29.09.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif
ALERTA El Diario de Cantabria

Yasmina Khadra, escritor argelino con pseudónimo de mujer, sobre Carmen Mola: "Lo que cuenta es el talento"

Mohamed Moulessehoul publica en España su nueva novela 'La sal de todos los olvidos' (Alianza Editorial)
Yasmina Khadra, escritor argelino con pseudónimo de mujer, sobre Carmen Mola: "Lo que cuenta es el talento"

Mohamed Moulessehoul publica en España su nueva novela 'La sal de todos los olvidos' (Alianza Editorial)

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El célebre escritor argelino Mohamed Moulessehoul, más conocido por su pseudónimo femenino Yasmina Khadra, ha restado importancia al uso de éstosy sostiene que "no tiene nada que ver con la literatura" pues "lo que cuenta es el talento".

Así lo expresa el autor al ser preguntado por la polémica suscitada entre algunos sectores feministas por el caso de Carmen Mola, el seudónimo usado por los guionistas Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero, ganadores del Premio Planeta 2021.

En un encuentro con periodistas con motivo de la publicación en España de su novela, 'La sal de todos los olvidos' (Alianza Editorial), Mohamed Moulessehoul (Kenadsa, Argelia, 1955) plantea: "¿Cree usted que las escritoras mujeres son mejor aceptadas que los escritores hombres? No creo que esta sea una buena idea. El pseudónimo no tiene nada que ver con la literatura. El talento de un escritor empieza cuando se abre la portada de un libro", explica.

En este contexto, Yasmina Khadra asegura que "hay mil motivos" por los que un autor adopta un seudónimo y pone como ejemplo que "hay escritores que lo que buscan es cómo poder tener éxito y cambian de pseudónimo para tantear".

Personalmente, como aclara, eligió un pseudónimo "para escapar de la censura del ejército". El comandante Mohamed Moulessehoul participó en la guerra civil argelina entre los islamistas y el gobierno que arrancó en 1991 y se prolongó durante casi diez años. "Mi situación era cuestión de vida o muerte. Si adopté un pseudónimo femenino era porque estaba absolutamente seguro de que podía morir en esa guerra terrorista", relata.

Además, confiesa que fue la manera en la que agradecer a la mujer que le apoyó "durante toda la vida". "Fue ella quien me propuso adoptar un pseudónimo para seguir escribiendo", asegura el autor, que agrega que "no es más que un pseudónimo, nada más".

"Estoy seguro de que si hubiera escrito con uno masculino habría tenido más éxito porque los hombres reinan en todo lo literario. Lo importante es lo que hay en el texto. Lo que cuenta es el talento, el genio. Todos esos ingredientes que nos hacen soñar, viajar", recalca.

Sobre si cree que la denominada 'quinta ola' del feminismo puede llegar a los países del mundo árabe, el autor sostiene que "la mujer es descalificada en todo el mundo" y apunta que, en su opinión, "el hombre todavía no ha entendido que su suerte se basa exclusivamente en la mujer". "Nunca conseguirán liberar su espíritu si no liberan antes a la mujer", subraya, al tiempo que apunta que esa lucha continúa "ya sea en oriente u occidente".

"No sé por qué el hombre se considera superior a la mujer cuando el hombres es estúpido, se le engaña en cierto modo, es pretencioso, mientras la mujer es sobria, responsable, tiene mucho coraje", declara el escritor, quien cree que "todas las cualidades humanas se encuentran "primero en la mujer". "Estoy convencido de que con el tiempo la mujer ganará", afirma.

En 'La sal de todos los olvidos', mientras Argelia aún vive la euforia de la independencia, el mundo de Adem se derrumba cuando su mujer lo abandona. Incapaz de superarlo, se lanza a vagabundear por los caminos al encuentro de otros náufragos de la vida: un enano en busca de la verdadera amistad, un músico ciego de profético cantar, un psiquiatra que lee a Gógol y Pushkin, veteranos marcados por la guerra, presidiarios convalecientes.

En relación con última novela --escrita antes de la pandemia--, el escritor avanza que en ella ha querido contar la historia de una depresión nerviosa surgida de una especie de confort que se creía natural. "Adem estaba casado y pensaba que su mujer estaba ahí solo para decorar", señala, al tiempo que apunta que "es un poco lo que sucedió a algunos argelinos, que pensaron que lo tenían todo ya y luego la realidad les sorprendió".

Moulessehoul --no escribió "nada" durante el primer año de pandemia de la COVID-19 y especialmente en el confinamientos, entre otras cuestiones, por la pérdida de familiares cercanos y amigos de la infancia-- destaca que la crisis sanitaria finalmente le permitió crear dos novelas, una se publicará en 2022 y la otra en 2023.

"No me apetecía escribir absolutamente nada. Luego poco a poco la vida fue superando esa amenaza y creo haber escrito el libro mas bonito de mi vida. Se publicará el próximo año", concluye el autor argelino con nombre de mujer.

Finalmente, explica que abandonará la literatura tras la publicación de sus próximas obras debido a que, pese a su éxito entre el público, no ha recibido "ni un apoyo" de las instituciones literarias de todo el mundo. "Cuando estamos en un medio que se niega a sanarse, prefiero marcharme", concluye.

Yasmina Khadra, escritor argelino con pseudónimo de mujer, sobre Carmen Mola: "Lo que cuenta es el talento"
Comentarios