterles los dedos en los ojos, sino para intentar animarles para ver si podíamos remontar el vuelo. Se cambió alguna cosa, entró Raúl de Juana y jugamos en Muslera y continuó la mala racha».

El vicepresidente decide quitarle la capitanía a Óscar González y éste  «no se lo tomó muy bien, pero algo había que hacer. Cuando estuvimos hablando después del partido de Peñacastillo y un jugador me dice que se quita, les comunico que Raúl va a ser el capitán y después se sentó Raúl y fue ‘Chin’ el capitán».

A partir de ese momento aumenta la falta de ‘feeling’ en la plantilla. «Sí, ha habido cosas que todo el mundo ha podido ver en la bolera. Óscar González deja de hablar a algunos compañeros». A pesar de todo en esta situación se juegan ocho partidos y se hacen 14 puntos, consiguiendo acabar la Liga en la tercera posición. «Cuando todos los problemas éramos séptimos, pero conseguimos darle un arreón y gracias a Dios acabamos terceros», comenta Borbolla.

El 2 de octubre se gana contra pronóstico la Copa Apebol-Trofeo Hipercor. «En la celebración, Óscar González parece estar contento con los compañeros», le pregunta Tomás Trueba al vicepresidente: «Sí. Era un título más y cuando se gana un título debe estar contento todo el mundo». En ese momento la relación entre el del Liérganes y Pepe Borbolla ya no va por buen camino. «Efectivamente, la relación no era buena. Hasta quitarle la capitanía era perfecta, pero a partir de ahí no, aunque él se portó como un profesional auténtico, deportivamente no se le puede reprochar nada, pero personalmente no había ninguna relación y ni yo intenté hablar con él ni él me pidió hablar para arreglar las desavenencias que pudiera haber entre nosotros».

Diez días más tarde, el 12 de octubre, espectáculo lamentable. Óscar González y Raúl de Juana compiten por parejas. Cada uno birla sus bolas. No se hablan. «Espectáculo muy lamentable. Lo que todo el mundo pudo ver es un borrón muy negro en la peña. A toro pasado se puede pensar que lo mejor hubiera sido retirar a la pareja para que los aficionados no hubiesen visto ese bochornoso espectáculo, pero en el momento piensas que las actitudes pueden ser otras. Lo pasé muy mal», se confiesa Borbolla, que asegura, sin dudar, que es más fácil echar a uno que a cuatro.

Preguntado sobre si cree sinceramente, que Óscar González es el culpable de todo este ‘affaire’ o el culpable es vicepresidente o los culpables los compañeros, Pepe es categórico: «Depende para quién».

A partir del 31 de octubre, Pepe Borbolla no habla con Óscar González. «No, ni él tampoco habla conmigo. Tampoco he hablado con los compañeros de este tema. Una vez finalizada la temporada solo he vuelto a estar con los jugadores cuando les he llamado para liquidarles».

Pero , el día 1 de diciembre, la peña le comunica que no va a contar con él para la próxima temporada «porque la actitud tanto en el Campeonato de parejas como en la segunda parte de la Liga fue lamentable y como para mí ha sido bochornoso no quería volver a pasar por una circunstancia así nunca más. Se lo comunico personalmente y reacciona mal».

Siempre hemos hablado con Óscar González él ha dicho que tenía un año más de contrato, pero para Borbolla «eso es lo que dice él, porque normalmente en Noja vamos año a año».

El vicepresidente es consciente de que el ‘caso Óscar González’ «puede» acabar en los tribunales y que incluso se puede dar el caso de que haya una sentencia que obligue a la peña a readmitir al jugador, en ese caso, «tendría dos opciones: o acatar lo que digan los tribunales o recurrir la sentencia».

Borbolla también es categórico al admitir que sabía que con alguna peña jugar en 2022. «Y en 2021 también», apunta.

Por último, el vicepresidente dice sentirse decepcionado con el jugador, aunque nadie está aquí discutiendo el grandísimo jugador que es Óscar González y lo que ha dado a la peña, pero de la misma manera hay que pensar y valorar lo que la peña le ha dado a él».

A Óscar no le quedaba un año en Noja
Comentarios